Robert Bosch ya es SEG Automotive

SEG Automotive ya es una realidad, incluido el cartel./Abel Verano
SEG Automotive ya es una realidad, incluido el cartel. / Abel Verano

Desde el pasado día 1 la nueva empresa ya está operativa a todos los efectos y comienza oficialmente la nueva etapa de la planta de Treto

MARÍA ÁNGELES SAMPERIO SANTANDER.

Desde el pasado 1 de enero la planta que era de Robert Bosch en Treto ha pasado a ser SEG Automotive. Durante los últimos meses del año pasado ya se habían dado pasos para este cambio que ya es oficial y que abre una nueva etapa de estas empresa cuya actividad se mantiene sin sobresaltos, aunque con las lógicas dificultades de un cambio después de años de pertenencia al grupo alemán.

El cartel de SEG ya está en su lugar y es el anuncio de que la nueva etapa de la planta cántabra de Treto es una realidad. 2017 se cerró con una plantilla de unos 925 trabajadores, entre fijos y eventuales, si bien en los momentos de mayor actividad se han superado las 1.000 personas para llegar a una producción cercana a los 4 millones de alternadores.

Antes del 1 de enero, SEG Automotive ya figuraba en todos los papeles oficiales y los empleados de Treto ya estaban adscritos a la nueva empresa en lo que a la Seguridad Social se refería. El nombre fue el elegido por el consorcio chino liderado por ZMJ (Zhengzhou Coal Mining Machinery Group) en el que participa el fondo de capital CRCI (China Renaissance Capital Investment), de Hong Kong.

Trato cerrado en mayo

A partir del 2 de mayo del pasado año se sucedieron los trabajos para implementar los acuerdos, transferir las acciones y cerrar el proceso de segregación del grupo SG, que está integrado por 7.000 trabajadores de 16 centros de trabajo en 14 países.

El consorcio chino pagó por la división SG (Starter and generators) 545 millones de euros. Se calcula que ZMJ y CRCI ha aportado con fondos propios unos 440 millones y que el resto será financiado por créditos bancarios.

El nombre mantiene la identidad del grupo SG -Starter and Generators (motores de arranque y generadores)- y se le añade la 'E' de electrificación para ejemplificar el futuro que se quiere para la compañía y que pasa por la fabricación de elementos para los coches eléctricos ya que se espera que sean los que vayan a mandar en el mercado en los próximos años.

Buen momento

La planta de Treto está en buen momento y eso tranquiliza a la plantilla, que tiene que acostumbrarse al cambio de compañía, aunque la actividad siga siendo la misma. Hay que recordar que en agosto fabricó 340.000 alternadores y cerró 2017 acercándose a los 4 millones previstos. La carga de trabajo es buena, al menos hasta abril de este año.

De momento, los nuevos propietarios no han realizado cambios ni en la alta dirección de la antigua división SG de Bosch ni en la plantas de la misma como es el caso de Treto. Las novedades se han limitado al nombre de la compañía y no parece que se vayan a producir transformaciones importantes, aunque las diferencias con el funcionamiento del grupo Bosch se dejan sentir en el día a día. El día 1 de enero ha empezado un nuevo camino y se espera que sea positivo para la planta cántabra y sus trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos