SEG Automotive garantiza su compromiso de continuidad en la fábrica de Treto

SEG Automotive garantiza su compromiso de continuidad en la fábrica de Treto
Abel Verano

José Luis Gutiérrez asegura que la firma quiere «continuar siendo un empleador atractivo en Cantabria»

DM .
DM .Santander

SEG Automotive ya no es Robert Bosch, pero el cambio de dueños y de firma no va a suponer, según sus nuevos propietarios, ningún riesgo para su futuro. Hoy mismo, 9 días después de completarse el proceso de adquisisión, la dirección ha vuelto a garantizar su compromiso de continuidad con la estrategia local y los empleados de la antigua fábrica de Bosch en Treto (Cantabria)

Una vez completado el proceso de adquisición de la división mundial de motores de arranque y alternadores por la compañía china ZM, SEG Automotive operará de manera independiente, incluyendo la división española SEG Automative Spain, en el desarrollo y producción de motores de arranque y alternadores, así como en un enfoque orientado hacia el futuro en términos de movilidad eléctrica (e-mobility), indica hoy en un comunicado la nueva compañía.

El director de SEG Automotive Spain, José Luis Gutiérrez, explica que, pese a que el nombre es nuevo, «los muchos años de experiencia, la competencia profesional y el compromiso» contribuirán al éxito en esta etapa empresarial. «Nuestras instalaciones en Treto habrán de jugar un papel aún más importante en el negocio mundial de SEG Automotive, y a la vez continuar siendo un empleador atractivo en Cantabria», añade.

Gutiérrez ha destacado que esta división, perteneciente hasta ahora a Bosch, ha mejorado «continuamente» la eficiencia y la funcionalidad de los motores de arranque y de los alternadores para turismos y vehículos comerciales, sobre todo «al inventar los motores de arranque tipo Start/Stop, que han marcado la pauta en las tendencias del mercado».

La nueva compañía plantea continuar la expansión de sus contribuciones técnicas para la reducción de emisiones de CO2 en turismos y vehículos comerciales, afrontando así un desafío de protección al medio ambiente, de manera global, y a lo largo de toda la gama de tecnologías de propulsión.

A juicio de SEG Automotive, los fabricantes de vehículos apuestan por «mayores retos» en términos de reducción en el consumo de combustible, además de requerir nuevas soluciones para alcanzar los objetivos de protección medioambiental.

Con 16 centros de trabajo mundiales, más de 8.000 empleados y una «poderosa»gama de productos, SEG Automotive considera que está preparada para afrontar los retos actuales y futuros de los fabricantes de vehículos. En este sentido, el CEO de SEG Automotive, Ulrich Kirschner, afirma que el nuevo propietario suma, a lo ya conseguido en estas divisiones de Bosch, un «gran potencial» para el desarrollo de innovaciones y para continuar el crecimiento a nivel global, en particular «en los mercados chino y norteamericano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos