El sector exterior continúa tirando de la economía de Cantabria

La fábrica de Guarnizo de Edscha es una de las que más produce para exportación.
La fábrica de Guarnizo de Edscha es una de las que más produce para exportación. / Daniel Pedriza
  • Las exportaciones aumentaron hasta julio un 6,1% y el balance comercial de la región ascendió hasta los 399 millones, un 87% más

Pese al pinchazo sufrido en el mes de julio (caída del 17,7%) las exportaciones siguen tirando de la economía regional con cifras positivas en un contexto de datos económicos negativos, como la producción industrial y los pedidoss. De esta manera, en los siete primeros meses del año las ventas al exterior de las empresas cántabras crecieron un 6,1% con respecto al mismo periodo de 2015 hasta totalizar los casi 1.444 millones de euros, mientras que las importaciones cayeron en dicho periodo un 9%, hasta los casi 1.045 millones.

Estos datos aportados el jueves por el Ministerio de Economía y Competitividad establecen para Cantabria un superávit comercial de 399 millones de euros, lo que supone un incremento del 87% con respecto a los primeros siete meses de 2015. En España, el déficit comercial alcanzó los 8.436 millones en los siete primeros meses del año, lo que supone un incremento del 34,5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Según detalla el informe de comercio exterior, los sectores de exportación más representativos durante los siete primeros meses del año fueron los de bienes de equipo que totalizan en el período 421 millones de euros ( un 51,7% más), destacando dentro del mismo los aparatos eléctricos como subsector más representativo; sector de semimanufacturas no químicas con 217 millones de euros (-15,3%), en las que destacan las exportaciones de hierro y acero; sector de productos químicos con 189 millones de euros (-1,6%), siendo los plásticos el subsector más relevante; sector de alimentación, bebidas y tabaco con 163 millones de euros (-7,3%), destacando en el mismo las exportaciones de los subsectores de azúcar, café y cacao y de productos de la pesca; sector del automóvil con 114 millones de euros (+0,9%) y sector de materias primas con 111 millones de euros (-3,2%).

En lo que respecta al flujo de importación, se incrementaron un 5% la de bienes de equipo y descendieron la de productos químicos un 20,2% y la de semimanufacturas no químicas un 3,8%. En España las importaciones retrocedieron un 2,3%.

En el cómputo del mes de julio los datos regresan a los números rojos: las exportaciones caen un 17,7% respecto al mismo mes de 2015, hasta los 179 millones y las importaciones se desplomaron un 21,4%, hasta los 140 millones. Se trata del tercer y cuarto descensos más importantes por comunidades, respectivamente, y con estos datos, el saldo comercial de la región bajó un 1,3%% en relación al mismo periodo del año anterior, al presentar un superávit de 39 millones. Estas variaciones son sensiblemente superiores a las ocurridas a nivel nacional, donde las exportaciones en julio retrocedieron un 9,1% y las importaciones cayeron un 12%.

La caída del subsector de bienes de equipo, individualmente el que más aporta a la cuenta total, explica en parte esta bajada. En julio sus ventas exteriores ascendieron a 37,7 millones (-33,5%).

Las exportaciones de la región se concentran prioritariamente (un 70,6%) entre los países de la UE donde han crecido un 12%, hasta los 1.019,9 millones de euros (+12,3%). Francia, Alemania, Portugal, Reino Unido e Italia son los destinos preferentes. Al resto de Europa se exportaron mercancías por valor de 84 millones de euros (-11,3%), con Turquía a la cabeza. El continente americano es el segundo área de destino con un total de 207,5 millones de euros (+17,1%) y EE. UU como principal cliente. Las exportaciones a Asia en el período alcanzan 64,2 millones de euros (-15,0%), con China e India como destinos preferentes.