Alberto Alesina (Harvard),Francisco González (BBVA) y Martin Raiser (Banco Mundial) tras la presentación de 'La búsqueda de Europa'
Alberto Alesina (Harvard),Francisco González (BBVA) y Martin Raiser (Banco Mundial) tras la presentación de 'La búsqueda de Europa'

Francisco González: «El 'Brexit' ha marcado un punto de no retorno para la Unión Europea»

  • El presidente del BBVA ha presentado el libro 'La Búsqueda de Europa', que recoge las reflexiones de 23 prestigiosos autores sobre el presente y el futuro del proyecto de integración, en el Parlamento Europeo

Francisco González, el presidente de BBVA, ha presentado este martes en el Parlamento Europeo el libro 'La búsqueda de Europa', una obra que recoge las reflexiones de veintitrés prestigiosos autores sobre el presente y el futuro de la Unión y su proyecto de integración, un proceso que afecta profundamente no solo a las vidas de los ciudadanos implicados sino a todo el planeta.

Junto al presidente de BBVA han participado los eurodiputados Sylvie Goulard, Roberto Gualtieri y Pablo Zalba, que han analizado las dificultades a las que se enfrenta la Unión Europea para retomar la senda del crecimiento económico y las oportunidades que la economía digital ofrece para lograrlo. También han presentado sus tesis sobre las causas de la crisis de la eurozona dos de los autores del libro, Alberto Alesina, catedrático de Economía Política en la Universidad de Harvard, y Martin Raiser, director del Banco Mundial para Brasil.

Graves problemas como el 'Brexit'

El presidente de BBVA ha comenzado su intervención reconociendo la gravedad de los problemas a los que se enfrenta la UE. "El 'Brexit' ha marcado un punto de no retorno para la Unión Europea. Y la única forma de superar los problemas es seguir adelante", ha afirmado González. En su opinión, "mantener el statu quo solo serviría para agravar las dificultades. Y dar marcha atrás es inconcebible: condenaría a los países miembros a una profunda y larga recesión y a Europa a convertirse en un actor irrelevante en un contexto global complejo y conflictivo".

Pero en la situación actual no es sencillo avanzar impulsando una mayor integración política, por lo que la mejor estrategia, en opinión del presidente de BBVA, pasa por "conceder la máxima prioridad al crecimiento económico, para conseguir así mejorar de forma gradual el clima político y social en la Unión Europea".

Francisco González considera que para estimular el crecimiento no podemos seguir confiando en la política monetaria: "el Banco Central Europeo está ya alcanzando sus límites. Su contribución ha sido muy positiva para evitar una recesión grave… Pero ya no hay márgenes para reducir aún más los tipos de interés. Seguir por esta vía podría llegar a ser contraproducente".

Es preferible, según el presidente de BBVA, "utilizar los márgenes de aumento del gasto fiscal para mejorar la productividad e impulsar la adaptación a la revolución tecnológica. Esto supone mayor inversión en infraestructuras, tanto físicas como digitales, en I+D e innovación y en educación. Y en el terreno de la educación no solo debemos invertir más, tenemos que hacerlo mejor. Necesitamos reformas en las políticas educativas para ayudar a la gente a adaptarse y a prosperar en la nueva economía de la era digital". González ha reclamado también ante los eurodiputados "reformas estructurales que mejoren la flexibilidad de los mercados, faciliten la creación de empresas, combatan los monopolios y estimulen la investigación, el desarrollo y la innovación".

Eficacia del modelo económico europeo

Martin Raiser, que atribuye la crisis de la eurozona a la ausencia de una verdadera convergencia, a una mala gestión del problema griego y al fracaso de los mandatarios europeos en la separación entre el Estado y el sector bancario, se ha mostrado optimista acerca de la eficacia del modelo económico europeo. En su opinión, no hay que desecharlo, sino mejorarlo. El director del Banco Mundial para Brasil ha subrayado, además, que los países de Europa que mejor han salido de la crisis son los que han sacado partido de la integración económica de manera más eficaz y han abordado sus debilidades en la organización del trabajo y en el bienestar.

Alberto Alesina se ha centrado en la confianza entre ciudadanos: un rasgo fundamental que favorece las transacciones económicas y financieras. Sin ella, necesitamos una regulación para evitar comportamientos poco colaborativos, estafas y ruptura de contratos. Sin confianza, los tribunales se ven sobrecargados y las políticas públicas se vuelven inviables, afirma Alesina. La reciente crisis griega ha reducido el nivel de confianza entre los europeos, en particular a lo largo del eje Norte-Sur. Como consecuencia –ha advertido este catedrático de la Universidad de Harvard– será más difícil emprender las reformas normativas que precisa la eurozona, incluyendo una política fiscal más integrada, una legislación sobre prestaciones de desempleo a nivel europeo y una unión bancaria.