Bankia confía en devolver otros 1.500 millones al Estado en tres años y en acelerar su privatización

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. / Efe

El plan de la entidad pasa por incrementar un 62% su beneficio, captar 400.000 clientes y depender menos de las hipotecas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, espera que el Plan Estratégico que ha presentado hoy la entidad financiera “ayude a que el Estado venda su participación al mayor precio posible”. Y cuenta con que lo haga en los plazos establecidos hasta ahora: a finales de 2019, el 60% que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se encuentre en manos de otros inversores. Pero antes de que eso ocurra, el banco ha ideado un plan estratégico en el que se centra en la retribución a sus accionistas de 2.500 millones de euros en los tres próximos ejercicios a través del incremento del dividendo, que podría suponer entre un 45% y un 50% del beneficio frente al 39% actual, y con el exceso de capital que se genere más allá del 12%. De toda esa cantidad, llegarían a las arcas públicas unos 1.500 millones de euros, según ha anticipado el grupo.

Esta cuantía se uniría a los 2.863 millones que Bankia ya ha reintegrado al Estado en los cuatro últimos años tanto a través de dividendos anuales como por la colocación de dos paquetes accionariales, lo que representaría casi 4.400 millones de euros, aproximadamente un 25% de los 18.000 millones de euros inyectados al grupo desde 2012, sin contar con las ayudas concedidas previamente para sufragar el conflicto de las participaciones preferentes. En cualquier caso, la cifra estará aun lejos de alcanzar todo el dinero aportado por la Administración Pública en su momento para evitar su quiebra. El propio presidente no ha querido dar por seguro que se devuelva toda esa cantidad de dinero.

Goirigolzarri espera que con el nuevo plan “sea bien recibido por el mercado”, para que ello provoque un incremento del precio de la acción. “Hay apetito entre los inversores institucionales”, ha señalado el presidente de Bankia, para quien “es un buen momento” para acometer la venta de otro paquete accionarias, aunque ha recordado que la última decisión depende del Ministerio de Economía.

Una vez liberada de buena parte de las restricciones impuestas por la Unión Europea por la inyección de ayudas públicas, Bankia quiere abrirse a nuevos negocios y mejorar la cuota de mercado en diferentes mercados para conseguir que el banco “sea el mejor de España”, según ha indicado Goirigolzarri. El banco prevé alcanzar un beneficio de más de 1.300 millones de euros en 2020, lo que supone un 62% más que el obtenido en 2017, así como elevar su ROE (rentabilidad sobre fondos propios) al 10,8%.

Además, el grupo quiere captar a 400.000 clientes en este periodo a medio plazo, así como aumentar la vinculación de los usuarios que ya tienen, lo que les permitiría “incrementar ingresos y elevar las cuotas de mercado en productos rentables como los créditos al consumo, la financiación a empresas, los fondos de inversión o los medios de pago”, ha indicado el consejero delegado, José Sevilla.

En el foco prioritario de Bankia no se encuentra una mayor contratación de hipotecas. Hasta ahora, el peso de los créditos sobre vivienda era del 61% en el balance de Bankia y BMN y se situará en poco más de un 54% en el año 2020. Bankia, cuyos ingresos se encuentran muy ligados a las hipotecas y a la evolución del euríbor, considera que esta cartera ya tiene un peso “muy elevado” y lo razonable es “reducirlo”, para crecer en el campo hipotecario con préstamos de mayor calidad y evitar esa excesiva dependencia que tienen ahora.

Por otra parte, el grupo, que completará la fusión tecnológica con BMN a mediados de mes, no se plantea ningún recorte adicional de personal y oficinas tras cerrar el ERE con los sindicados a mediados de febrero. Tampoco tiene previsto realizar ninguna adquisición y solo quiere crecer en términos orgánicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos