Fidalgo advierte de que en España «hace falta mejor empleo y de más calidad»

Foto: Javier Cotera / Vídeo: Pablo Bermúdez
Foro Económico El Diario Montañés

El exsecretario de CC OO intervino en el Foro de El Diario Montañés

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

Ante un auditorio de empresarios, sindicalistas y representantes de la política y la sociedad de Cantabria, el exsecretario general de CC OO entre los años 2000 y 2009, José María Fidalgo, planteó un discurso claro y deudor de la que fue su actividad como sindicalista y, ahora, como conferenciante y actor desde la esfera privada de la realidad económica y social de España.

Fidalgo dispensó una especial atención a los problemas del empleo en España, primero en su disertación y luego en la respuesta a algunas de las preguntas planteadas por los asistentes al foro. Afirmó con rotundidad que España necesita mejor empleo y de mayor calidad y relacionó el problema con el escaso tamaño de las empresas en el país, lo que las hace tener cuadros dirigentes más endebles. Y refutó la justificación de que hace falta más flexibilidad para crear empleo que a veces exhiben los empresarios: «No me parece, y los datos sobre la temporalidad en el empleo y sobre la calidad de los contratos dicen lo contrario». Y, avisó, «no se debe confundir contratos con empleo».

Fidalgo identificó problemas pero también propuso soluciones en una intervención didáctica y amena en la que mezcló sus datos biográficos –«si me dicen cuando terminé Medicina que iba a acabar como dirigente sindical no me lo hubiera creído»– con ejemplos de la validez del activismo sindical extraídos de su propia experiencia. «¿Saben ustedes, recordó, que el actual MIR es así gracias a una huelga que protagonizamos los entonces recién titulados médicos en los años 70? Yo estuve en la coordinadora y me despidieron por eso y de allí viene mi primera relación con CC OO».

Entre las propuestas, Fidalgo demandó una apuesta de la administración por que crezca el tamaño de las empresas «y también su ambición» mediante futuras exenciones fiscales a las compañías que aborden ese desafío. «Hay que abordar esto, una empresa de mayor tamaño es también grande en la posibilidad de pensar a largo plazo, de superar el cortoplacismo que a veces lastra a las empresas españolas. hay que tener más voluntad de crecimiento para salir adelante».

Demografía y pensiones

Fidalgo recordó que ha estado en todos los pactos y estudios sobre el sistema de pensiones español en los últimos tiempos y relacionó el problema con la decadencia demográfica del país «una cuestión que se conoce de toda la vida y no tiene solución». El conferenciante recordó que es un problema acotado, definido y con soluciones: «El pacto de Toledo marcó 15 prioridades y líneas de actuación. El problema es que hay que ponerlas en marcha todas y eso provoca problemas políticos, pero si se cumplieran a rajatabla se solucionarían los problemas». ¿Y qué hay que hacer: «hay que decir a la gente, pero a ver quién se lo dice, que su pensión dentro de diez años no va a ser la que ahora calcula que va a ser, y que si puede se haga un sistema de previsión complementario».

Influencia sindical

Fidalgo sostuvo que el movimiento sindical «no ha perdido nunca influencia» ni a nivel europeo ni mundial, y se mostró indirectamente contrario a una hipotética fusión de CCOO y UGT por la vía de alabar las bondades de la competencia en el trabajo y en todos los ámbitos. «La competencia es buena porque estimula, pero si se convierte en exterminio es mala», adujo, una alusión a su ya tradicional política de cooperación sindical. No puedo dictaminar si sería buena o mala la unidad sindical, no lo sé, el mayor problema de los sindicatos no es la unidad sindical sino la acción sindical», ha dicho el exsecretario de CCOO tras puntualizar que durante su mandato «persiguió mucho el discurso unitario».

El antiguo líder de CC OO afirmó que el verdadero poder de un sindicato se muestra en la mesa de negociación ¿Saben cuándo un sindicato es poderoso? Cuando amenaza con una huelga, logra resultados en la mesa de negociación y tiene la fuerza y el poder de decirle al empresario 'vale, firmamos esto y mañana no hay huelga'. Ese es un sindicato válido que se hace respetar y el que los empresarios respetan". Para Fidalgo, «otro riesgo» para el movimiento sindical es «volver al corporativismo, olvidarse de los que te necesitan y mirar demasiado de los que no te necesitan pero te pueden sacudir»

Fidalgo recalcó que el movimiento sindical «tiene que dar ejemplo de apertura de ideas, ejercer la autonomía con firmeza y no dejarse comprar ni vender». No ocultó que el sindical ha sido un movimiento «muy tirado de la chaqueta por parte de la política», porque un acuerdo del Gobierno con los sindicatos y la patronal «vende mucho», mientras que la oposición «te azuza y te suelen utilizar de vanguardia» para ir contra el Gobierno.

Clase política

Sobre la clase política, opinó que «la lucha por el poder es fortísima», tanto que las ideologías «se han convertido en cosas competitivas, y en asesinas, porque si pueden, las personas se matan en su lucha por el poder».

A preguntas del público asistente sobre las elecciones presidenciales en Francia y el futuro de la Unión Europea, Fidalgo ha dicho que el resultado de Marine Le Pen «es un aviso», como lo es también que todos los candidatos no «lepenianos» apoyen al centrista Emmanuel Macron, hasta el presidente de la República, Francois Hollande.

Sobre la UE, ha dicho que «el eje del debate ya no es Norte-Sur sino Este-Oeste», y ha opinado que Rusia es «el mayor enemigo de la Unión Europea» y el responsable de «mucho de lo malo, incluso los atentados», ha señalado. En su opinión, los líderes de Estados Unidos y Rusia «van a acabar a tortas pero Putin ganará» a Trump.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos