El Ibex-35 vuelve a los 9.000 por primera vez desde mayo

La Bolsa de Madrid.
La Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo español cierra la jornada con una subida del 1,30%, para dar un último cambio en los 9.015,30 puntos

Jornada de menos a más: el selectivo español comenzó el día en verde y por encima de los 8.900 puntos que marginalmente había perdido en la sesión de ayer tras un mal dato del sector servicios publicado en Estados Unidos y que hizo temer sobre la solidez de la primera economía del mundo. A partir de la reconquista de los 8.900 puntos, el indicador fue ganando posiciones, para superar los 9.000 puntos pasadas las cuatro de la tarde. No los veía desde el 31 de mayo. Aunque las dudas se mantuvieron hasta el final, logró mantener esa cota al cierre: el Ibex-35 dio un último cambio en los 9.015 puntos, lo que supone una revalorización del 1,3%.

Al selectivo español sólo le superó el Ftse Mib de Milán en ascensos. El índice italiano se apuntó un 1,41%. Después, pero muy lejos, ya que el Dax alemán y el Cac 40 francés apenas ganaron alrededor de un 0,6%. Pero este último empujón le sirvió al índice alemán para terminar en su nivel más alto desde el mes de diciembre. El Dax alemán ya ha entrado en números verdes en el año, frente a las pérdidas de alrededor de un 5,5% para el Ibex-35 en lo que llevamos de 2016.

Algo más atrás se situaron el PSI-20 de Lisboa y el Ftse 100 británico, que registraron ganancias de alrededor de un 0,3%.

ArcelorMittal encabezó los ascensos del Ibex-35, con una revalorización del 2,56%. Después se colocaron dos de los grandes, Inditex y Telefónica, con revalorización de un 2,51% y de un 2,27%, respectivamente. Acerinox y Repsol también se anotaron más de un 2%. CaixaBank terminó el día con una subida de justo un 2%. Acciona, Iberdrola, Amadeus, Santander y BBVA fueron los valores que ganaron más de un 1%. Todos los 'blue chips', por tanto, terminaron el día entre los más rentables del Ibex-35. Ellos fueron los responsables de tan buen comportamiento del indicador español en la sesión.

En negativo sólo terminaron cuatro valores. Gas Natural fue el peor, con un descenso del 0,80%, seguido de Red Eléctrica, que perdió un 0,32%. Enagás, mientras perdió un 0,20% y Viscofán completó la lista de valores en rojo con un mínimo descenso del 0,06%.

Entre los peores, pero ya en verde, Cellnex, ACS y Abertis terminaron el día prácticamente en tablas.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Tubos Reunidos encabezó los ascensos, con una subida del 9,09%. Después se colocaron Coemac y Azkoyen, con revalorizaciones de más del 5%. En negativo, el peor fue Montebalito, que se dejó un 4,20%, seguido de Telepizza, que no encuentra su suelo tras presentar sus resultados del primer semestre y retrocedió otro 3,36%.

En el Eurostoxx 50, únciamente media docena de valores terminaron con pérdidas: el peor fue E.ON, que retrocedió un 2,25%, seguido de Engie, también eléctrica, que se dejó un 0,61%.

Expectativas sobre el BCE y evolución de la deuda

La bonanza de los mercados de la periferia se debió, posiblemente, a las expectativas que se abren con vistas a la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo. La autoridad monetaria podría alargar el programa de compra de activos durante tres meses más y, además, podría realizar cambios en cuanto a las propias adquisiciones, para que los activos de los países periféricos ganen peso en relación con Alemania. Pero, posiblemente, estas decisiones no se tomen en la reunión de mañana y sólo sean realidad en las que tengan lugar más avanzado el año.

Esta expectativa fue la que hizo que las rentabilidades de los bonos continuaran a la baja: el interés de los títulos españoles se situaba en el 0,92% al cierre, mientras que el de los títulos italianos se situaba en el 1,07%. El rendimiento de los bonos alemanes retrocedía hasta el -0,13%. La prima de riesgo de España se estrechaba levemente hasta los 105 puntos básicos.

También favorecía a las expectativas de más estímulos del BCE y a la reducción de los tipos de interés de los bonos el hecho de que la producción industrial alemana de julio decepcionara expectativas al contraerse contra todo pronóstico.

La que continúa fuerte es la producción industrial británica, que creció en julio respecto al mes anterior, pese a que los analistas habían previsto una contracción. De acuerdo con las declaraciones del gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, los escasos daños que ha sufrido la economía británica después del 'Brexit' se deben a las medidas adoptadas por la institución. Éstas son las razones por las que se ha reducido el riesgo de recesión en el Reino Unido. La Bolsa británica lo celebró con discreción, pese a lo que la libra perdió posiciones respecto al billete verde.

Los avances en los mercados de renta variable europeos también pueden obedecer a la reducción de la probabilidad de una subida de tipos en Estados Unidos, tras los malos datos conocidos en los últimos días en Estados Unidos, aunque el mercado estaba ansioso por conocer el Libro Beige de la Reserva Federal, que es un informe sobre la situación económica y que puede ayudar a anticipar si la subida de tipos por parte de la autoridad monetaria americana está cerca, o no. O, al menos, a aclarar si después de la publicación de datos débiles en el sector industrial, en el servicios y en el empleo, la economía está débil, o no. En todo caso, los indicadores americanos se movían en negativo en la apertura.

En el mercado de divisas, el euro se mantuvo en el entorno de 1,1250 unidades durante toda la jornada.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent se mantenía plano respecto al cierre de ayer en el entorno de los 47,3 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía por tercera sesión consecutiva para recuperar el nivel de los 45 dólares.

El precio del oro interrumpía la secuencia y tras cuatro sesiones seguidas de avances, retrocedía un 0,38%, para alejarse de los 1.350 dólares que recuperaba el martes.