El jefe de auditoría de Bankia afirma que las tarjetas 'black' carecían de respaldo legal

El director de Auditoría Interna de Bankia, Iñaki Azaola.
El director de Auditoría Interna de Bankia, Iñaki Azaola. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • Distingue "dos tipos de responsabilidades", "activas" de quienes se apropiaron de fondos con ellas y “pasivas” de los que no denunciaron un sistema tan irregular

Décima sesión del juicio por las tarjetas ‘black’ y apareció el primer perito, en este caso como testigo porque no aquí no desempeña la función de experto. Se trata del director corporativo de auditoría de Bankia, Iñaki Azaola, citado porque fue de su departamento de donde salieron las órdenes de investigar los polémicos ‘plásticos’ a raíz de comprobar que no cuadraban las cuentas donde debían cargarse sus gastos. Su conclusión es que eran ilegales porque estaban al margen de cualquier procedimiento normativo o de supervisión.

Después de iniciar sus pesquisas, según relató al tribunal, recibió en febrero de 2014 una documentación reveladora remitida por María del Carmen Guillén, una empleada del departamento de Medios de la entidad que había guardado durante años varios correos electrónicos cruzados entre varios de los acusados cuando eran altos cargos de Caja Madrid y Bankia, así como otros papeles sobre el asunto. “Gracias a su buen hacer hemos podido hacer este trabajo”, reconoció.

Y los frutos de su análisis, según este testigo, no dejan lugar a dudas. “No encontré autorización alguna en los órganos internos de la entidad para el uso de esas tarjetas”, afirmó para a continuación añadir que estaban “al margen del procedimiento establecido”. “Toda persona que gasta (con algún medio emitido por el banco) tiene que estar motivado y justificado –advirtió-... y aquí no ocurría así, no había un mecanismo de control”.

“He trabajado en otros sitios y nunca he oído hablar de unas tarjetas con los ‘apellidos’ (el termino ‘black’) como los que aparecen en este caso”, declaró Azaola. "Hasta ahora solo conocía las ‘Visa’ de empresa, que exigen justificantes de todo y si no pues no se pagan, y las particulares", apuntó. No obstante, sí quiso dejar claro que los archivos de Excel donde están recogidos sus movimientos bancarios, cuestionados por las defensas por estar “plagados de errores”, “no han sido manipulados” porque “son los mismos que figuran en el sistema de la entidad”.

Ante las quejas de algunos abogados defensores, el jefe de auditoría del banco les replicó que “si hubo uso fraudulento, como algunos han dicho, los responsables de realizar la denuncia son los propios usuarios”. Por ello, insistió en que en este caso “hay dos responsabilidades”, “activas” por parte de quienes conscientemente se habrían apropiado de fondos con las tarjetas, y “pasivas” de los que igual no fueron conscientes pero tampoco denunciaron unos hechos con apariencia de irregulares. “Y eso es negligencia”, apostilló.