Las ETT ya gestionan en Cantabria 50.300 contratos al año, más del doble que en 2013

Trabajadores de un taller de reparaciones mecánicas
Trabajadores de un taller de reparaciones mecánicas / DM .
  • Los sindicatos lamentan el aumento de la precariedad, mientras la CEOE lo achaca al tamaño de las empresas y a un repunte de actividad

Dicen los estibadores que el Gobierno, con la reforma del sector, lo que pretende es ponerlos en manos de las empresas de trabajo temporal, y lo dicen como si eso fuese una condena. Como que los arrojasen a un agujero negro. Porque esa es la imagen que tienen muchos trabajadores de las ETT.

Pero lo cierto es que estas empresas cada vez intermedian en más contratos. En el conjunto de España gestionaron 3,3 millones el año pasado. "Es el mayor registro de la historia", se felicita Alejandro Costanzo, director del gabinete técnico de la patronal del sector, Asempleo. Que disparen su actividad parece natural si se tiene en cuenta que la recuperación del mercado laboral se sustenta en el empleo temporal, y semejante coyuntura impulsa el papel de las ETT, cuyo protagonismo no deja de crecer desde 2008, alcanzando incrementos interanuales de hasta el 20%.

En Cantabria también ocurre eso. El año pasado las empresas de trabajo temporal gestionaron 50.354 contrataciones tras encadenar cuatro años de espectaculares subidas desde las 22.695 de 2013, es decir, más del doble. Eso se traduce en que durante 2016 por estas compañías pasó el 22,9% de los 219.54 contratos temporales que se firmaron en la comunidad autónoma, por encima de la media nacional, y el 21,4%% del total de las contrataciones, que fueron 234.670 (incluyendo las indefinidas).

Semejante protagonismo en el mercado laboral –y que este no deje de crecer– se debe a que "las ETT son las empresas que mejor se están adaptando a las necesidades de las empresas", explica Costanzo. En concreto, a la "flexibilidad" requerida en un momento incierto en el que nadie sabe qué le deparará el futuro. Aunque, claro, eso de la flexibilidad da un poco de miedo porque a veces es la manera bonita de referirse a la precariedad.

La calidad del empleo cada vez es peor

– Se habla de empleo temporal como oposición a empleo de calidad, pero lo cierto es que en el mercado laboral hay empleo estacional que necesita ser cubierto... Otra cosa es que haya un uso fraudulento de la temporalidad para evitar cubrir puestos que deberían ser fijos. Desde Asempleo recuerdan que las ETT gestionan algo más del 20% de los contratos temporales que se firman en Cantabria, y endosan las prácticas fraudulentas a ‘piratas’ que se encuentran en el 80% restante. "Nosotros estamos muy regulados".

La CEOE cántabra, que preside Lorenzo Vidal de la Peña, achaca el incremento de este tipo de contrataciones a dos factores. Uno es el pequeño tamaño de las empresas y otro el "ligero repunte de la actividad y con ello de la contratación".

En Cantabria el perfil medio de la empresa es el de un negocio con 3,5 trabajadores, tres décimas por debajo del dato nacional. Además, el 60% del tejido empresarial está compuesto por autónomos y menos del 10% de las cerca de 40.000 empresas existentes tiene más de 50 trabajadores. "Se trata por tanto de un perfil de empresas que no cuenta con un departamento específico de Recursos Humanos que realice los procesos de selección de personal", argumenta la organización. Se estima que en Cantabria tan solo unas 25 empresas cuentan con la figura específica de director de RR HH. Por ello, cuando la actividad "comienza lentamente a dinamizarse" y autónomos y pymes necesitan incorporar trabajadores, "recurren a empresas externas que les ofrecen este servicio de forma integral".

Los sindicatos, por su parte, son muy críticos con lo que está ocurriendo, y hace ya años que vienen denunciando la precarización del mercado laboral –el 93,3% de todos los contratos firmados el año pasado en Cantabria fueron temporales, y más de la tercera parte (38,5%) a tiempo parcial–. "Los contratos a través de las ETT han crecido mucho al albur de la legislación y de las últimas reformas laborales", destaca el responsable de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez. Y en la comunidad autónoma la incidencia es mayor que en el conjunto del país por "el carácter estacional del empleo en lo que consideramos la tercialización de la economía".

Aunque la mayoría de estos empleos muy temporales se producen en el sector servicios, Ibáñez alerta de que también se está introduciendo este tipo de contratación en la industria. El sindicalista señala que año tras año "en Cantabria se están superando récords de temporalidad de más del 93%", lo que provoca "una mala calidad del empleo". "Más del 50% de los contratos dura menos de un mes e incluso los hay de menos de cinco días", lamenta. Pero es que, relata, el problema es mucho mayor porque existe "un peldaño aún inferior: las empresas de servicios", con las que la precarización alcanza, según asegura el sindicato, sus niveles más elevados.

"Colosal fraude"

En USO coinciden con este análisis. Para la secretaria general Mercedes Martínez Zubimendi, las cifras del aumento de la contratación a través de las ETT "es el reflejo de la peligrosa desregularización del mercado laboral". Recuerda que la concepción de este tipo de contratos "viene dada para dar respuesta a las necesidades de las empresas ante eventualidades concretas y temporales", pero la realidad es que "se utiliza de manera abusiva en actividades no ligadas a la temporalidad y en gran manera en sustitución de trabajadores con contratos fijos". A su juicio, en el fondo lo que hay es "un colosal fraude que ataca en su raíz a la calidad del empleo, aumenta exponencialmente su volatilidad y por tanto degrada a la sociedad en su conjunto".

El hecho de que Cantabria esté por encima de la media nacional en este tipo de contratación es, para USO, un claro síntoma de que su economía "presenta daños estructurales que no permiten generar confianza empresarial y por otro lado, que hay poca voluntad política de dotar de medios suficientes a la inspección de Trabajo para erradicar la masiva contratación fraudulenta".

Las empresas miran las redes sociales para contratar

Las redes sociales juegan cada vez un papel más importante a la hora de que una empresa seleccione a su personal. De hecho, el 86% de las compañías miran los perfiles en estas plataformas de los candidatos preseleccionados antes de decidir contratarles, según se desprende de un informe de Infoempleo y Adecco. El estudio revela además que el 78% de los usuarios utilizaron las redes sociales en 2016 para buscar empleo. Así, el 47% de los aspirantes fue contactado a través de este medio en relación a una oferta de trabajo en, al menos, una ocasión.