Los teleoperadores prevén un largo conflicto con el nuevo convenio colectivo

Concentración ante la sede de Unitono en Maliaño.
Concentración ante la sede de Unitono en Maliaño. / DM
  • Una veintena de delegados sindicales del sector en la región secunda la primera movilización por el nuevo acuerdo colectivo

Una veintena de delegados sindicales del sector de 'contact center' (antiguo telemarketing) en Cantabria se han concentrado este miércoles ante la sede de la empresa Unitono en Maliaño y han exigido que la patronal desbloquee "de una vez por todas" la negociación del nuevo convenio colectivo estatal, ya que, de lo contrario, han advertido, "habrá un largo conflicto laboral".

La concentración, en la que participaron los delegados de UGT, CCOO y CGT, es la primera movilización convocada por estos sindicatos por el nuevo convenio colectivo de contact center, en un calendario de protestas que incluye dos días de paros horarios (dos horas en cada turno de trabajo) los días 22 y 29 de septiembre y una huelga general de 24 horas el día 6 de octubre.

Según precisó Mónica Pérez, delegada sindical de la empresa Teleperformance y portavoz regional del sector de UGT, "no es admisible que llevemos más de año y medio de negociación del nuevo convenio colectivo sin avance alguno porque, simplemente, la patronal quiere ganar más dinero a costa de recortarnos salario y derechos laborales en un sector de por sí muy precario laboralmente".

Pérez agregó que "si la patronal mantiene su actual postura y sigue bloqueando la negociación del nuevo convenio colectivo, no nos quedará otra que recurrir a más movilizaciones porque no podemos seguir aceptando salarios congelados desde el año 2014 y los recortes de derechos que nos plantean los empresarios".

La portavoz de UGT recordó que en el sector de contact center "la mayoría de los empleos son eventuales, un 70% de ellos con un contrato a jornada parcial y el salario medio roza los 750 euros mensuales, por lo que plantear más recortes y más precariedad es inasumible".

El último convenio colectivo estatal de contact center, que afecta a más de 70.000 trabajadores, 1.500 de ellos en Cantabria, concluyó su vigencia en diciembre de 2014 y en la actualidad se aplica en el sector y sólo hasta el próximo 31 de diciembre la denominada cláusula de ultraactividad, que garantiza la vigencia de las disposiciones de un convenio ya expirado hasta que se firme uno nuevo que lo actualice.