Las administraciones públicas tardan 80 días en pagar a los autónomos cántabros

  • La morosidad sube un 17,6% respecto al año pasado, pero sigue estando por debajo de la media de España donde esta tardanza sí esta creciendo

El período medio de pago de las administraciones públicas con sus autónomos cántabros se sitúa, a septiembre de 2015, en 80 días, lo que supone 12 días más que un año antes (un incremento del 17,6% frente al descenso nacional del 25%), aunque por debajo del plazo medio de pago en España (83 días), según se desprende de la encuesta realizada por el Observatorio del Trabajo Autónomo de ATA a trabajadores autónomos cántabros proveedores habituales del sector público y privado en la región.

De este modo, Cantabria es la cuarta comunidad que más ha incrementado sus plazos tras Extremadura (55 días), Galicia (30 días) y Aragón (27 días).

Según dicho informe, en el sector privado, los periodos medios de pago también se han incrementado al pasar de 79 días en septiembre de 2014 a 83 en el mismo mes de este año, incumpliendo también los 60 que establece la Ley, aunque con dos días menos que la media nacional.

Con estos datos, el periodo medio de pago de las facturas a los autónomos, entre ambos sectores, se sitúa en 81,5 días, prácticamente tres meses. La Asociación de Trabajadores Autónomos de Cantabria, ATA-Cantabria, ha señalado que, a pesar de los esfuerzos por poner coto a la morosidad, los plazos se siguen incumpliendo y los periodos medios de pago del sector público se sitúan tres veces por encima de lo que se establece (30 días) y se superan en 23 días en el sector privado.

Por tipo de administración, la Autonómica es la que más ha incrementado sus plazos de demora, hasta los 82 días, un 17,1%, y 12 días más que en septiembre de 2014. Sin embargo, como consecuencia de los diferentes planes de pago a proveedores, la Administración Local, que es para la que trabajan la gran mayoría de los autónomos, ha reducido los plazos de pago a nivel nacional, pero no en Cantabria, donde se han incrementado los tiempos de pago un 16,7%, es decir en 11 días, hasta los 77.

Por su parte, la Administración Central ha incrementado sus plazos de pago en este periodo en España un 9,8%, pasando de los 41 días en septiembre a los 45 días actuales y en Cantabria en un día (un 2,4%), hasta los 43 días de demora.

Sector privado

Las empresas de más de 1.000 trabajadores continúan siendo las que más tardan en pagar, con 120 días (seis días más que hace un año); las empresas que tienen entre 250 y 1.000 trabajadores pagan en 114 días (también seis días más que en 2014); las que tienen entre 50 y 250 empleados, en 74 días (ocho días más); y en 69 días las que tienen entre 9 y 50 trabajadores (cinco días más).

Las transacciones entre los propios autónomos y con empresas de menos de 10 trabajadores son las únicas que prácticamente cumplen la Ley: las transacciones entre los autónomos se sitúan en 57 días, tres días menos que hace un año, y en 71 días --un día menos-- en el caso de las microempresas.

"Los problemas crecen"

Ante estos datos y el hecho de que "los problemas se han incrementado" respecto a 2014, la presidenta de ATA-Cantabria, Ana Cabrero, ha alertado de que la comunidad no se puede permitir perder de nuevo el tejido empresarial que se ha mantenido y que se ha recuperado durante la crisis. "Hay que consolidar a los empleadores para consolidar la creación de empleo y la morosidad es su principal lacra y freno a la hora de crecer y contratar", ha advertido.

Cabrero ha observado que el periodo electoral suele coincidir con aumentos en los tiempos de demora en los pagos de las facturas a los autónomos, por lo que ATA Cantabria ha reclamado "que no se pare la economía por unas elecciones y no se castigue al pequeño autónomo".

Por otra parte, se ha congratulado de que la modificación de la Ley de Presupuestos 2015 para elevar el límite de la deuda para poder pagar a proveedores de la Administración Regional "va en la línea de lo que los autónomos necesitan", que es "cobrar sus facturas para poder seguir con sus negocios".

"En unos años en los que ni en el acceso a la financiación, ni en los procesos de segunda oportunidad se han contemplado soluciones reales y eficaces para los autónomos cántabros, retrasar los pagos por un trabajo realizado es llevar al autónomo a la ruina", ha afirmado la presidenta de ATA-Cantabria, que ha enfatizado que "cuando se nos escucha, las propuestas funcionan; cuando se nos apoya, Cantabria crece".