Adamo llevará fibra óptica a 15.000 hogares de Cantabria en tres meses

Gillstrom, durante la presentación ayer en Madrid del plan de expansión de Adamo. /DM .
Gillstrom, durante la presentación ayer en Madrid del plan de expansión de Adamo. / DM .

La compañía sueca presenta en Madrid su plan de expansión nacional, con nuevos trabajos en Navarra, Lugo o Castilla-La Mancha

Jesús Lastra
JESÚS LASTRAMadrid

La compañía de fibra óptica Adamo, pilotada por el fondo de inversión sueco EQT y que tiene un ambicioso plan para llevar la alta velocidad en internet a todo el territorio de Cantabria, dio este jueves el paso de la adolescencia a la edad adulta. Lo hizo en Madrid, en una rueda de prensa en la que presentó el proyecto para expandir su red a Navarra, Lugo y parte de Castilla-La Mancha. Una hoja de ruta en la que la corporación escandinava, con sede en Barcelona, se apoya en partners locales. En el caso cántabro, es la firma Ibiocom la encargada del despliegue, que desde que se pusiera en marcha en octubre ha dado ya cobertura a cerca de 15.000 hogares.

Así lo aseguró Luis Marina, consejero delegado de Ibiocom, que en la capital nacional igualmente repasó el trabajo llevado a cabo en esta primera fase inicial en la Comunidad, apenas un 10% de una actuación que implica una inversión prevista en la región de 45 millones, que podría crecer hasta el entorno de los 60. Ibiocom factura a Adamo por los trabajos cerca de 13 millones por ejercicio, en un calendario estipulado para tres años.

A pesar de estar dando los primeros pasos, ya hay varios municipios que han visto mejorada la cobertura, que Adamo logra ofrecer en Cantabria utilizando la infraestructura de la eléctrica Viesgo, a la que se abona un canon por el arrendamiento de los equipamientos, de modo que donde llega la luz es potencialmente factible que lo haga la fibra.

En los últimos meses de 2017 localidades como Matamorosa (Campoo de Enmedio); Renedo (Piélagos); Sarón (Santa María de Cayón); ayuntamientos como Noja y Argoños; así como el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (Pctcan), ya se han beneficiado de este proyecto. Los siguientes destinos ya están fijados, con trabajos recién iniciados o previstos en Suances, Comillas, Cabezón de la Sal, Hinojedo, Santa Cruz de Bezana o Cacicedo (Camargo). De cara al segundo trimestre, la expansión continuará por Arnuero, Puente Arce, Reinosa, San Vicente de la Barquera, Selaya o Villaescusa, entre otros. «El objetivo es acabar 2018 ofreciendo la cobertura a cerca de 70.000 hogares, nunca menos», sostiene Marina, que recuerda que la meta global del proyecto alcanza los 150.000 hogares, que podrían incrementarse. La idea, en definitiva, es dotar de red a toda la Comunidad, aunque actualmente se están priorizando las zonas de instalación en función de la demanda recibida.

Las cifras

Inversión total.
45 millones de euros es la inversión prevista de despliegue hasta el año 2021.
Gasto actual.
3 millones es el desembolso hasta la fecha. La media mensual se elevará a 1,2 millones.
Nuevos hogares.
5.000 viviendas al mes deben tener la posibilidad de disfrutar de la fibra óptica de Adamo.
Clientes.
600 usuarios han contratado en la Comunidad los servicios de fibra de la firma sueca.

Esta necesidad Adamo la identifica a través de los denominados 'fiberhoods' -juego de palabras con 'neighborhood', vecindario en inglés; y fiber, fibra en la lengua de Shakespeare-, una plataforma en la que los particulares pueden inscribirse para pedir el despliegue de fibra óptica en su localidad. En función de las solicitudes se acelerarán las obras en cada territorio, recordó el sueco Fredrik Gillstrom, CEO y fundador de Adamo.

