Indra y Cibernos anuncian la subrogación del 100% de la plantilla del Búnker del Santander

Vista aérea del búnker del Banco Santander.
Vista aérea del búnker del Banco Santander. / Roberto Ruiz
  • De momento, el comité ha suspendido las actividades reivindicativas que tenía previsto llevar a cabo a partir del 22 de septiembre, como paros y huelgas, a la espera de la evolución del proceso

Cibernos Outsourcing en Cantabria, subcontrata que gestiona la actividad del Centro de Proceso de Datos (CPD) del Banco Santander en Medio Cudeyo, y la empresa Indra, sucesora de la misma, han anunciado al comité de la primera la subrogación del 100% de la plantilla cuando se produzca la transición entre ambas, prevista para noviembre.

La semana pasada, el comité de empresa de Cibernos denunció que esta compañía había iniciado el 31 de agosto un proceso para llevar a cabo el despido colectivo del 80 por ciento de los trabajadores en sus centros de la región, donde trabajan 81 personas, y de Madrid, cuya plantilla está formada por 28 empleados.

Sin embargo, en la reunión que han celebrado este pasado jueves Cibernos, Indra y el comité, se comunicó a este último que el despido colectivo en curso queda sin efecto al comenzar los trámites para que en noviembre se produzca la sucesión y la subrogación de la totalidad de la plantilla, según ha anunciado el presidente del comité de empresa, José Luis Cabo.

Este "primer contacto" de media hora de duración entre las tres partes será seguido "por otros muchos" hasta que se cierre el proceso, que supondrá respetar la plantilla y condiciones actuales así como los derechos adquiridos por los trabajadores, ha explicado.

Cabo ha sostenido que este "giro" de lo que, en principio, "han intentado que fuera un despido completo de la plantilla mediante contrataciones nuevas por parte de Indra, con sueldos que son un 50% de los actuales", se ha producido "forzado" por "presiones públicas", los contactos que han mantenido los representantes de los trabajadores con políticos cántabros y la divulgación en los medios de comunicación.

Con todo, las negociaciones continuarán hasta noviembre, un plazo de tiempo que ha pedido la Dirección para "preparar la transición", "concretar" y "abordar cuestiones de burocracia", como la gestión administrativa de pasar los contratos de Cibernos a Indra.

En este sentido, el presidente del comité ha señalado que, en las reuniones con los trabajadores que se celebraron ayer tras el encuentro con las empresas, "la idea que más se ha repetido es tratar de que la transición sea lo más transparente posible".

"Esperamos que todo se respete y, sabiendo que no era la idea principal por la que apostaron a la hora de hacerse con los servicios de los que ahora son subcontrata, estamos a la espera de que todo se vaya confirmando paso a paso, e iremos controlando el proceso", ha advertido.

Al respecto, ha indicado que hay "alegría" entre la plantilla aunque "nadie lanza las campanas al vuelo" ante el temor de que "la siguiente que nos pueda venir sean más conflictos de cara a que Indra intente encontrar su margen de negocio donde no debería", es decir, "reduciendo los derechos de los trabajadores", un "camino" que confía en que no sea el que siga la nueva empresa.

"Por nuestra parte, si han venido a trabajar, van a encontrar nuestro apoyo; pero si vienen con una idea distinta, los trabajadores ya están preparados para saber que tienen que actuar ante cualquier giro que sea para mal", ha indicado.

De momento, el comité ha suspendido las actividades reivindicativas que tenía previsto llevar a cabo a partir del 22 de septiembre, como paros y huelgas, a la espera de la evolución del proceso.

"Si por parte de la empresa vemos actitud, no seremos nosotros quienes dinamiten lo que podría ser una transición sencilla", ha concluido el presidente del comité.