La economía cántabra aceleró su crecimiento en el último trimestre de 2017 y cerró en el 2,6%

El año pasado el turismo ha tenido unos resultados muy positivos en Cantabria, ayudando al crecimiento económico./Javier Cotera
El año pasado el turismo ha tenido unos resultados muy positivos en Cantabria, ayudando al crecimiento económico. / Javier Cotera

El Indicador Santander estima en un 0,6% el aumento de octubre y diciembre y destaca las buenas perspectivas de la industria

MARÍA ÁNGELES SAMPERIO SANTANDER.

La economía de Cantabria ha acelerado su crecimiento en el último trimestre de 2017, que cierra con un incremeno del 2,6%, lo que mejora en dos décimas la previsión de la Contabilidad Regional de España realizada por el Instituto Nacional de Estadística que en la revisión de diciembre del año anterior había fijado en un 2,4%. Esta es la principal conclusión del Indicador de Actividad Económica Santander, que fija el aumento en un 0,6% entre los meses de octubre a diciembre. Sin embargo, este avance de la economía regional es inferior al de la española que acabó el año en el 3,1%. Pese a ello, el informe señala la tendencia a una menor brecha respecto a la evolución nacional.

Desde la perspectiva de la oferta, el sector manufacturero se une al dinamismo de los servicios de mercado, indica la publicación 'La economía de Cantabria', que edita el Gobierno regional con la colaboración de Banco Santander. El número de febrero señala que 2017 cierra en zona expansiva (2,6%) y con creación de empleo. También pone de relieve que la actividad industrial se mantiene pujante y con buenas perspectivas.

LOS SECTORES

Industria
Se sustenta un robusto crecimiento de la producción industrial, con un promedio anual del 7,6% de la producción y del 12,3% de la facturación.
Construcción
Expansión tanto de la obra pública en ingeniería civil como de la edificación privada. En obra pública, la licitación fue casi un 30% en relación a 2016.
Servicios
Mantuvo una evolución favorable, acelerada en el cuarto trimestre del año. Las cifras de negocio crecieron un 6,5% y el turismo tuvo un año excepcional.

Por el lado de la demanda, el consumo privado interno vuelve a ser determinante, aunque con una contribución menguante. Respecto al gasto público, se estima una tendencia al alza moderada. Desde la perspectiva de la inversión, se vislumbra volatilidad en el componente de equipo y consolidación del proceso de recuperación en el segmento inmobiliario. Cabe destacar que los depósitos, tanto del sector público como del privado, superan a los pasivos, evidencia del proceso de reconducción de los desequilibrios financieros preexistentes. En cuanto a la demanda externa, las exportaciones contuvieron su corrección en la recta final del ejercicio, mientras que las importaciones siguieron pujantes en consonancia con el proceder de la demanda nacional. De cara al futuro, el crecimiento de la Zona Euro y la mayor sincronización global contribuirán positivamente este componente del PIB.

Desde la perspectiva de la oferta, el sector servicios de mercado se mantiene acelerado, pese al tono más moderado de algunas de sus ramas. Paralelamente, la industria sostiene un crecimiento robusto y la expansión continúa en la construcción, de la mano de la obra pública y una demanda inmobiliaria que despierta a la edificación privada.

Buen año para el turismo

La demanda turística confirma las buenas expectativas. 1.217.133 viajeros se alojaron en hoteles de Cantabria en 2017, nuevo récord. Las pernoctaciones en estos establecimientos alcanzaron la cifra de 2.808.820, máximo histórico, con un aumento del 3,4%.

En el ámbito del transporte, el Aeropuerto Seve Ballesteros Santander cerró 2017 de nuevo próximo al millón de pasajeros, umbral sólo superado en dos ocasiones.

En cuanto a los precios, las rúbricas más volátiles tendieron a acelerarse por el alza del petróleo. La pujanza de la demanda mundial, unida al cumplimiento de los acuerdos de la OPEP y a tensiones de índole política, originaron este incremento, en parte mitigado por la apreciación del euro. Pese a todo, la inflación permanece lejos del objetivo del BCE.

En el cuarto trimestre de 2017, según la Encuesta de Población Activa (EPA), cayó la ocupación y se incrementó el desempleo, con una estacionalidad desfavorable. La tasa de paro se situó en el 13,5%, con un diferencial de tres puntos y una décima respecto al dato nacional (16,6%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos