La AIRef considera «improbable» que Cantabria respete el límite del déficit

La Autoridad Fiscal mejora la posición de la región, pero avisa de que la evolución del gasto puede comprometer la cifra del 0,6%

DAVID VALERA

Cantabria mejora, pero no lo suficiente. Esa sería la lectura del diagnóstico que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) hizo ayer sobre la posibilidad de cumplimiento del objetivo de estabilidad para 2017 de las cuentas cántabras, con un máximo de un 0,6% de déficit del Producto Interior Bruto. La calificación regional pasa del ‘muy improbable’ cumplimiento del informe anterior al ‘improbable’ actual, al estimar una mejora en la cuantificación de ingresos, si bien se mantiene el problema de la evolución de los gastos corrientes.

En general, la AIReF considera que el comportamiento de las comunidades es positivo y el informe considera «factible» el cumplimiento del 0,6% debido a un aumento de los recursos del sistema de financiación de 6.500 millones procedentes de las mayores entregas a cuenta y de la liquidación de 2015. Tan sólo Murcia recibe la calificación de «muy improbable» y Aragón, Cantabria, Extremadura y la Comunidad Valenciana el de «improbable». En distintos grados de asentimiento, el resto oscila entre factible, probable y muy probable.

España cumplirá «de manera muy ajustada» el déficit del 3,1% en 2017

España: «factible con peros»

También «factible, pero de forma muy ajustada» es la opinión general que maneja la AIReF sobre la posibilidad de que España cumpla el déficit del 3,1% fijado en 2017. Es decir, el organismo dio su aval a los objetivos de estabilidad con varios ‘peros’. Uno de ellos tiene que ver con la «desviación» de los ingresos tributarios previstos por el Gobierno, sobre todo en el IRPF. Pero además, el organismo fiscalizador señala en su informe que ese objetivo de estabilidad está condicionado a que el coste de 2.000 millones por la responsabilidad patrimonial de las autopistas de peaje rescatadas contemplado para este ejercicio se traslade finalmente a 2018, algo que según marchan los procesos judiciales parece probable.

El organismo que preside José Luis Escrivá estima que el ajuste para reducir el déficit del 4,3% no se conseguirá por el lado de los ingresos, que crecerán al mismo ritmo que la economía. Esto provoca que el peso de esta variable sobre el PIB se mantenga casi inmutable (37,9% al 37,7%) a pesar de que el Gobierno proyecta recuperar los niveles de recaudación previos a la crisis con 200.000 millones para las arcas públicas. Desde la AIReF centraron los problemas de desviación en el IRPF, cuya recaudación estiman que crecerá casi menos de la mitad que el 8% recogido en los Presupuestos Generales. De hecho, hasta mayo su crecimiento era del 3,4%. Algo que no ha impedido a PP y Ciudadanos pactar una rebaja en este tributo de 2.000 millones para 2018, aunque desde la Autoridad Fiscal no quisieron pronunciarse sobre si existe margen para esa reducción hasta que se apruebe.

El informe señala que en Sociedades la recaudación «va muy bien» como consecuencia de las medidas adoptadas en los pagos fraccionados. Aunque destacan que ese efecto se compensará con la liquidación del impuesto en julio con una mayor devolución a las empresas. Asimismo, también avalan las previsiones de IVA y apuntan a un desfase en los Impuestos Especiales, aunque su impacto en el total de la recaudación es menor.

Estos menores recursos tributarios son una de las causas que contribuyen a que la administración central tenga «serios riesgos de incumplir» el límite del 1,1% fijado en el Plan de Estabilidad. De hecho, el Gobierno ya informó a la Comisión Europea de que este subsector cerraría el año en el 1,5%. La desviación se justifica, además de los ingresos, por la transferencia de 1.200 millones extra a las comunidades por la liquidación del sistema de financiación. A esto se suma el acuerdo del cupo vasco que supone otros 1.400 millones.

Por contra, la Autoridad Fiscal estima un mejor comportamiento del gasto debido a la disminución de los intereses y a la reducción de la partida de remuneraciones a pesar de la revalorización salarial del 1%. En cualquier caso, la AIReF recomienda «monitorizar» la evolución del déficit de la administración central y que se corrija la «laguna» legal que impide aplicar medidas coercitivas al Estado como sí sucede con comunidades autónomas y ayuntamientos.

La Seguridad también se desviará del objetivo del 1,4% y se mantendrá en niveles del 1,6% del año pasado.

Los Ayuntamientos, los más cumplidores

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima «muy probable» que las corporaciones locales cumplan el objetivo de estabilidad presupuestaria en 2017 y que el superávit consolide «al menos» los resultados obtenidos en 2016, unos 7.000 millones de euros de superávit, un 0,63%,lo que permitirá compensar parte de los desfases de otras administraciones. Sin embargo, la AIReF advierte de que hay una tendencia de los ayuntamientos a incumplir la regla de gasto, lo que no compromete su superávit. Los 16 grandes ayuntamientos mayores de 250.000 habitantes prevén reducir su superávit agregado en casi un 40 %, lo que confirma el cambio de tendencia iniciado en 2016 y su diferente comportamiento respecto del resto de entidades del subsector. La obtención de un superávit igual al registrado en 2016, garantizaría el cumplimiento de la regla de gasto en el subsector local.

En materia de deuda, AIReF estima que, en 2017, las corporaciones podrían alcanzar un nivel de deuda sobre PIB del 2,6 % y, de confirmarse la consolidación de los superávit locales en los años 2017 y siguientes, la senda de disminución de la deuda continuará y la ratio de deuda viva sobre el PIB al cierre de 2020 podría situarse alrededor del 2 % de PIB.

Fotos

Vídeos