Fundinorte encara una semana clave para dirimir el futuro de la factoría

La planta de Fundinorte sabrá en los próximos días qué le depara el futuro. /Nacho Cavia
La planta de Fundinorte sabrá en los próximos días qué le depara el futuro. / Nacho Cavia

El Grupo Vela debe decidir si acepta la ayuda del Gobierno y regulariza la deuda de 2018 o pide concurso de acreedores rumbo a la liquidación

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

La semana próxima se presenta como decisiva para conocer qué le depara el futuro a la factoría de Fundinorte (antigua Greyco) situada en San Felices de Buelna después de que el Gobierno de Cantabria, a través de la empresa pública Sodercán, se haya mostrado dispuesto a seguir apoyando el proyecto industrial con una inyección adicional de 225.000 euros siempre y cuando los propietarios, el Grupo Vela, asuman tres compromisos: regularizar las deudas vencidas e impagadas generadas durante el presente año (estimadas en algo más de 600.000 euros sólo hasta marzo); presentar un plan industrial que permita alcanzar una producción de al menos 400 toneladas al mes; y presentar un plan comercial que acredite la recuperación de clientes en base a pedidos en firme.

Esas condiciones se pusieron sobre la mesa el pasado 28 de abril y las próximas jornadas se intuyen claves para conocer el desenlace del proyecto. A priori emergen dos escenarios. El primero, que el Grupo Vela decida continuar con la ayuda del Ejecutivo, que ha calificado como «estratégico» el proyecto; o, por el contrario, que la parte empresarial opte por desistir en su interés y solicite un concurso de acreedores que daría paso a la liquidación al no contar actualmente la compañía con prácticamente actividad. En todo caso, la pelota está en el tejado de los dueños, que ya conocen hasta dónde podría ayudarles la Administración para que la factoría retomase el pulso.

Sin ir más lejos, Sodercán ya transfirió los 125.000 euros que tenía pendientes de conceder a Fundinorte según lo establecido en el MOU (siglas de «Memorandum of Understanding», es decir, el acuerdo). En la fábrica se han comprometido hasta la fecha 3,3 millones públicos entre la propia Sodercán y el Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF).

«Empresa en crisis»

Las diferentes auditorías ponen de manifiesto las dificultades actuales de Fundinorte, una «empresa en crisis» pero con posibilidades de salir adelante si se siguen las recomendaciones planteadas (aumento de la producción, captación de nuevos clientes, mejora de resultados, etc...). Además, rechazan de forma tajante la posibilidad de suscribir un nuevo préstamo por importe de 1,3 millones de euros, tal y como se reclama desde la empresa, cuya titularidad corresponde en su totalidad a los hermanos Vela (Jesús Vela, 65%, y Martín Vela, 35%).

La obtención de nuevos contratos y clientes es uno de los principales caballos de batalla de la compañía. De momento el personal está en casa a la espera de acontecimientos con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos