El nuevo presidente de Volkswagen, un enamorado de Cantabria

El nuevo presidente de Volkswagen, un enamorado de Cantabria

Herbert Diess trabajó en la planta que Robert Bosch tiene en Treto y posee casa en Santoña

JESÚS LASTRA

Herbert Diess, nuevo presidente del Grupo Volkswagen, es un enamorado de Cantabria, un flechazo que el máximo responsable de la corporación que agrupa también a marcas como Porsche, Audi, Skoda o Seat experimentó a finales de los 80 y durante la década de los 90 en su etapa laboral en la planta que Robert Bosch tenía en Treto y que a finales de 2017 completó su venta a un consorcio chino liderado por ZMJ (Zhengzhou Coal Mining Machinery Group Co.) para pasar a denominarse SEG Automotive.

Diess es licenciado en Ingeniería Mecánica y doctor en Automatización de la Producción. Según avanzó este viernes Abc, en 1989 comenzó a trabajar en Robert Bosch y, un año después, en 1990, fue nombrado director de planificación y mantenimiento de la factoría, que pasó a dirigir en 1993. Fue allí donde aprendió castellano.

Pero Cantabria no sólo supuso un evidente salto adelante en la trayectoria profesional del directivo, sino que se le quedó dentro, como atestigua que haya acudido en varias ocasiones a la Comunidad. El entorno de la ría de Treto es uno de sus parajes preferidos para recorrer a pie.

El vínculo se fue fortaleciendo hasta tal punto que el mandatario, artífice de la recuperación en ventas de la marca alemana tras el escándalo 'Dieselgate' y que aspira a seguir manteniendo esta tendencia alcista de la compañía, posee desde hace cuatro años una histórica y centenaria casa en Carasa (Voto). Junto a su mujer, Irene, se encuentra ultimando su reforma para reconvertirla en un alojamiento rural, cuya apertura se prevé inminente.

Rehabilitación polémica

Precisamente el inmueble que el matrimonio ha recompuesto ya ha sido objeto de espacio en los medios de comunicación. Se trata de la casa de Pico Velasco, que en 2008 la Dirección General de Cultura declaró edificación a proteger, integrándola en el Inventario General del Patrimonio Cultural de la Comunidad como «ejemplo de la arquitectura civil del siglo XVII», y también el Gobierno hizo lo propio en la categoría de «bien protegido» para preservar su imagen y carácter ante las posibles destrucciones o transformaciones que pudieran amenazarle en el futuro.

Sin embargo, la reforma llamó la atención del grupo de defensa del patrimonio Alceda, que reprochó que la rehabilitación «es una obra nueva. En el interior de los antiguos muros de piedra se ha construido un moderno edificio que asoma y altera notablemente el alzado del inmueble original, transformándolo en algo absolutamente irreconocible», censuró el colectivo.

Las diferentes tramitaciones para proceder a recuperar el inmueble, en evidente estado de deterioro, se han llevado a cabo a través de la mercantil Pico Velasco S.L., según explican desde el Ejecutivo. Diess consta como administrador único de la sociedad desde septiembre de 2014.

El alcalde de Voto, José Luis Trueba, explicó en septiembre que el proyecto contaba con el aval de los técnicos y que se revisarían los trabajos efectuados cuando se registrara el fin de obra.

La Consejería de Cultura igualmente se pronunció en su momento y detalló que la casa «está incluida en el inventario de bienes de interés cultural, es decir, la figura de protección más baja. Por ello, los proyectos de rehabilitación y las intervenciones que pudiera sufrir este inmueble no necesitan pasar por la Comisión de Patrimonio Edificado», ya que las solicitudes sólo requieren un informe técnico y la aprobación del consejero del ramo.

El Ejecutivo dijo que desde el año 2012 existe un dictamen favorable de la oficina técnica de la Consejería sobre el proyecto de rehabilitación y de cambio de uso. Asimismo, hay registrado otro informe favorable al proyecto de rehabilitación presentado en el año 2014, en donde reza que «cumple con las determinaciones del artículo 67 de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria». Cultura abundó en que la situación de esta casa antes de la citada rehabilitación era calificada por los técnicos como «arruinada y sin cubierta».

Los responsables técnicos de la rehabilitación dijeron que en 2014 hubo una intensa temporada de lluvias que degradó aún más la casa y que lo que quedaba de las ruinas se ha puesto en valor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos