Montoro sugiere una subida salarial a los funcionarios en 2017

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría / EFE
  • El ministro de Hacienda apuesta por «mejorar las condiciones» de los empleados públicos porque «merecen ese reconocimiento»

«Vamos a mejorar las condiciones en que se realiza la función pública. Se merecen ese reconocimiento». Con estas palabras el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sugirió hoy una posible subida salarial para los funcionarios de cara al próximo ejercicio. Lo hizo durante el acto de traspaso de parte de la cartera de administraciones públicas a la vicepresidenta el Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. «Vamos a dignificar la función pública», insistió el ministro, quien recordó la «profesionalidad» de los trabajadores de la administración.

Sin embargo, la incógnita no se resolverá hasta que se presenten los Presupuestos de 2017 y se vea si realmente hay un incremento de la remuneración de los empleados públicos y a cuánto asciende. La última referencia es la de las cuentas públicas de este año, donde se aprobó la revalorización salarial del 1%. Una medida tachada de electoralista por la oposición al anunciarse unos meses antes de las elecciones de diciembre.

La verdad es que en el último año el Gobierno ha realizado varios guiños a los funcionarios. En este sentido, Montoro, que estuvo rodeado en el acto por una nutrida representación del Gobierno con hasta siete ministros y la presidenta del Congreso, puso de manifiesto de nuevo el «esfuerzo» realizado por los empleados públicos y su contribución a la recuperación, en clara referencia a la supresión de la paga extra de Navidad de 2012 aprobada por el Gobierno de Rajoy. Una retribución que el Ejecutivo les devolvió en diversas fases, la última el pasado mayo. Aunque ni Montoro ni nadie del Gobierno hablaron este lunes de cifras, lo cierto es que el vicesecretario general del PP, Javier Maroto, señaló en julio que la intención del Ejecutivo era revalorizar el salario de los funcionarios otro 1% en 2017.

De ser así, sería el segundo incremento retributivo desde 2010. En ese año los sueldos de los funcionarios fueron recortados por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero y después permanecieron congelados hasta el presente ejercicio. En cualquier caso, fuentes de Hacienda matizaron que las «mejoras» para los empleados públicos no tienen que ser obligatoriamente salariales. Es decir, queda la puerta abierta a otras demandas de los sindicatos como la restitución de las 35 horas semanales (el Gobierno las elevó a 37,5 horas en 2012).

Mejora en Sociedades

Más allá de la posible iniciativa, Montoro resaltó en su discurso que esta nueva legislatura será «exigente» pero «no tan difícil» como la anterior. «La situación no es comparable con la de 2011 o 2012», destacó el titular de Hacienda. Y es que en aquellos años el Gobierno tuvo que hacer frente a importantes recortes para reducir un déficit público situado en el 9%. Además, Montoro tuvo que aprobar una importante subida de impuestos, tanto del IRPF como del IVA.

Por contra, el ajuste de 5.500 millones que reclama Bruselas para cumplir el déficit de 2017 es más manejable respecto a los tijeretazos del pasado. De hecho, desde el Ejecutivo aclaran ahora que no será necesario corregir el desfase en esa cantidad. Para ello confían en que el mayor crecimiento económico y el aumento de los ingresos limiten ese ajuste.

De momento, fuentes de Hacienda reconocen que el adelanto de los pagos fraccionados en el Impuesto de Sociedades, la medida introducida de urgencia por el Gobierno para evitar el desplome de más de un 50% en la recaudación de este impuesto, fueron 1.000 millones más de lo esperado en octubre. En ese mes el departamento que dirige Montoro esperaba ingresar cerca de 5.000 millones, por lo que podrían haberse obtenido unos 6.000 millones. La previsión por este cambio normativo que afecta a las empresas con una facturación superior a 10 millones era de 8.300 millones. Habrá que esperar al último pago fraccionado de diciembre para ver si finalmente se alcanza esa cifra o incluso se incrementa.