Para ejecutar las obras, en Cantabria Ibiocom tiene en nómina a cinco personas, a las que hay que añadir los trabajadores de la constructora adscrita, Sintel, con unos 40 empleados. El personal subcontratado suma otras 110 personas a la aventura industrial cántabra.

Crecimiento

Eso no es todo. Porque lo que este jueves vino a presentar Adamo es el siguiente paso en la historia de la compañía, reforzada gracias al músculo financiero de EQT, que ha apostado por proyectos similares en otras zonas de la Unión Europea. Así las cosas, en el norte de Lugo se pretende desplegar fibra óptica capaz de ofrecer servicio a 85.000 hogares, con una inversión de 16 millones y, como siempre, enfocado a zonas rurales y de baja densidad poblacional. «Vamos a desplegar la red de fibra donde hoy no hay fibra», dijo Gillstrom, que igualmente defendió la necesidad de no duplicar infraestructuras para hacer más rápido y eficiente el proceso. De hecho, Adamo no descarta alquilar su red a otros operadores a medida que vaya completando su puesta en marcha. Se da la circunstancia de que es la cántabra Ibiocom la elegida para ejecutar el plan en suelo gallego.

Un fondo inversor con 38.000 millones de capital captado

La clave del acelerón que Adamo ha dado en los últimos años a su plan de despliegue de red de fibra óptica en España hay que buscarla en la compra de la mayor parte de la empresa por parte del fondo escandinavo EQT. Una compañía de inversiones con 38.0000 millones de euros de capital que financia empresas en Europa, Asia y Estados Unidos.

Simplemente en el campo de la fibra óptica, EQT ha apoyado ocho proyectos en Europa en el último lustro para poder desarrollarlos a largo plazo.

En el caso de Cantabria, aunque el despliegue se llevará a cabo en un plazo de tres o cuatro años, el acuerdo para la explotación de la infraestructura alcanza las tres décadas.

En Navarra se contempla una inversión de 19 millones y un alcance potencial de 110.000 hogares, mismas cifras que para el desembarco en Toledo y Ciudad Real. En la fase de expansión anunciada este jueves igualmente se recoge la creación de 1.100 empleos en estas regiones. Como explicó el director técnico de Adamo, Xavier Viladegut, «la cobertura en buena parte del país sigue siendo muy baja, en especial en zonas rurales y de baja densidad poblacional. Con nuestra red propia llegamos allí donde no llegan los demás».

En ese ambicioso objetivo, el ritmo en Cantabria está claro, cerca de 5.000 nuevos hogares cada mes deben estar en disposición de contratar este servicio. En cuanto a datos de comercialización, la firma sueca se muestra mucho más reacia a arrojar luz a sus objetivos. En Cantabria, de momento, el número de clientes se aproxima ya a 600.

Nuevos proyectos

Ibiocom no contempla limitar su negocio en Cantabria a la fibra óptica. «Estamos identificando nuevos proyectos de desarrollo de las regiones», sostuvo Marina. Cabe recordar que la empresa cántabra llevaba más de dos años trabajando en la iniciativa actual y que, tras diversas negociaciones infructuosas con operadores como Telecable o Euskaltel, fue finalmente la alianza con Adamo la que permitió firmar el acuerdo el pasado junio.

¿Por dónde pivotan los planes futuros? «Queremos que Cantabria sea de las mejores regiones para el uso de la tecnología 5G», avanzó el consejero delegado, que igualmente apuntó a la intención de «acabar con los repetidores de televisión y, en consecuencia, erradicar los problemas de cobertura televisiva en zonas rurales».

No solo eso. «Estamos trabajando sobre la premisa de un cambio en el modelo de vida y elaborar un patrón que implique la descentralización de los puestos de trabajo». En concreto, y por poner un ejemplo, que un municipio cualquiera, como Valderredible, pueda ofrecer en su telecentro las condiciones ideales para que los profesionales desarrollen su trabajo de forma óptima en aspectos como conexión de alta velocidad a internet, videoconferencia, etc. Una apuesta que ayudaría a fijar población en unos territorios que la pierden año a año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos