USO afronta el relevo en su secretaría general en un congreso que se celebra Santander

Joaquín Pérez da Silva, candidato a secretario general de USO, que será elegido este viernes en Santander/Alberto Aja
Joaquín Pérez da Silva, candidato a secretario general de USO, que será elegido este viernes en Santander / Alberto Aja

Joaquín Pérez da Silva, único candidato a sustituir al actual secretario general, Julio Salazar, quiere hacer de USO «una alternativa real al bisindicalismo»

DM .
DM .Santander

USO afronta en Santander su XI Congreso Confederal con la tarea de relevar a su secretario general, Julio Salazar, con Joaquín Pérez da Silva como único candidato hasta ahora, y «reforzar» la «identidad propia» del sindicato, manteniendo «lo sustancial» pero adelantándose a los «cambios muy profundos» que, a juicio de la organización, va a conllevar la inminente Cuarta Revolución Industrial.

Así lo han explicado, en rueda de prensa, el actual secretario general, Julio Salazar, que fue elegido en 2005 y que ha agotado sus mandatos; el candidato a sustituirle, Joaquín Pérez, actual secretario confederal de Comunicación y Formación, y la líder de la organización en Cantabria, Mercedes Martínez, en la presentación de este XI Congreso.

Se celebrará desde este miércoles al viernes, día 24, en el Palacio de Festivales bajo el lema 'En marcha por tus derechos' y en él participarán 300 delegados de toda España, que debatirán y fijarán los objetivos que regirán la acción sindical en los cuatro años y se elegirán a los responsables que conformarán la nueva Ejecutiva Confederal; la Comisión de Garantías Confederal y la Comisión de Transparencia Económica.

En el Congreso se debatirán más de 500 enmiendas: 226 a los Estatutos; 279 a la Resolución Programa y 10 más especiales especiales presentadas por los diferentes federaciones. La votación a los Órganos Confederales será el jueves por la tarde y está previsto que el viernes, último día del Congreso, se celebre la proclamación del nuevo secretario general.

La identidad y representatividad de USO

El único candidato ha señalado que uno de los objetivos que, a su juicio, deben afrontarse en la nueva etapa es «poner a la USO en el lugar que debe ocupar» por su nivel de representatividad.

«La USO es el tercer sindicato de España y en muchas empresas no se nos conoce», ha señalado Pérez, que ha defendido que USO es la «alternativa real al bisindicalismo» de UGT y CC.OO que lleva «sufriendo» España desde la transición.

USO concluye este mandato aumentando su afiliación en 3.400 afiliados, llegando a los 117.148, y su representatividad a nivel estatal, pasando del 3,4% al 4,22%, con 10.793 delegados. Y ello, pese a que, según ha recalcado el candidato a secretario general, USO «no puede competir en igualdad de condiciones con CC.OO y UGT en las elecciones sindicales».

Como ejemplo, ha explicado que mientras que ante unas elecciones sindicales CC.OO y UGT pueden realizar un preaviso en cualquier empresa, tengan o no afiliados y delegados en ella, la USO no lo puede hacer, aunque tenga una elevada representatividad en ella.

«Las reglas del juego tienen que ser iguales para todos», ha reivindicado Joaquín Pérez, que también pide que se modifique la actual Ley Orgánica de Libertad Sindical pues, a su juicio, le «capa» su representación en distintos foros por la exigencia de tener el 10% de en todos los sectores.

USO pide que esa exigencia se reduzca a los mismos porcentajes que se exigen a nivel local y autonómico para permitir que un partido político esté representado en algunas instituciones, que es del 3% y 5%. Estas dos cuestiones serán uno de los «caballos de batalla» a nivel más político, según ha explicado Pérez da Silva.

El todavía secretario general cree que los datos de afiliación y representatividad que tiene actualmente USO «no están mal para los tiempos que corren» y el contexto de «merma de derechos» y «desempleo» que se ha vivido con la crisis.

Por otra parte, ha reivindicado la identidad de USO y las diferencias con los sindicatos «institucionalizados», «corporativos» o «amarillos» (se denomina así a los creados o controlados por los empleados pero responden a los intereses de la empresa antes que a los de los trabajadores). «Son otra cosa», ha dicho.

El candidato a la Secretaría General ha garantizado que USO va a seguir manteniendo un «modelo» del que está «orgulloso» y se va a conservar el «pluralismo» porque es un sindicato en el que «cabe todo el mundo», independientemente de su ideología, y también la «independencia y autonomía sindical».

«El valor de la independencia es una bandera que es intocable en la USO. El valor de la autonomía sindical. Vivimos de nuestras cuotas. Nosotros no vamos con el cazo a ningún político a que nos lo llene de nada ni a ningún empresario ni ninguna otra institución», ha señalado.

Los bastiones a defender

Por otra parte, Pérez da Silva ha repasado algunos de los «bastiones» de USO en esta nueva etapa, la «lucha contra la precariedad».

También reclamará que se dé «una vuelta grande a la fiscalidad» ya que, a su juicio, no pueden recibir el mismo tratamiento las empresas que generen empleo de calidad y las que no. Además, USO quiere dar respuesta al «drama» que supone que a un trabajador no le dé para desarrollar un «proyecto de vida normal».

Otra de las metas que se perseguirán será el dar una «respuesta sindical» a las nuevas realidades laborales que ya existen o que van a aparecer en esta Cuarta Revolución Industrial que, según el sindicato, está «a la vuelta de la esquina» y que se va a caracterizar por la robotización y la digitalización.

En ese sentido, se buscará «llegar» a los trabajadores de esos nuevos empleos que, según USO, son «de los más precarizados» y también se exigirá desde el sindicato que haya una normativa que los regule y de respuesta a esas «nuevas realidades».

El equipo de Pérez Da Silva

El unico candidato a la Secretaría General de USO prevé acompañarse de tres hombres y tres mujeres en su equipo. Así, propone a David Díaz Vilches como secretario de Organización y Atención a la Afiliación; de José María González Cañete a la de Economía y Dígitalización; Sara García de las Heras, de Acción Sindical y Salud Laboral; Dulce María Moreno, de la de Formación Sindical e Igualdad, y Laura Estevez de Comunicación y Estudios Sindicales, y de Acción Internacional y Desarrollo Sostenible, Javier de Vicente Tejada.

La secretaria general de USO en Cantabria ha señalado que con este relevo en la Secretaría General se concluye un «cambio generacional» al frente del sindicato.

Del nuevo equipo que se propone, ha destacado que tiene «mucho recorrido por delante» por su juventud, aunque también ha subrayado que ya cuenta con «experiencia».

Mércedes Martínez ha agradecido también que se haya elegido Santander para celebrar este Congreso, algo que interpreta como una «respaldo» a la actuación que el sindicato está llevando a cabo en Cantabria, donde tiene en torno al 10% de representatividad, el doble que en la media de España.

«Atrofia» en Cantabria

La líder regional de USO ha realizado un balance de la situación en Cantabria y ha alertado de que mientras en la mayoría de regiones la recuperación económica mantiene, a su juicio, un «ritmo de mejora sostenido», Cantabria padece de una especie de «atrofia que le va relegando a ser una autonomía secundaria, irrelevante y lo que es más grave, sin futuro para los jóvenes».

«Parte de nuestro sistema productivo que durante años ha tenido la etiqueta de sistemático, sufre de una peligrosa fatiga producto de inadaptación y de falta de inversiones que produce una constante sangría de empleos», ha lamentado Martínez.

Ha denunciado que sectores productivos, como el Primario, siguen «encajando golpes» y otros, como el de servicios, no son «aptos» para liderar una «sociedad justa y sostenible or su fuerte componente estacional y la precariedad del empleo que genera».

Y ello pese a que, según ha apuntado, este sector servicios se ha convertido en la «joya de la corona» de la actual Administración autonómica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos