La fábrica de celulosa de Sniace echa andar esta semana tras tres años de parón

Las instalaciones de Sniace vuelven esta semana a la actividad productiva.
Las instalaciones de Sniace vuelven esta semana a la actividad productiva. / DM
  • Los trabajadores se reciclan mientras se organiza la vuelta a la actividad y se realizan pruebas técnicas

Esta semana es clave para la vuelta a la actividad productiva de Sniace ya que está previsto que la fábrica de celulosa vuelta a la actividad tres tres años de cierre y una complicada andadura que se ha visto rodeada de obstáculos. El secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, se mostraba ayer mismo optimista ante el arranque de actividad a pesar de las complicaciones que supone que la plantilla se ponga de nuevo al día y se organice la producción. «Los trabajadores se han estado formando y las pruebas técnicas han dado buenos resultados por lo que esta semana habrá vuelta a la actividad», explicó ayer a este periódico.

Unos 60 trabajadores –40 de celulosa y 20 de la central eléctrica-, acudieron este pasado fin de semana a la fábrica para adaptarse a sus nuevos puestos de trabajo después de tres años de cierre, y para distribuir a los trabajadores en distintos equipos. Son labores de organización previas a la arrancada de la fábrica. El resto de los trabajadores se irán incorporando hoy y mañana dado que se trata de un proceso de arranque por fases que se completará durante la semana.

Las estimaciones son que esta semana unos 180 trabajadores de Sniace estén ya en la factoría y el resto, hasta los 326 que contempla el acuerdo laboral, deberán esperar a que la planta de celulosa funcione al 100% y a que , dentro de unos diez meses si todo se ajusta al calendario anunciado, comenzará a funcionar la planta de Viscocel, tras la inversión de ocho millones de euros.

El acuerdo laboral pactado entre empresa y trabajadores establece una plantilla total en Sniace de 326 trabajadores, de los que 117 están adscritos a Celltech (celulosa), 69 a Sniace (energía, oficinas y depuración) y 140 a Viscocel.

Aplazamiento de la deuda

Sniace fue noticia la pasada semana por que la Agencia Tributaria (AEAT) concedió a la compañía el aplazamiento y el fraccionamiento del pago de la deuda privilegiada derivada de su concurso de acreedores, que es superior a los 7,7 millones de euros. Este acuerdo está condicionado a la formalización de una serie de garantías en el plazo de dos meses.

La decisión de aplazar el cobro de la deuda privilegiada de Sniace adoptada por Hacienda no es la única en este proceso. El Gobierno regional suscribió el pasado mes de mayo un acuerdo sobre los 11 millones de euros de deuda privilegiada de Sniace en el que se fija un plan de pagos y unos plazos para el cobro.

El Gobierno no divulgó en su día los extremos del acuerdo. El Ejecutivo regional ya aprobó en marzo su adhesión a la propuesta de convenio de Sniace para la deuda ordinaria y optó, de entre las tres fórmulas planteadas en el convenio, por la de conversión de la deuda en préstamo participativo. Esa opción consistía en la conversión de los créditos ordinarios en ese tipo de crédito, que generaría un interés variable en función de los beneficios que obtenga el grupo y con las condiciones que se especifican en la propuesta.