Un juzgado vuelve a condenar a GSW a readmitir e indemnizar a otro sindicalista de USO

Imagen de archivo de una concentración de trabajadores de GSW ante la sede del Gobierno regional./Javier Cotera
Imagen de archivo de una concentración de trabajadores de GSW ante la sede del Gobierno regional. / Javier Cotera

El despido de este trabajador y de otro compañero, en cuyo caso la sentencia también fue condenatoria para la empresa, se produjo en mayo del año pasado por «repartir pasquines sindicales» en la fábrica de Nueva Montaña

DM .
DM .Santander

El Juzgado de lo Social número 1 de Santander ha condenado a Global Steel Wire (GSW) a readmitir e indemnizar a un segundo representante sindical de USO que fue despedido el pasado mes de mayo, alegando la empresa unas supuestas «causas organizativas» que no ha podido justificar.

El despido de este sindicalista y de otro trabajador, en cuyo caso ya recayó sentencia, también condenatoria para la empresa, se produjo el pasado 15 de mayo tras repartir pasquines sindicales en la fábrica de Nueva Montaña. Unos días antes estos dos trabajadores habían constituido la sección sindical de USO en la planta.

En el caso del otro trabajador en febrero se conoció ya el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) tras el recurso de la empresa, que ratificó la nulidad del despido y condenó a la empresa a la readmisión y a indemnizarle con 9.000 euros.

Ahora, en una sentencia del 19 de abril, el Juzgado de lo Social número 1 de Santander determina que el despido del otro trabajador, también delegado sindical de USO, es igualmente nulo.

El juez entiende que hay «indicios suficientes» en este caso de vulneración del derecho de libertad sindical, porque el trabajador despedido se opuso en asambleas a un preacuerdo entre la dirección y el comité de empresa y se afilió en USO y formó una sección sindical, cuando esa organización mantiene una postura beligerante con las empresas del grupo.

Además, el juez se refiere a una «falta total de acreditación de las causas justificativas del despido» y alude a que la empresa podría haber querido «cortar de cuajo» la eficacia de la afiliación sindical del trabajador a USO y la implantación del sindicato en la planta. A su entender, el despido es «un aviso a navegantes respecto de los trabajadores que decidan emprender una actividad sindical» frente a las decisiones de la empresa.

Además de la nulidad del despido, el juez, en una sentencia que no es firme y se puede recurrir, determina que al trabajador han de indemnizarle con 9.000 euros. También le deben pagar los salarios que dejó de percibir desde que le echaron.

Para la Federación de Industria de USO, esta nueva sentencia condenatoria «deja una vez más en evidencia la política sindical del grupo Celsa», al que pertenece GSW. «No les es suficiente la servidumbre de unos sindicatos mayoritarios gregarios y ajenos a los intereses de los trabajadores, sino que utilizan las medidas más represivas y graves para evitar cualquier atisbo o brote de libertad sindical», denuncia USO.

Tras esta nueva sentencia condenatoria a Celsa en Cantabria, USO requiere al presidente del Gobierno regional, Miguel Ángel Revilla para que cuando acuda a las plantas del grupo, «además de ir a extender cheques y posar con sus directivos para los medios gráficos, les exija a éstos el cumplimiento de uno de los pilares en el que se basa nuestro sistema democrático, la libertad sindical».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos