Torrelavega concede a Solvay la licencia de obra para modificar la planta de cloro

Planta de Solvay en Barreda./A. F.
Planta de Solvay en Barreda. / A. F.

El cambio de modelo de producción es urgente después de que el Gobierno de Cantabria no aceptara la prórroga para adaptar la planta actual a la normativa ambiental europea

ISABEL AROZAMENA y DAVID CARRERASantander

El Ayuntamiento de Torrelavega ha concedido a Solvay la licencia de obra que permitirá a la empresa química modificar su modelo de producción en la planta de cloro de la fábrica de Solvay. Fuentes municipales confirmaron la concesión de la licencia de obras solicitada por una compañía filial de la portuguesa Companhia Uniao Fabril (CUF)  con la que Solvay mantiene negociaciones para que esta invierta en la planta de Cantabria. Unas obras que rondarán el millón de euros y con las que Solvay podrá cambiar el modelo productivo, por medio de un proyecto que consiste en la adquisición y conversión en tecnología de membrana de la planta de mercurio en Torrelavega.

La intención del grupo portugués es mantener los puestos de trabajo e invertir 50 millones de euros en los próximos años en eficiencia energética del proceso y en una reducción de los efectos contaminantes.

Este cambio de modelo es urgente después de que el Gobierno de Cantabria no accediera a la prórroga solicitada por Solvaypara adaptar la planta de cloro a las exigencias medioambientales de la Unión Europea. Los servicios jurídicos del Ejecutivo han considerado que la prórroga hubiera vulnerado la normativa de la Unión Europea.

La decisión anunciada tras una larga y a veces tortuosa tramitación que ha durado 14 meses, supone que Solvay deberá cesar la producción de cloro con la actual tecnología de celdas de mercurio (considerada altamente contaminante por la UE) el próximo 11 de diciembre.

La compañía «reafirma su previsión para el año completo» y prevé que el resultado bruto de explotación crecerá entre un 6% y un 8%

CUF se dedica a la industria química y a materiales manuestructurados, y entre sus proyectos de futuro destaca su apuesta por los materiales nanoestructurados con el desarrollo de productos innovadores con base en polvos cerámicos. Tiene actividad, además de Portugal y España (Pontevedra) en Bélgica y el Reino Unido.

El grupo industrial químico belga obtuvo un beneficio neto de 832 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 205% más que en el mismo periodo de 2016, según ha anunciado la compañía. Este aumento «refleja los mayores ingresos y los menores gastos financieros».

La facturación ascendió a final de septiembre a 8.126 millones de euros, un 9% más que en el ejercicio previo, impulsada por un aumento de las ventas en todos los segmentos de negocio.

El resultado bruto de explotación (ebitda) mejoró un 8%, hasta 1.572 millones de euros, en tanto que el resultado neto de explotación (ebit) aumentó un 20% hasta 771 millones de euros. «El ebitda progresó, en tanto que el fuerte crecimiento del volumen de venta en todos los segmentos compensó los aumentos de los costes fijos y ayudó a mantener los márgenes», indicó el consejero delegado de la compañía, Jean-Pierre Clamadieu.

El grupo «reafirma su previsión para el año completo» que prevé que el resultado bruto de explotación crecerá entre un 6% y un 8% en el conjunto de 2017.

En cuanto al tercer trimestre, el beneficio neto de la compañía entre julio y septiembre se situó en 179 millones de euros, un 1,6 % más que en el tercer trimestre de 2016. La facturación aumentó un 4% con respecto al ejercicio previo, hasta 2.464 millones de euros.

Los datos

8.126
millones de euros fue la facturación de la compañía a final de septiembre, un 9% más.
11%
aumentaron las ventas netas en el negocio de fórmulas avanzadas.

Por segmentos, las ventas netas aumentaron un 11% en el negocio de fórmulas avanzadas y un 5,4 % en el de sustancias químicas de alto rendimiento, en tanto que descendieron un 1,9% en el de materiales avanzados. El resultado bruto de explotación (ebitda), por el contrario, cayó un 3,4 %, hasta 499 millones de euros, mientras que el neto (ebit) fue un 42 % menor, de 169 millones.

«Negociaciones bastante avanzadas»

El comité de empresa de la factoría de Barreda, que se ha reunido este jueves, ha confirmado que las negociaciones entre CUF y el Grupo Solvay están «muy avanzadas». Incluso asegura que el acuerdo podría cerrarse «en una semana o semanas.» Este anuncio se produce dos días después de que la dirección de la factoría en Barreda y USO mantuvieran un nuevo desencuentro. El sindicato reclamó a la empresa que informara del supuesto acuerdo, pero la dirección aseguró que, de momento, no existía. «Seguimos en conversaciones», señalaron entonces fuentes de la factoría.

El presidente del comité de empresa, Roberto García Porras (UGT), ha relatado que el acuerdo todavía no se ha firmado. «Aunque las gestiones están bastante avanzadas, quedan flecos pendientes», ha asegurado.

«Me imagino que CUF hará ofertas a la gente y los que estén interesados aceptarán, y los restantes serían recolocados dentro de la plantilla», ha indicado García Porras, apuntando que se trata de una «hipótesis» con la que se está trabajando ahora y que es «la más probable».

En este sentido, las condiciones de recolocación y otros aspectos laborales están pendientes de negociación, que se abordará una vez que se confirme que «CUF se queda, que parece muy probable pero que todavía no se ha firmado».

La próxima reunión entre el comité de empresa y la dirección de Solvay en Barreda está prevista para el 22 de noviembre.

Fotos

Vídeos