Bruselas eleva hasta el 2,6% el crecimiento español en 2018 pese al limbo Cataluña

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker./Efe
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. / Efe

La Comisión mejora las nuevas previsiones del Gobierno en una décima y las del FMI en dos

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

Suma y sigue. España, pese a las dudas generadas por Cataluña y como ha adelantado EL CORREO en su edición impresa, ha recibido hoy el respaldo de la Comisión Europea con una revisión al alza del crecimiento respecto a las previsiones macroeconómicas publicadas el 9 de noviembre. Bruselas cree que el PIB de la cuarta economía de la Eurozona será del 2,6% en 2018, una décima más de lo estimado hace tres meses por estos mismos funcionarios comunitarios y también una décima más de la reciente actualización anunciada por el presidente del Gobierno, que apostó por un 2,5% en lugar del 2,3% que estaba vigente. La Comisión, como suele ser habitual, ha sido también más optimista que el FMI, que en enero cifró el crecimiento en el 2,4%.

Más información

Todas estas cifras han sido anunciadas a mediodía por el comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici. Se ha tratado de una presentación diferente a las habituales de los últimos años ya que sólo se han incluido los indicadores de crecimiento e inflación. Tanto el déficit como el paro, las dos grandes bestias españoles, no se han analizado. «Se vuelve a la metodología de antaño. Sólo serán completas las previsiones de primavera y otoño, así que éstas, las de invierno, iniciarán una nueva época», explican estas mismas fuentes, que achacan estos cambios a la bonanza de la economía.

Lo que sí se ha publicado es la inflación, que en le periodo 2017-2019 será del 2%, 1,6% y 1,5%, respectivamente (en la Eurozona, por su parte, del 1,5%, 1,5% y 1,6%). Respecto a la evolución del PIB, la Comisión mantiene que el crecimiento de 2017 se cerró en el 3,1% (misma cifra que Madrid), que el de este año será del 2,6% y que el de 2019 seguirá, como se dijo en noviembre, en el 2,1%. Porcentajes que hacen que España siga por encima de la media de la Eurozona (2,4% y 2%, en 2018 y 2019), del conjunto de la UE (2,3% y 2%) y varias décimas por encima de Alemania (2,3% y 2,1%), Francia (2% y 1,8) y sobre todo Italia, que crecerá al 1,5% y al 1,2% del PIB, respectivamente, este año y el que viene. La locomotora del club sigue teniendo matrícula española.

Sin embargo, los nubarrones del conflicto político catalán siguen sin despejarse. Moscovici, recientemente, señaló este problema, las negociaciones para formar Gobierno en Alemania y las futuras elecciones italianas como los tres grandes elementos de incertidumbre que se ciernen sobre el club. Esto, claro, con el permiso del ‘Brexit’ y de las agresivas políticas fiscales y monetarias de Donald Trump.

El déficit, a la espera del 3%

Respecto a la prórroga presupuestaria, la Comisión liderada por Jean-Claude Juncker ya no tiene las prisas de antaño después de comprobar que España, a su modo y en ocasiones a regañadientes, ha cumplido con los objetivos de déficit fijados. De hecho, es muy posible que 2017 se haya cerrado al 3% del PIB o incluso algo por debajo, lo que supondría que por primera vez en una década, Madrid cumpliría con las reglas establecidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y podría salir del procedimiento de déficit excesivo, una decisión que se adoptará en primavera. Según las previsiones de noviembre, España iba a cerrar 2017 con el 3,1%, lo que le situaría en el peor país de la UE seguido de cerca por Francia.

Según el último cuadro macro elaborado por el Ministerio de Economía, el desajuste fiscal de 2018 será del 2,3% frente al 2,2% pactado con la UE. Bruselas, por su parte, cree que será del 2,4%. Estas dos décimas, sobre el papel, supondrían un ajuste de unos 2.000 millones, pero una vez que ya se logra estar por debajo del 3%, la presión afloja y mucho. Ahora, se centrará en la deuda, que ronda el 100% y debería estar al 60%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos