El Ibex pierde los 9.000 puntos por temor a Trump y con el petróleo a la baja

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo recorta un 1,85% al final de la sesión, con la prima de riesgo en los 108,2 puntos

El temor a un resultado adverso de las elecciones americanas ha terminado por estallar y en la jornada de hoy estamos viendo fuertes descensos en los mercados de acciones. Aunque, sorprendentemente, más fuera de Estados Unidos que en Wall Street, dado que ahí las pérdidas eran reducidas al cierre de la sesión europea: el Nasdaq se dejaba un 0,5%, mientras que el S&P 500 retrocedía un 0,3% y el Dow Jones, un 0,15%. En Europa, uno de los mercados que con más fuerza ha caído ha sido el Ibex-35, con un descenso del 1,85%, para dar un último cambio en los 8.873,4 puntos. El selectivo español había logrado mantenerse sobre los 9.000 puntos desde el 19 de octubre.

El peor de todos fue el Ftse Mib de Milán, que se dejó un 2,51%. El PSI-20 de Lisboa retrocedió un 1,66%, mientras que el Dax alemán perdió un 1,47%. El Cac 40 francés perdió un 1,24%, mientras que el Ftse 100 británico cayó un 1,04%. 

En el selectivo español, sólo Viscofán se salvó de los recortes, y únicamente con un repunte del 0,05%. Entre los mejores, pero ya en negativo, Grifols, IAG, Arcelormittal, Aena e Indra fueron los únicos que se dejaron menos de un punto porcentual. 

El peor de todos fue BBVA, con un descenso del 3,96%, seguido del Popular, que retrocedió otro 3,81%, para alejarse aún más del euro por acción y dar un último cambio en los 0,935 euros. Después se situó Gas Natural, con una caída del 2,93%, tras presentar los resultados del tercer trimestre. Con pérdidas de alrededor de un 2,8%, Mapfre, y el Sabadell. Y con caídas de más de un 2%, también Dia, Repsol, Cellnex, Merlin Properties, Enagás y Red Eléctrica. 

Una verdadera sangría vimos, pues, en la Bolsa española, incluidos algunos de los grandes valores, porque, además de los que ya han aparecido, también Santander y Telefónica han registrado fuertes caídas de un 1,82% y un 1,80%, respectivamente. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Sniace fue el valor que más cayó, con un descenso del 5,38%. Después se colocaron Rovi, Ezentis, OHL y Baviera, con descensos de más de un 4%. Fueron los únicos valores que cayeron más que BBVA. 

En verde, Quabit fue el que más ganó, con una subida del 13,84%. A continuación, Reno de Medici, que avanzó un 10,20%. 

En el Eurostoxx 50, sólo se salvaron cinco valores: Sanofi, Unibail-Rodamco, Fresenius, Nokia y CRH. En negativo, tras BBVA, un par de valores del sector financiero, BNP Paribas y AXA, que se dejaron un 3,75%, casi lo mismo que BMW. Entre los diez peores, más bancos: Intesa SanPaolo y Deutsche Bank. Y más fabricantes de coches: Volkswagen y Daimler. 

La aversión al riesgo cotiza en los bonos

El movimiento de aversión al riesgo se observa con mucha claridad en el mercado de deuda, con el interés de los títulos retrocediendo con mucha fuerza en la sesión de hoy, al contrario de lo que ocurría en la jornada de ayer. Así, el interés de los bonos españoles a diez años, de niveles cercanos al 1,30% ha vuelto hasta el 1,20%. El rendimiento de los títulos alemanes, mientras, ha caído desde el 0,18% hasta el 0,13%. Y el de los estadounidenses vuelve de nuevo al 1,80%, tras haber estado en la jornada de ayer cerca del 1,85%. 

La prima de riesgo de España, tras haber cerrado la sesión anterior en los 111 puntos básicos, caía hoy hasta los 107 puntos. 

En el mercado de divisas, lo que vemos es una intensa apreciación del euro con respecto al billete verde. Si en la jornada de ayer pasó de niveles de un 1,0960 unidades hasta 1,1060, al cierre de la sesión europea ya va por 1,1120 dólares. Y ello justo en la sesión en que la Reserva Federal norteamericana celebra su penúltima reunión de política monetaria del año. No se espera un movimiento en los tipos de interés, pero de su comunicado sí pueden extraerse posibles intenciones de la institución. Quizás el movimiento del billete verde, que no sólo cae contra el euro, sino contra el conjunto de principales monedas, se deba a que se espera que la Fed, ante la cita de la semana que viene con las urnas, incidirá en el ritmo pausado que imprimirá a las subidas de los tipos de interés. Pero también el mercado puede asumir que una victoria de Trump puede llevar a caer al dólar debido a que reduce la probabilidad de una subida de tipos por parte de la Fed en diciembre, debido a la incertidumbre que habría. 

En el mercado de materias primas, el petróleo encadena su cuarta sesión de caídas: el barril de Brent, de referencia en Europa, cede casi un 3%, hasta los 46,72 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, por su parte, cede un 2,91%, hasta los 45,31 dólares. 

El oro, por el contrario, registraba una fuerte subida, debido al repunte de la aversión al riesgo. Se trata de la quinta sesión consecutiva de avances para el metal precioso, para superar con ello la cota de los 1.300 dólares.

Es posible que en el comportamiento de los activos en los últimos días hayamos visto pistas respecto a lo que pueden hacer los mercados si gana Trump: fuerte bajada de las acciones latinoamericanas y del peso, también de las acciones europeas y algo menos de las emergentes. En cambio, las subidas más relevantes serían para los metales preciosos, sobre todo para la plata, más que para el oro. También reaccionarían al alza tanto el yen como el franco suizo. 

En la jornada también tuvimos datos macroeconómicos, aunque quedaran en un segundo plano. Así, conocimos el informe de empleo privado del mes de octubre: se crearon 147.000 nuevos puestos de trabajo, por debajo de los 165.000 estimados, pero el dato del mes de septiembre se revisó al alza desde los 154.000 hasta los 202.000. En el Viejo Continente, tuvimos datos definitivos de gestores de compras: el de la zona euro se revisó al alza desde los 53,3 hasta los 53,5 puntos. El de España también creció con fuerza, al avanzar desde los 52,3 hasta los 53,3 puntos, cuando se esperaba que se colocara en los 52,6 puntos.