Hacienda limitará a 1.000 euros el pago en efectivo para luchar contra el fraude

vídeo

Cristóbal Montoro. / Ballesteros (Efe) I Atlas

  • El Gobierno también aprobará en el próximo Consejo de Ministros una supresión de deducciones en Sociedades para aumentar la recaudación en 4.500 millones

  • Se incrementará el gravamen al alcohol y al tabaco y se creará una tasa específica para las bebidas carbonatadas

El Gobierno prepara un potente paquete de medidas para cumplir la senda de déficit pactada con Bruselas que incluirá medidas de lucha contra el fraude y modificaciones impositivas para mejorar la recaudación. Así, el próximo Consejo de Ministros aprobará limitar el pago en efectivo a 1.000 euros, frente a los 2.500 euros actuales siempre y cuando una de las partes sea una empresa o un profesional, según confirmaron fuentes del Gobierno.

Esta iniciativa, solicitada por el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) busca reducir la economía sumergida. Asimismo, las grandes compañías iniciarán el plan de control electrónico de IVA en tiempo real a través del Suministro Inmediato de Información (SII). Una aplicación informática que será obligatoria para unos 62.000 contribuyentes.

Este sistema estaba previsto que entrara en vigor en 2017, pero finalmente fue aplazado. A falta de conocer los detalles, la idea es que las empresas remitian electrónicamente todos los detalles de sus operaciones (facturas y tiques expedidos y recibidos) que deben anotar en sus libros de registro del IVA (no la factura propiamente dicha), con el importe total de la operación, tipo de factura, identificación fiscal, objeto y destinatario.ç

Menos beneficios fiscales

En el plano de la mejora de la recaudación fiscal las principales modificaciones recaerán sobre el Impuesto de Sociedades. Hacienda eliminará deducciones que afectarán a las grandes empresas y no a las pymes. La estimación que manejan en el Ejecutivo es que esos cambios permitirán aumentar los ingresos en 4.500 millones.

Los Impuestos Especiales también sufrirá modificaciones. En concreto, habrá un incremento en el gravamen del alcohol, aunque fuentes de Hacienda explican que no afectará al vino ni a la cerveza. Además, se elevará la tasa del tabaco y se creará una tasa específica para las bebidas carbonadas.