Fiscalía y administradores concursales recurren la declaración del concurso de B3 Cable como fortuito

Instalaciones de b3 Cable en Maliaño
Instalaciones de b3 Cable en Maliaño / Andrés Fernández
  • Ambas partes pedían para los acusados, los anteriores propietarios, ocho años de inhabilitación y la devolución de los 6,3 millones de euros

El Ministerio Fiscal y los administradores concursales han decidido recurrir ante la Audiencia Provincial la sentencia del Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Santander del pasado mes de septiembre que declaró fortuito el concurso de B3 Cable.

Después de estudiar en profundidad la sentencia, los administradores concursales, que en un principio no tenían previsto recurrir, han decidido apelar a la Audiencia en un caso al que han dedicado "un gran esfuerzo" y en el que consideran que el fallo del Juzgado de lo Mercantil "no ha entrado en todos los aspectos" que se cuestionaban, según han señalado en declaraciones a Europa Press.

Tanto los administradores concursales como la Fiscalía reclamaban que se calificara de culpable el concurso y se responsabilizara a los anteriores dueños británicos de la fábrica de Maliaño, por el supuesto desvío de fondos por importe de 6,3 millones de euros a paraísos fiscales con motivo de la operación de compraventa de la factoría en 2008.

Su objetivo era que los anteriores dueños, a los que acusaron de pagar con dinero de B3 facturas a una empresa de la que también eran socios, restituyeran el dinero defraudado. Tanto la Fiscalía como los administradores concursales pedían para los acusados ocho años de inhabilitación y la devolución de los 6,3 millones de euros.

La sentencia del Juzgado de lo Mercantil, fechada el 19 de septiembre y consultada por Europa Press, considera "probado que la factura objeto de controversia no fue emitida a sabiendas de su perjuicio porque a fecha de la compra no existía una infracapitalización y la empresa no se encontraba en pérdidas".

"Estas pérdidas -añade el fallo- parece más bien que deben ser atribuidas a cambios imprevistos en el mercado tanto del cobre (tuvo que cambiarse el proveedor) como en la política de compra de uno de sus mayores clientes".

"Esto sumado a la deuda total en el momento de la declaración del concurso, hace que no puedan atribuirse todos los problemas de la sociedad a un servicio pagado cuatro años antes de la declaración del concurso cuyo precio pudo haber sido inusualmente alto pero no como para ser la verdadera causa del concurso", concluye la sentencia del Juzgado de lo Mercantil.

Tras el recurso de la Fiscalía y los administradores concursales, será la Audiencia provincial la que tendrá que pronunciarse sobre el concurso de B3 Cable.

Causa penal en instrucción

Mientras tanto, continúa tramitándose en el Juzgado de Instrucción nº 4 de Santander la causa penal contra los directivos del grupo británico, fruto de la querella criminal que presentaron los administradores concursales, a la que luego se sumó otra querella de la Agencia Tributaria.

Ambas querellas se han acumulado en el mismo procedimiento, que según los administradores concursales se aventura "largo y complejo" puesto que además incluye comisiones rogatorias.