El Ibex-35 cede los 8.800 empujado por Wall Street y el crudo

Interior de la Bolsa de Madrid.
Interior de la Bolsa de Madrid. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • El selectivo cierra la sesión con un recorte del 1,61%, para dar un último cambio en los 8.724,20 puntos

Nueva sesión de descensos en los mercados de renta variable europeos. El selectivo español comenzó el día en positivo, pero los números verdes duraron únicamente hasta las diez de la mañana. Intentó estabilizarse en el entorno de los 8.840 puntos, pero a partir de la una de la tarde, cuando se atisbaba una apertura de Wall Street con descensos, el Ibex-35 fue incrementando sus pérdidas,para terminar el día en los 8.724,20 puntos, lo que supone un descenso del 1,61%. Son tres ya las sesiones consecutivas de descensos que acumula el selectivo español. En estos días ha perdido alrededor de 400 puntos, desde los más de 9.100 puntos en que cerró el jueves pasado.

El Ftse Mib de Milán fue el peor índice, con un descenso del 1,74%, seguido del PSI-20 de Lisboa, que retrocedió un 1,62%. El Cac 40 francés, por su parte, se dejó un 1,19%. El Ftse 100 británico y el Dax alemán lograron cerrar con un resultado menos negativo, al perder un 0,53% y un 0,43%, respectivamente.

Sólo cinco valores del selectivo español terminaron la jornada en positivo. Endesa fue el más rentable, con una revalorización del 0,98%. A continuación, lejos, Indra, que ganó un 0,13%. El resto de valores en verde, Acerinox, Amadeus y Grifols, no ganaron ni un 0,10%.

En negativo, ArcelorMittal fue el peor, con un recorte del 3,48%, seguido del Sabadell, que también se dejó más de un 3%. Telefónica, por su parte, cedió justo un 3%. Entre los peores, más 'blue chips', como Santander, que retrocedió un 2,74%, así como Repsol y BBVA, que se dejaron un 2,46% y un 2,36%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas encabezó los ascensos, con una revalorización del 9,09%. Después, Testa y Codere, que ganaron más de un 7%. En rojo, Naturhouse fue el peor, con una caída del 6,42%, seguido de los títulos 'A' y 'B' de Abengoa, que perdieron más de un 4%.

En el Eurostoxx 50, sólo tres valores se salvaron de los números rojos: Air Liquide fue el valor más rentable, con una subida del 4,81%, seguido de Fresenius y Safran, cuyo avance no llegó al medio punto porcentual. En negativo, el peor fue Unicredito, que se dejó un 4,17%.

Wall Street y el petróleo

Las pérdidas con las que comenzaba la Bolsa americana y que explican el más resultado de la sesión en Europa, más que deberse a las especulaciones sobre los tipos de interés, quizás obedeció al nuevo descenso del precio del petróleo. De hecho, en la sesión del lunes los índices de renta variable americanos lograron cerrar con subidas superiores al 1% gracias a las declaraciones de la última persona de la Fed, Lael Brainard, que hablará antes de la reunión de la próxima semana, que declaró los riesgos de subir los tipos, una música que gustó más a los mercados que la de las palabras de las personas que hablaron las semanas pasadas, más partidarias de un próximo endurecimiento monetario. Pero su efecto fue muy limitado, quizás debido a que Brainard ha sido históricamente muy poco partidaria de las subidas de tipos y sus declaraciones no han sido una sorpresa.

El martes, la previsión de la Agencia Internacional de la Energía de que la sobreoferta durará más de lo esperado, hasta entrado 2017, provocó caídas en el precio del crudo. El barril de Brent, de referencia en Estados Unidos, retrocedía un 2,50% al cierre de la sesión europea, hasta los 47,11 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía un 2,27%, hasta los 45,24 dólares. Hay que estar pendientes de la posibilidad de la reunión de la OPEP que tendrá lugar a finales de mes: si hay un acuerdo para limitar la producción y se ejecuta, el precio del crudo podría subir.

En el mercado de deuda, las rentabilidades volvían a subir ligeramente, pese a las declaraciones de Brainard. Así, el rendimiento de los títulos americanos a diez años alcanzaba de nuevo el 1,70%. El interés de los títulos alemanes llegaba al 0,07%. Los de España subían hasta el 1,10%. Los que más sufrían eran los de Portugal, al ampliarse desde el 3,17% hasta el 3,27%, debido a que las compras por parte del BCE de títulos lusos ha caído a mínimos y, además, Moody's publicaba una nota en la que advertía de que la ralentización del crecimiento en el país podría introducir presiones fiscales.

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar, salvo movimientos puntuales, continúa estable en el entorno de 1,1240 unidades. Con respecto a la cesta de grandes divisas, el dólar avanzaba un 0,27%. 

En esta ocasión, el resurgir de la aversión al riesgo que se está viendo en los mercados no está provocando una subida del precio del oro, que hoy caía alrededor de un 0,20% al cierre de la sesión, para colocarse en los 1.325 dólares la onza.