Industria dispara un 120% los incentivos para que las empresas privadas innoven

Un operario de Vitrinor, la fábrica de menaje de cocina situada en Guriezo.
Un operario de Vitrinor, la fábrica de menaje de cocina situada en Guriezo. / Roberto Ruiz
  • Medio Rural duplica las ayudas para transformar las empresas agrícolas y crea una nueva partida de 661.000 para el Plan de Gestión del Lobo

La Consejería de Industria, Turismo, Innovación y Comercio podrá respirar el año que viene tras un 2016 especialmente austero. La cartera gestionada por Francisco Martín incrementará sus fondos en un 29,8%, hasta los 71 millones, y pondrá el foco en el I+D+i.

Esta subida de ingresos servirá para poner en marcha dos de los planes señalados como más urgentes para potenciar el desarrollo económico regional: el de Industria y el de Innovación. El consejero presentó recientemente ambos en el Parlamento. El primero, sin dotación económica, intenta atajar los «principales problemas» del sector, que atraviesa una situación «preocupante», y para aumentar su peso en el PIB, pasando de 19% al 20,5% en cuatro años. Y, lo más importante, crear 350 empresas nuevas y 4.000 puestos de trabajo más.

En el desglose de gastos de la Consejería, a falta de que el bipartito facilite el anexo con el detalle de las inversiones, se encuentran 13 millones de euros que se inyectarán en el mercado para potenciar el desarrollo industrial, con un énfasis especial en la Cuenca del Besaya, una zona especialmente dañada por el paro y el cierre de fábricas.

El plan de innovación también presentado en la Cámara pretende «provocar un cambio cultural y de modelo» y elevar las inversiones en I+D+i tras el retroceso sufrido en los últimos años. El esfuerzo del Gobierno se centra en incentivar a las empresas privadas para que innoven. El gasto en esta iniciativa se dispara un 120% respecto a este año. En total, se destinarán 5,3 millones de euros, aunque la previsión del Ejecutivo es que la suma de todas las consejerías y empresas públicas en el respaldo a la innovación alcance los 14 millones de euros.

Desarrollo rural

La Consejería de Medio Rural ha visto mermados sus fondos un 31% desde 2011, cuando el anterior bipartito elaboró su último Presupuesto y le dedicó 102,6 millones. Este año sólo ha podido disponer de 70,5 millones, pero el consejero Jesús Oria contará en 2017 con 13 millones de euros más, un incremento clave para afrontar algunas de las necesidades más apremiantes de un sector primario en caída libre.

La apuesta más importante se centrará en transformar y modernizar las empresas agrícolas. La consejería duplicará –de 2,2 a 4 millones– el dinero de las ayudas para consolidar estos negocios, que además contarán con otro tipo de incentivos, como los 5,8 millones de euros que se volcarán para mejorar las explotaciones y estrategias de desarrollo rural.

Una de las novedades en el Presupuesto de la Consejería es el Plan de Gestión del Lobo, redactado este mismo año, y que contará con 661.500 euros para paliar los daños que este animal causa a los ganaderos. Con esta partida se pretende acabar con los retrasos en los pagos que muchos de ellos sufrieron en los últimos dos años.

Obras Públicas es otra de las consejerías que más ha adelgazado en los últimos años. Los fondos para carreteras e infraestructuras han descendido un 30% desde 2011. Entonces, contaba con un presupuesto boyante de 121 millones de euros, muy lejos de los 85 que ha gestionado este año el dirigente regionalista José María Mazón. En el reparto le han tocado nueve millones de euros más que suponen un incremento total del 10%.

Hasta que no se presente el anexo de inversiones, es imposible conocer los proyectos concretos que Mazón y su equipo pondrán en marcha el año que viene, aunque ya se sabe que el mantenimiento y construcción de carreteras se comerá 35,5 millones de euros, un 20% más que durante 2016.

Casi todas las partidas se incrementarán: las ayudas a inquilinos para el pago de rentas de viviendas crecerá un 31% y las ayudas a la rehabilitación de edificios, un 17%, entre otras.