El rastro de Bosch desaparece poco a poco de la factoría de Treto

Ayer se desmotó el cartel de Bosch/DM
Ayer se desmotó el cartel de Bosch / DM

SEG Automotive se abre paso y ya está oficialmente operativa aunque será a partir del 1 de enero cuando culmine el proceso de traspaso

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Los rastros de Robert Bosch van desapareciendo de la fábrica de Treto. Ayer fueron los carteles los que se desmontaron para dar paso a la nueva denominación, SEG Automotive, pero desde el 1 de octubre han sido muchos los cambios que se están viviendo en la factoría cántabra y que mantienen un tanto en vilo a la plantilla, a pesar de que la producción sigue su curso al igual que los proyectos. Se cerrará el año con unos 925 trabajadores, entre fijos y eventuales, si bien en los momentos de mayor actividad se han superado las 1.000 personas para llegar a una producción cercana a los 4 millones de alternadores.

SEG Automotive ya figura en todos los papeles oficiales y los empleados de Treto ya están adscritos a la nueva empresa en lo que a la Seguridad Social se refiere. El nombre fue el elegido por el consorcio chino liderado por ZMJ (Zhengzhou Coal Mining Machinery Group) en el que participa el fondo de capital CRCI (China Renaissance Capital Investment), de Hong Kong.

La operación de venta se cerró el pasado 2 de mayo y desde entonces se han sucedido los trabajos para implementar los acuerdos, transferir las acciones y cerrar el proceso de segregación del grupo SG, que está integrado por 7.000 trabajadores de 16 centros de trabajo en 14 países.

El consorcio chino pagó por la división SG (Starter and generators) 545 millones de euros. Se calcula que ZMJ y CRCI ha aportado con fondos propios unos 440 millones y que el resto será financiado por créditos bancarios.

El nombre mantiene la identidad del grupo SG -Starter and Generators (motores de arranque y generadores)- y se le añade la «E» de electrificación para ejemplificar el futuro de la compañía, que pasa por la fabricación de elementos para los coches eléctricos que se espera que dominarán el mercado en los próximos años.

A la espera

Los trabajadores se encuentran a la espera de acontecimientos mientras ven en su dìa los cambios, como ha sido el caso del sistema informáico. Moisés Huerta, presidente del comité de empresa, explicó que esta misma semana en la reunión trimestral que se tiene con la empresa no sehan abordado cuestiones trascedentes en relación con el cambio de sociedad, pero que desde ocrubre se están haciendo visibles. «Estábamos acostumbrados a q ue muchas cuestiones se resolvían en el grupo Bosc y ahora tenemos que hacerlo aquí. Esto puede generar algunas incertidumbres, pero también nos puede aportar mayor flexibilidad», considera Huerta que se refiere, por ejemplo, a la posibilidad de tener que cambiar de proveedor. «Antes el protocolo era bastante complicado y ahora se podrá realizar con mayor agilidad», estima el representante de los trabajadores.

Huerta recuerda que si bien el proceso de traspaso puede producir inquietud en la plantilla, hay unos acuerdos que garantizan el mantenimiento de las condiciones laborales y que dan tranquilidad de cara al futuro más cercano.

De todas formas, lo importante es que la planta de Treto está en buen momento. En agosto fabricó en agosto 340.000 alternadores y va a cerrar el año acercándose a los 4 millones previsto. La carga de trabajo es bueno, al menos hasta abril del próximo año. Por otro lado, los nuevos propietarios no han realizado cambios ni en la alta dirección de la antigua división SG de Bosch ni en la plantas de la misma como es el caso de Treto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos