Los desahucios del alquiler toman el relevo de los hipotecarios al subir un 4%

Protesta anti-desahucios en San Sebastián./EFE
Protesta anti-desahucios en San Sebastián. / EFE

El 60% de las actuaciones judiciales por impago se lanzan en arrendamientos mientras que las que sufren los propietarios caen al mínimo pre-crisis

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La recuperación económica está aflorando un problema inesperado para muchos propietarios de vivienda que las alquilan como consecuencia de los impagos a los que tienen que hacer frente por la imposibilidad de sus inquilinos para abonarles el recibo mensual. Los lanzamientos -las actuaciones judiciales posteriores a la ejecución inicial de una vivienda, que llevan al desalojo de un inmueble, con o sin actuación policial- sobre inquilinos registraron un incremento del 4,3% durante el año pasado, según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Se trata de 35.666 casos, que ya llegan a representar casi seis de cada diez intervenciones autorizadas por los jueces para hacer frente a la morosidad de los arrendatarios. El otro 30% de los lanzamientos corresponden casi en su totalidad a los derivados de ejecuciones hipotecarias, donde se registraron 22.330 casos, lo que representa una caída del 15,4% en términos interanuales. El conjunto de los lanzamientos fue de 60.754 el año pasado, un 3,6% menos que en 2016 como consecuencia del efecto estadístico que aportan la menor intensidad de los desahucios de viviendas hipotecadas, en continuo descenso.

Esta dualidad en los impagos de vivienda se produce justo en el momento en el que más están subiendo los precios de los alquileres, por una parte, y mejor comodidad existe entre los hipotecados a la hora de hacer frente a sus cuotas, con un euríbor en negativo desde hace casi dos años, lo que abarata las cuotas de forma relevante. En cambio, en el caso del mercado del arrendamiento los alquileres están sufriendo un encarecimiento como hacía años que no se veía en este mercado.

En 2017, el incremento medio de los precios por arrendar una vivienda fue superior al 10%, aunque en algunas ciudades ese repunte superó ampliamente el 15% con respecto a los datos de 2016. El centro de muchas urbes se ha convertido en prohibitivo como consecuencia, entre otras razones, de la proliferación de pisos turísticos cuya actividad ha elevado los precios en detrimento de los arrendatarios fijos, cuyos presupuestos ya no pueden asumir en muchos casos este tipo de pagos.

Cataluña fue la comunidad autónoma en la que más intervenciones de desahucio por alquiler tuvieron lugar en 2017, con 8.624 casos, seguida por la Comunidad de Madrid, con 5.000 actuaciones, y por Andalucía con 4.713 registros. Sin embargo, en el ranking de lanzamientos por hipotecas no aparece Madrid, y sí se incorpora la Comunidad Valenciana junto a catalanes y andaluces.

Un 60% menos desde 2009

En cuanto a ejecuciones hipotecarias -el primer paso que dan los bancos cuando registran tres meses de impagos-, se iniciaron 30.094 en 2017, con un descenso cercano al 38%. La mejora de las rentas que viven las familias, así como el efecto euríbor, que sigue en mínimos, permite esta nueva realidad después de años de crisis en los que se llegaron a iniciar más de 93.000 ejecuciones, como ocurrió en 2009 y 2010. Si se toman como referencia esos años, la caída ha superado el 60% hasta ahora. Los datos del año pasado suponen la cifra más baja de las registradas en toda la crisis, cuando ésta comenzó en 2008. Desde 2010 el descenso ha sido casi continuo, con 77.854 casos en 2011, 91.622 en 2012, 82.680 en 2013, 80.749 en 2014, 68.165 en 2015 y 48.410 en 2016.

Esta caída ha discurrido en paralelo a la reducción de la tasa de morosidad asumida por la banca, inferior al 8% en 2017, algo que no ocurría desde hacía más de seis años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos