El acuerdo marco de Sidenor se firmará hoy en cada planta del grupo

Trabajadores de Sidenor saliendo de la fábrica de Reinosa.
Trabajadores de Sidenor saliendo de la fábrica de Reinosa. / Javier Cotera
  • Las secciones sindicales de las distintas fábricas ratificaron ayer el pacto en reuniones con sus afiliados y trabajadores

Desde mañana, más de 2.000 trabajadores de Sidenor –todos menos los de la planta de Azcoitia, con convenio propio– disponen de un nuevo acuerdo marco que regulará sus relaciones laborales durante los próximos cinco años y dotará al grupo, según destacó ayer el sindicato CSI-F, uno de los firmantes junto a CC OO, UGT y USO, de una "estabilidad laboral clave para afrontar los problemas del sector siderúrgico y de la forja pesada, especialmente en Reinosa".

Los sindicatos firmantes, que representan al 76% de la plantilla global del grupo, han optado por ratificar el texto en reuniones celebradas por las distintas secciones sindicales en cada planta. Hoy, de la misma manera, el acuerdo marco será firmado en cada una de las plantas del grupo (Reinosa, Basauri, Vitoria, Oficinas Generales e I+D).

Al margen del pacto han quedado los sindicatos vascos ELA y LAB, que lo rechazan porque consideran que implica un aumento de la jornada laboral y no vincula el incremento salarial pactado a la evolución del Índice de Precios al Consumo.

La dirección de Sidenor y los sindicatos mayoritarios han logrado cerrar en menos de un mes los dos asuntos claves para el grupo: el Expediente de Regulación Temporal de Empleo que se aplicará durante dos años a las fábricas del grupo y el acuerdo marco que durante cinco años regirá las relaciones laborales. Asistentes a las largas reuniones celebradas durante este mes en Basauri y Bilbao (muchos días cerradas de madrugada) han destacado a El Diario que la clave ha sido la profesionalidad aplicada en la negociación por ambas partes.

Una de las cuestiones que destacan es la larga duración del acuerdo marco, cinco años, algo sin embargo no inusual en Sidenor, ya que el agotado en diciembre fue firmado en su día por cuatro años.

Ambas partes consideran que ese lapso de tiempo, que a priori garantiza paz social y estabilidad en el empleo, puede resultar clave para apuntalar la incipiente recuperación del mercado siderúrgico que se ha experimentado en las últimas semanas, percibida como un aumento de actividad en algunas de las secciones de las diferentes fábricas de Sidenor.

Pero la lectura sobre las bondades del acuerdo marco ofrece distintos matices. Desde la fábrica de Reinosa, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Gutiérrez (CC OO), además de destacar que el acuerdo y el ERTE son garantías para el actual empleo y la viabilidad a medio plazo de la compañía, considera que "ahora, la empresa debe centrarse en aplicar un plan industrial".

Desde la dirección de Sidenor, el foco es otro y se centra en destacar los aumentos en flexibilidad y jornada junto a los instrumentos que permite el ERTE en vigor durante los próximos dos años: "Sidenor podrá colocarse en los mismos niveles de las empresas con las que compite en Europa, así como en los de sus principales clientes del sector del automóvil, todo ello con el objetivo de recuperar la senda de la competitividad", indicó la compañía en una nota el día en que se notificó el acuerdo, el pasado 28 de diciembre.

Queda pendiente por notificar la decisión del grupo siderúrgico sobre si mantiene la actividad en el tren de laminación de Reinosa o en el de Azcoitia. La decisión conllevaría el cierre de uno de ellos durante un periodo indeterminado de tiempo hasta que se recuperen en mayor medida los pedidos y el mercado. En Reinosa, el tren de laminación emplea a unos 120 trabajadores.