Los autónomos cántabros reducen su beneficio "un 28%" para subsistir

Eduardo Abad, durante la rueda de prensa.
Eduardo Abad, durante la rueda de prensa. / Daniel Pedriza
  • La Unión de Trabajadores Autónomos (UTAC) califica la situación de "muy preocupante" tras un sondeo entre los profesionales del sector

Los autónomos cántabros se han visto obligados a reducir durante el último año un 28% su margen de beneficio para poder continuar con su actividad. Así lo revela una encuesta de la Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC), que califica de "preocupante" y "delicada" la situación del sector. El estudio se realizó la semana pasada entre 200 autónomos de Santander, Torrelavega, Laredo y Cabezón de la Sal, en los sectores de la construcción, el comercio minorista, el transporte y la hostelería.

"La situación económica de los autónomos en Cantabria es, cuando menos, preocupante, muy preocupante", ha asegurado su coordinador, Eduardo Abad, quien ha añadido que, a pesar de que distintas entidades europeas, nacionales y locales hablen de recuperación económica, los autónomos cántabros opinan de distinta manera, porque se han visto obligados a reducir sus beneficios, lo que se suma a los descensos en los cinco años precedentes.

Según un 76 % de los encuestados, la recuperación no se está produciendo por "la falta de demanda interna de los consumidores" y también la recuperación de crédito es "inexistente". El coordinador de UTAC ha solicitado a la administración y al conjunto de los partidos políticos que Cantabria cuente con una agencia de crédito propia, o que las entidades financieras reactiven la concesión de créditos, para que los autónomos tengan la liquidez necesaria para comprar mercancías, renovar stocks y realizar reformas en los locales.

De cara a la nueva legislatura, pide que no se varíe "ni una coma lo que está bien", como el programa 'Cantabria emprendedora', pero que se desarrolle con una entidad propia. "Tiene que haber un paraguas de la administración", ha dicho Abad. También ha indicado que tiene que haber un impulso muy importante en el crédito al consumo, pero que también es necesario un cambio generacional porque la media de edad en los 41.788 autónomos en Cantabria es de 57 años.