Aprobada la enmienda que facilitará la entrada de Sodercán en el capital de Sidenor

Grandes piezas en un taller de Sidenor en Reinosa.
Grandes piezas en un taller de Sidenor en Reinosa. / Andrés Fernández
  • Revilla se muestra "relativamente optimista" sobre la posibilidad de un acuerdo y la no aplicación del ERTE

Sodercán ya tiene un apoyo parlamentario en su larga negociación con Sidenor para proporcionar una garantía de empleo y continuidad a la fábrica de Reinosa. Y lo ha recibido cuando las conversaciones con la dirección de la compañía presidida por José Antonio Jainaga están en su recta final y los preacuerdos trabajosamente discutidos a punto de plasmarse en un documento en los próximos días.

El apoyo es la enmienda aprobada ayer en la comisión de Economía del Parlamento de Cantabria en la que se pide al Gobierno y a Sodercán que se trabaje por la continuidad de esta empresa con las herramientas e instrumentos disponibles. El texto fue planteado de forma conjunta por PRC y PSOE y ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos a excepción de Podemos, que se ha abstenido.

La formación morada ha aclarado que "respaldará" al Gobierno para garantizar la viabilidad de la empresa pero no contempla que se destinen recursos públicos a través de créditos o la entrada en el capital de la compañía sin que haya antes un "plan claro" que garantice el mantenimiento de su actividad y de los empleos. En este sentido, los regionalistas han garantizado que el Gobierno prestará su apoyo a Sidenor pero "siempre" después de haber presentado un plan del tipo al que reclama Podemos, además de que cuente con el respaldo de los trabajadores y de que garantice el empleo y el mantenimiento de la actividad.

Lo cierto es que la negociación va en este sentido: Sodercán tomará una participación accionarial en Sidenor y exigirá a cambio el mantenimiento de la actual plantilla durante un periodo establecido de tiempo y la no aplicación del ERTE en la fábrica campurriana, además de otras condiciones jurídicas y técnicas que ahora se ultiman y sobre las que se pedirá el apoyo previo del Parlamento y del comité de empresa.

La decisión de Sidenor de empezar a negociar la implementación del ERTE únicamente en Reinosa se ha visto como una presión añadida en el proceso de discusión, pero sin especial dramatismo. Por eso, al día siguiente de conocer por El Diario Montañés la medida, desde el Gobierno se ratificó con firmeza en que la no entrada en el ERTE de la plantilla campurriana era "una línea roja". Y lo mismo cabe decir, por tanto, del mantenimiento de la actividad de laminación, por cuanto cualquier restricción supondría la aplicación de una regulación de empleo para los trabajadores afectados.

Precisamente el ERTE aprobado en su día por la mayoría sindical formada por CC OO, UGT y USO, con la inclusión de CSI-F, se enfrentará el próximo día 28 al escrutinio de la Audiencia Nacional tras la denuncia presentada por los sindicatos ELA y LAB, que no lo firmaron, como tampoco aceptaron el acuerdo marco apoyado por la misma mayoría sindical.

Revilla, "optimista"

Casi a la vez en que se producía esta aprobación, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se mostró ayer "relativamente optimista" respecto al futuro de la fábrica y aseguró que la semana que viene se podrían producir noticias sobre el acuerdo. Revilla desveló que habló el lunes con el presidente de Sidenor, José Antonio Jainaga, "y también se mostró relativamente optimista sobre la posibilidad de un acuerdo".

"Y en esas estamos. Yo creo que la semana que viene puede haber noticias", dijo Revilla, quien explicó que Jainaga le ha dicho que estén tranquilos porque en un horizonte de medio plazo no están previstos despidos traumáticos en la factoría de Reinosa.