Driveer.es, innovación cántabra al servicio del transporte de mercancías

Cristian Antuñano y Rafael Martín han centrado su plataforma en el sector del transporte de mercancías entre particulares./Daniel Pedriza
Cristian Antuñano y Rafael Martín han centrado su plataforma en el sector del transporte de mercancías entre particulares. / Daniel Pedriza

Dos jóvenes emprendedores de Cantabria lanzan una plataforma de transporte de mercancías basada en la economía colaborativa

Álvaro G. Polavieja
ÁLVARO G. POLAVIEJASantander

Llevar y traer, transportar, es uno de los oficios más antiguos del mundo. Porque todos necesitamos cosas que no tenemos a mano, y tenemos a mano cosas que otros necesitan. Y el transporte es el encargado de reunir esas ofertas con sus correspondientes demandas. Un sector que mueve miles de millones de euros al año en todo el mundo, y que a día de hoy vive uno de sus mejores momentos de la Historia: nunca se habían transportado tantas cosas, entre otras razones porque nunca había habido tantas cosas, ni tanta gente capaz de adquirirlas, ni las comunicaciones necesarias para resolver la ecuación. La situación es tal que, debido al auge de internet y del comercio electrónico, las grandes multinacionales de este sector casi no dan a basto para cubrir tanto transporte. Y es en ese punto donde, una vez más, la tecnología llega para ofrecer soluciones inimaginables hace unos pocos años. En el caso de Cantabria y de España, esa solución tiene forma de plataforma digital y recibe el nombre de Driveer.es, la 'criatura' de Rafael Martín González (Santander, 1992) y Cristian Antuñano Sarmiento (Castro Urdiales, 1994). Estos dos jóvenes emprendedores de Cantabria lanzaron hace poco más de dos meses esta plataforma digital, que conecta a gente que necesita enviar algún tipo de mercancía (los llamados 'senders') con quienes van a realizar un determinado trayecto y pueden encargarse de su transporte y entrega (conocidos como 'driveers'). Rafael Martín define esta herramienta como «una plataforma de transporte de paquetería basada en la economía colaborativa. El objetivo es aprovechar los viajes que realiza la gente por España, tanto si son por trabajo, placer o por ocio, para que transporte mercancía; así esa persona puede ahorrar costes en su propio transporte, y la persona que envía el paquete lo haga a un precio más reducido... Al fin y al cabo, todos salen ganando, que es nuestra idea».

Una idea sencilla, aparentemente. Como AirBnB, Facebook o el propio BlaBlaCar. Pero su desarrollo encierra muchas más batallas de las que puedan imaginarse: definir la idea, convertirla en un proyecto viable, establecer los pasos a dar en la evolución del proyecto, completar el desarrollo técnico, superar trabas administrativas... La realidad a la que se enfrenta cualquier emprendedor en España. Aunque cuando se conocieron ambos tenían claro que querían montar un proyecto emprendedor de base tecnológica, la iniciativa de estos cántabros ha vivido numerosos revisiones hasta definirse y convertirse en Driveer.es. «Estuvimos mirando modelos de negocio que hubieran funcionado en Estados Unidos y descubrimos que allí, en materia de plataformas colaborativas, el sector del transporte está muy desarrollado: no es que existan plataformas como BlaBlaCar, es que las hay que reúnen a gente que sólo hable de un tema dado, como Star Wars. Entonces vimos que a nivel de transporte de personas había muchas plataformas, pero que en el sector logístico casi no había nada o estaba poco consolidado, y decidimos aprovechar ese nicho de negocio y especializarnos en el sector del transporte genérico y de la segunda mano», explica Cristian Antuñano, quien apunta a nuevas etapas de desarrollo para ampliar las funciones de Driveer.es hacia el mercado de los profesionales del transporte.

Seguridad y confianza

Convencidos de la necesidad de ofrecer las máximas garantías a los usuarios, estos dos jóvenes establecieron la seguridad y la flexibilidad como cimientos de su plataforma: «Hasta ahora nos hemos centrado en ofrecer un servicio seguro y flexible, y en una segunda fase nos estamos centrando en destacar que Driveer.es es una plataforma rápida, muy cómoda y barata en relación a los costes tradicionales en el envío de mercancías entre particulares», explica Cristian Antuñano. También han seguido avanzando en la mejora de la confianza de los usuarios, y para ello han firmado un acuerdo con la compañía aseguradora AXA, un paso que según Rafael Martín «es un acuerdo fundamental para nosotros, porque lo primero que nos preguntan siempre es si es seguro, y tener a una empresa internacional detrás va a ayudar a disipar todas las dudas». Gracias a ello los usuarios pueden asegurar sus envíos en dos formatos, uno para envíos menores y otro 'premium', destinado a envíos más valiosos y voluminosos.

Del P2P al B2B

Si el transporte de mercancías entre particulares es la base de la actividad de Driveer.es, sus fundadores plantean nuevas funcionalidades específicamente enfocadas a los servicios profesionales de transporte de mercancías. Un objetivo ambicioso, que encaran teniendo muy presentes las experiencias de otras compañías tecnológicas como Uber. En ese sentido, Driveer.es no pretende acceder a este mercado como un nuevo competidor, sino integrándose como un importante valor añadido: completar las cargas de los vehículos profesionales, aprovechar los viajes de retorno... Buscan generar nuevas vías para que los profesionales puedan rentabilizar su actividad sin entrar en conflicto con este sector. Ese es su próximo paso: introducir la economía colaborativa en el mercado tradicional: pasar del P2P (’people to people’) al B2B (’bussines to bussines’).

Tras casi dos años de trabajo, de cientos de reuniones y de pasar por diferentes programas de aceleramiento de 'startups' como la tutorización de Sodercán, primero, y el Coworking del Ayuntamiento de Santander, el Banco Santander y la Escuela de Organización Industrial (EOI), después, Driveer.es se ha situado como la plataforma de transporte de mercancías entre particulares más potente de España.

«Nosotros ofrecemos total flexibilidad a los usuarios tanto en lugares de entrega y recogida como en lo referente al precio. Una vez entregado el paquete, el conductor recibe un código que nos confirma que todo ha ido bien, y en ese momento realizamos el pago», explica Cristian Antuñano. «Empezamos poco a poco pero vamos ganando usuarios», añade Rafael Martín. Por lo que a ellos respecta, no han regateado a la hora de desarrollar Driveer.es: «Se ha desarrollado con el mismo software que AirBnB o BlaBlaCar», destaca Antuñano. El premio al mejor proyecto del Coworking Santander puede ser sólo el principio.

Fotos

Vídeos