Rocacero construirá el graderío para renovar el campo de la Real Sociedad

Rocacero ya ha empezado a fabricar el hormigón para reformar el estadio de la Real Sociedad de San Sebastián. /Luis Palomeque
Rocacero ya ha empezado a fabricar el hormigón para reformar el estadio de la Real Sociedad de San Sebastián. / Luis Palomeque

La empresa con sede en Requejada suministrará 19.000 metros de hormigón y 60 vigas en la obra para mejorar el estadio de Anoeta

POLANCO.

La empresa cántabra Rocacero ha sido elegida para suministrar y montar las nuevas vigas y graderío que necesita la Real Sociedad de San Sebastián para la remodelación de su estadio de fútbol, Anoeta. El proyecto, que supone el derrumbe de ambos fondos y la retirada de la famosa pista de atletismo, así como la modificación de las tribunas, implica para la compañía con sede en Requejada la entrega de 19.000 metros de hormigón y 60 vigas prefabricadas.

El responsable de la firma, José Ángel Agudo, explica que los trabajos previos desarrollados en el País Vasco cimentaron los contactos para poder presentar una oferta por este contrato. Al final, tras largas conversaciones, se procedió a la adjudicación a finales de enero por un importe cercano a los dos millones de euros. El empresario admite que «el problema en un encargo de este tipo son los plazos, pues trabajamos con el calendario liguero. La temporada acaba el 31 de mayo, para cuando debemos tener terminado el fondo sur. En abril empezamos a montar la estructura pero las piezas las estamos fabricando ya en la factoría», manifiesta.

EN SU CONTEXTO

2
millones de euros supone el contrato que ha conseguido la compañía cántabra, obtenido de forma oficial a finales de enero tras un duro proceso negociador.

Estas circunstancias especiales, con el equipo guipuzcoano disputando competición liguera, condicionan en gran medida el desarrollo de la actuación y empujan a trabajar de forma externa, sin acceder al campo. La entrada al estadio llegará en verano, cuando la Real Sociedad no celebra partidos oficiales. En plazos, a finales de mayo tiene que estar acabado el mencionado lado meridional, mientras que a 31 de agosto deben estar listas las tribunas. Para el fondo norte, en cambio, aún no hay fecha concreta, aunque quedará concluido a lo largo del próximo ejercicio.

Más allá del impacto económico, según explica Agudo, el contrato supondrá la contratación de entre 12 y 14 empleados adicionales. «Ahora mismo las obras son así y se contrata más bajo demanda», detalla.

Datos

Plazos

Las exigencias particulares del cliente, un equipo de fútbol que compite en Anoeta cada dos semanas, complican el modo de atacar el proyecto. El fondo sur debe estar acabado al concluir mayo, mientras que en verano se aprovechará el parón para avanzar.

Contrataciones

Los trabajos supondrán la contratación de entre 12 y 14 nuevos empleados para poder satisfacer el encargo. Actualmente la compañía cuenta con aproximadamente 40 personas en nómina y factura entre cuatro y cinco millones por ejercicio.

Con las piezas fabricadas en Requejada, la materia prima también procede de canteras cercanas. «Al final es un reto porque cada grada tiene una forma distinta. Sin olvidar la exigencia en cuanto a resistencia y vibración cuando los aficionados estén botando. Es un proyecto bonito», sostiene, para precisar que los montajes se llevarán a cabo de noche para causar la menor molestia posible.

Fundada a mitad de los 50 por José Ribao Fernández, Rocacero dispone actualmente de cerca de 40 trabajadores y ha ido virando su actividad para sortear la crisis inmobiliaria que asfixió al sector. «Teníamos mucho negocio centrado en la edificación residencial, lo que ocurre es que casi desapareció entre 2008 y 2009. Ahora parece que resurge un poco, pero más en un ámbito de vivienda unifamiliar o pequeñas promociones», afirma. Como segunda pata, la obra pública. «Hemos hecho mucho para el AVE, puentes o carreteras», remacha.

Salida al exterior

Los retos de la construcción en la última década «nos han obligado a reinventarnos. Por ejemplo, estamos haciendo ahora un edificio con unos paneles muy especiales en Burdeos. No obstante, las piezas prefabricadas tienen un hándicap en cuanto al transporte, ya que el peso nos penaliza bastante. Nos estamos moviendo en torno a 400 kilómetros a la redonda, en especial por la zona de Francia», subraya Agudo.

Sodercán destina 3,5 millones a emprendimiento y pymes

La Sociedad Regional para el Desarrollo de Cantabria (Sodercán) ha aprobado la convocatoria de ayudas anuales dirigidas a apoyar el emprendimiento y la internacionalización de las pymes, dotadas con una partida de 3.570.000 euros, con el objetivo de fortalecer el tejido empresarial de la Comunidad.

La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, presidió el martes el Consejo de Administración de esta sociedad pública, en el que se aprobó, además, la entrada en el accionariado de Cellbiocán, según informó ayer el Gobierno.

Díaz Tezanos anunció, tras esta reunión, que los detalles de ambas convocatorias de ayudas se presentarán en una jornada de trabajo con empresarios de la región.

La vicepresidenta resaltó el interés del Ejecutivo por un modelo económico basado en el apoyo al emprendimiento y a la internacionalización de las pymes. Esto proporciona, según adujo, «un mayor impacto en términos de creación de empleo y de valor económico», así como una «garantía de permanencia de las empresas ya creadas».

Entrada en Cellbiocán

Respecto a la entrada en el accionariado de la empresa de biomedicina Cellbiocán, Sodercán aportará 240.000 euros a su capital social, en el que también están presentes el Grupo Tirso, el Igualatorio Médico y un investigador del Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (Idival).

Díaz Tezanos señaló que el Gobierno quiere impulsar este proyecto de I+D+i en el ámbito de la medicina, como «sector importante» dentro de la Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3) de Cantabria. La entrada en el accionariado «reforzará los vínculos entre los centros de investigación y las empresas, sostuvo.

Ante esta necesidad de expandir mercado, el mandatario ratifica que actualmente el peso del negocio se congrega fuera de las fronteras autonómicas. Con una facturación anual cercana a los cinco millones de euros, más de la mitad corresponde a trabajos exteriores. «Cantabria actualmente está como está, en especial en nuestro sector. Hay muy pocas obras», razona.

Con una trayectoria tan dilatada, en la que la firma fue creciendo de forma paulatina con una expansión notable desde finales de los 80 con la creación de diversas divisiones, mientras la vivienda repunta Rocacero tiene la vista puesta en otros proyectos relacionados con la construcción o reforma de instalaciones deportivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos