El Ibex-35 continúa su zigzag: hoy toca subir un 0,34%, pero no sale de los 8.600

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo español termina la jornada con un ligero avance, para dar un último cambio en los 8.657,20 puntos

Wall Street permanecía cerrado por la festividad de Acción de Gracias y en Europa la sesión fue bastante tranquila. El selectivo español estuvo todo el día rondando los 8.650 puntos, salvo a las nueve y media de la mañana, que se vino un poco abajo, para entrar marginalmente en números rojos. Al cierre, daba un último cambio en los 8.657 puntos, lo que supone una subida del 0,34%. El indicador continúa con un movimiento que va encadenando subidas con bajadas siempre de escasa dimensión, lo que le impide despegarse de los 8.600 puntos.

El PSI-20 de Lisboa fue el mejor índice del día, pero por poco, puesto que se anotó poco más que el selectivo español: un 0,39%. El Cac 40 francés terminó el día con una subida del 0,29%, mientras que el Dax alemán ganó un 0,25%. El Ftse 100 británico, por su parte, se anotó un 0,17%. En rojo, el Ftse Mib de Milán, que perdió un 0,19%.

Inditex encabezó los ascensos del Ibex-35, con una subida del 2,67%. A continuación, Gamesa y Endesa, con avances de más de un 2% también. Amadeus, Ferrovial, Indra y ArcelorMittal ganaron más de un punto porcentual. Entre los grandes, además de Inditex, también Repsol e Iberdrola terminaron al alza, con subidas de un 0,16% y de un 0,07%, respectivamente. 

En negativo, el Popular fue el peor, con un descenso del 3,32%. Después se colocó IAG, con una caída del 2,09%. Después se situó Dia, con un retroceso del 1,07%.

Entre los 'blue chips', el peor fue el Santander, que se dejó un 0,65%, mientras que BBVA cayó un 0,43%. Telefónica, por su parte, perdió un 0,18%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Natra encabezó los ascensos, con una subida del 20%. Después se colocó Oryzon, con un avance del 8,44%. Sniace y Biosearch ganaron más de un 7%. En negativo, el peor fue Nicolás Correa, con un descenso del 4,17%.

Los datos económicos publicados en Europa fueron positivos, comenzando por las cifras de crecimiento de Alemania, cuyo PIB creció a un ritmo interanual del 1,7%, de acuerdo con lo esperado, mientras que la economía española avanzó a un ritmo interanual del 3,2%, también de acuerdo con lo previsto. El índice Ifo de expectativas económicas en la primera economía del mundo ofreció una lectura mixta: en su componente de expectativas se comportó algo peor de lo esperado, mientras que en la evaluación de la situación actual batió expectativas, al igual que el índice de confianza del consumidor alemán.

La deuda, más estable, y el euro recupera terreno

El mercado de deuda se comportaba de una manera más estable que el jueves. Así, el interés de los bonos estadounidenses se mantenía en el 2,35%, mientras la rentabilidad de los títulos alemanes bajaba levemente hasta el 0,26%. La rentabilidad de los bonos españoles a diez años se mantenía muy cerca del 1,60% y la de los italianos, ligeramente por encima del 2,10%. Las primas de riesgo se mantenían más o menos estables: la de España, sobre los 130 puntos básicos; la de Italia, cerca de los 190 puntos básicos. 

Ello, después de que la Reserva Federal norteamericana haya vuelto a acercar la posibilidad de una subida de tipos en diciembre, de acuerdo con las actas de la última reunión de política monetaria publicadas ayer. Y después de que haya trascendido la posibilidad de que el Banco Central Europeo retrase a principios de 2017 la decisión sobre un alargamiento del programa de compra de bonos más allá del mes de marzo. Aunque quizás ello dependa de lo que ocurra en Italia el día 4 de diciembre con el referéndum, dado que la reunión del BCE es el día 8.

En el mercado de divisas, el euro registraba una ligera subida respecto al billete verde. La moneda comunitaria avanzaba algo más de un 0,2%, hasta el nivel de 1,0578 unidades. También bajaba el billete verde frente al conjunto de divisas más importantes del mundo, pero continuaba en máximos desde 2003.

La subida del dólar está teniendo repercusiones muy negativas en los mercados emergentes. Las acciones engordaron las pérdidas de noviembre, mientras que la lira turca y la rupia hindú tocaron mínimos históricos y el peso filipino cayó hasta su nivel más bajo desde la crisis financiera global.

Pero la depreciación del euro no está teniendo como consecuencia una subida del precio de las acciones.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, se mantenía plano a las puertas de los 49 dólares.

El oro registraba un mínimo descenso del 0,17%, hasta los 1.186 dólares, su nivel más bajo de los últimos nueve meses, después de que la plata haya entrado técnicamente en mercado bajista debido a la apreciación registrada por el dólar.