Paros y huelga en Siemens Gamesa por el ERE desde el día 11

Entrada de la planta de Gamesa en Reinosa. /Andrés Fernández
Entrada de la planta de Gamesa en Reinosa. / Andrés Fernández

El presidente de Iberdrola arremete contra los gestores de la multinacional y confiesa en público su decepción

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

El anuncio de Siemens Gamesa de prescindir de 272 trabajadores en España ha llevado a la movilización sindical. Los sindicatos CC OO y UGT registraron este jueves la convocatoria de una serie de paros parciales para la semana del 11 de diciembre en todos los centros de España, incluido el de Cantabria, y una huelga indefinida a partir del 15 de diciembre.

Los sindicatos ELA y LAB también se han sumado a estas convocatorias con las que pretende exigir la retirada del ERE planteado por la empresa, que afectaría a 272 personas en España. Aunque la planta cántabra de Reinosa no está afectada, los sindicatos se suman a las movilizaciones «por solidaridad con nuestros compañeros», según informaron a este periódico fuentes de UGT. De cualquier forma, serán los comités de empresa los que definan las protestas, en reuniones que se celebrarán en cada centro de trabajo la próxima semana. En el centro de Reinosa trabajan 266 personas.

En total, la multinacional fruto de la fusión entre la división eólica de Siemens y Gamesa proyecta prescindir de 6.000 puestos en 24 países. Desde UGT señalaron que los paros de varias horas empezarían el 11 o 12 de diciembre y, a partir del 15 de diciembre pasarían a una huelga indefinida. Al convocarse en todo el Estado, necesariamente se debe producir una reunión en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje, SIMA, a la que los sindicatos acudirán para exigir la retirada del ERE, sobre el que todavía no se ha empezado a negociar. La reunión en el SIMA se celebrará el 5 de diciembre.

Decepcionado

El principal impulsor de la fusión, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reconoció este jueves estar decepcionado, molesto y no dudó en dirigir todos sus dardos contra la cúpula ejecutiva de la compañía y contra la multinacional germana Siemens. Lo hizo en el transcurso de un acto celebrado en Madrid y la crítica fue triple. No le gusta la deriva que ha tomado la empresa, para convertirse aparentemente en una mera filial de Siemens; menos aún los resultados -135 millones de pérdidas en seis meses y reducción de un 50% de su valor en Bolsa desde abril- e incluso se quejó de algunos cambios en el equipo directivo.

Todo apunta a que tras la toma de control por parte de Siemens, la multinacional alemana ha comenzado a ejercer su poder -posee el 59% de las acciones-, relegando a Iberdrola, que pese a tener tan sólo el 8% de las acciones aspira a permanecer como socio de referencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos