Sidenor inicia la segregación en Reinosa para culminar el pacto con Sodercán

Sidenor inicia la segregación en Reinosa para culminar el pacto con Sodercán
Celedonio Martínez

La empresa asegura que hay actividad fabril suficiente para garantizar «con creces» el compromiso adquirido

Miguel Ángel Pérez Jorrín
MIGUEL ÁNGEL PÉREZ JORRÍNSantander

Todo está listo en la fábrica de Sidenor en Reinosa para iniciar el proyecto de segregación que dividirá en dos la centenaria factoría campurriana y posibilitará la creación de la nueva empresa Sidenor Forging and Casting (Sidenor Forja y Fundición) que aglutinará los activos de fundición y forja pesada. La empresa pública Sodercán invertirá 15 millones de euros y tomará una participación del 24,9% (lo que supondrá también dos asientos en su consejo de administración). La nueva sociedad tendrá su domicilio fiscal y su sede en Cantabria.

Si todo sigue su curso como hasta ahora, la firma de los últimos documentos, el acuerdo de la segregación y el cierre de la operación, que se negoció intensamente durante finales de 2016 y los primeros seis meses de 2017 y se firmó el pasado 20 de junio, tendrá lugar el 1 de noviembre. Ese día se producirá la aportación de Sodercán de 15 millones de euros para hacerse con el 24,9% del capital de la nueva empresa. Lo hará a través de un crédito del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF). Sodercán devolverá el dinero en dos años con cargo a su propio presupuesto, de ahí que el compromiso se traslada a las cuentas regionales, que tendrán que incrementar el presupuesto de la sociedad publica a razón de 7 millones de euros para los de 2018 y 8 millones para los de 2019.

Los últimos flecos abordados desde Sodercán, además de los trámites burocráticos, tienen, no obstante, una especial relevancia. Son el protocolo de relaciones de la nueva sociedad con el grupo matriz de Sidenor. La consultora PKF ha valorado el flujo previsto de compra y venta de productos y materias primas entre Forging and Casting y Sidenor para que los intercambios se produzcan a precios de mercado. El informe, que será de aplicación según establece el pacto previo entre Sodercán y Sidenor, se ha entregado ya para formar parte de los documentos de la segregación.

Una valla separará las dos fábricas, que tendrán entradas independientes

Pese a las turbulencias de las últimas semanas, que han tenido a Sodercán y a la vicepresidencia del Gobierno de Cantabria en el punto de mira, la 'operación Sidenor' ha ido cubriendo plazos. La entrada en el capital de Sidenor es una de las iniciativas industriales más importantes del Gobierno PRC-PSOE en esta legislatura y no está exenta de riesgos de todo tipo, por lo que desde la compañía siderúrgica y desde los sindicatos representados en la fábrica se sigue con expectación no exenta de preocupación el desarrollo de la crisis de Gobierno.

Desde Sidenor se ratifica también que todo discurre «según lo pactado» y que las actuales condiciones económicas y de producción de la fábrica campurriana facilitan en este momento los objetivos comprometidos de relanzar la actividad y mantener el actual empleo, incrementándolo con 46 contratos relevo hasta diciembre de 2018. «La actividad actual y prevista es suficiente para garantizar con creces los compromisos adquiridos», confirmó un portavoz de la empresa a preguntas de este periódico.

Plan Industrial

Recuperar el mercado de Gerdau
Con el anterior propietario, el negocio de piezas soportó limitaciones a nivel comercial, al tener prohibido acceder a partes significativas del mercado, tanto en Europa como en América y en productos como los cigüeñales, los cilindros y la maquinaria pesada. Se estima que las posibilidades de recuperar estos mercados no serán «significativamente difíciles».
Mejor evolución
Se espera una recuperación de los mercados de petróleo, minería y generación de energía y, por tanto, un aumento de pedidos tras las restricciones de los últimos años.
Nuevos productos
Homologación de productos en los mercados off-shore, de maquinaria pesada, de gas y petróleo y de cigüeñales. Fabricación de piezas de inoxidable para energía mediante la compra de lingotes al exterior.
Industria Eólica
Nueva familia de piezas obtenidas mediante fundición y de ejes eólicos de grandes dimensiones y altas prestaciones para el mercado off-shore.
Sector nuclear
Supondría la vuelta a un mercado en el que en el pasado se trabajó pero que se abandonó.

Mientras tanto, en Reinosa avanzan los planes para dividir en dos la factoría, una división que incluirá una valla de separación en el recinto y entradas independientes para cada empresa. Ya está contratada la constructora que abordará las obras, cuyo inicio es inmediato.

Juan Carlos Gutiérrez, el presidente del comité de empresa, que hasta el año 2019 representará a ambas fabricas una vez se escindan, indicó a este periódico que también se dividirán los servicios de mantenimiento, una operación favorecida por la circunstancia de que cada taller tiene en principio uno propio, salvo el mantenimiento electrónico, que es único. «No obstante, deberán reforzarse áreas que no quedarán cubiertas tras la división. Es un proceso complejo en el que habrá que observar los problemas que se producen en el día a día y aplicar cambios pero, en general, todos los trabajadores saben ya a que empresa quedarán adscritos».

La firma y la aportación de los 15 millones está prevista para el 1 de noviembre

Las escrituras legales de la segregación se firmarán a primeros de octubre y todo el proceso, división física incluida, culminará el 1 de noviembre. «Hay una hoja de ruta establecida y, hasta ahora, se está cumpliendo bien, lo que es tranquilizador para todo el mundo porque nos jugamos mucho en esta operación», estima Gutiérrez.

Inicio en rojo

El comienzo de la nueva compañía parte de un escenario muy complicado, tal y como muestran las cuentas de la sociedad de 2016 referidas exclusivamente a la factoría campurriana. Según el Plan Industrial al que ha tenido acceso El Diario Montañés, en 2016 los tres departamentos de la fábrica (laminación, piezas y acería) tuvieron un Ebitda (resultado antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) negativo de 6,1 millones de euros.

No hay una imagen similar en las tres áreas: laminación cerró en positivo (1,6 millones) y acería (0,2 millones) también. El grueso de las pérdidas, que lastran a la fábrica, está grandes piezas, que perdió 7,9 millones de euros. Esa es la parte de Sidenor que pasa a la nueva empresa junto a la acería y ese es el desafío: remontar los números rojos manteniendo el empleo y la actividad. El plan establece una plantilla de 616 personas a diciembre de 2016 (431 trabajadores en piezas, 75 en acería y 110 en laminación). Este número se alterará con las 68 bajas que se esperan en los próximos tres años por jubilaciones e incapacidad. y se estima que habrá 80 nuevas contrataciones en los próximos seis años.

Con el plan industrial que se pondrá en marcha y con la mejora de pedidos y mercados que ya se empieza a advertir, el pronóstico que establece el plan es que los números rojos se mantengan el próximo año para la nueva empresa en el entorno de -1,8 millones de euros de Ebitda. Las cuentas entrarán en positivo en 2019. Se pasaría así a beneficios antes de impuestos del orden de 3,6 millones en 2019 que irían creciendo notablemente año a año hasta un pronóstico de 41,1 millones en 2027.

Escenario realista

Este es el «escenario realista» del plan, que se fundamenta en la apreciación y en los últimos datos de actividad de que «tras varios años de fuertes caídas se espera una vuelta poco a poco a la normalidad con la entrada de nuevos clientes y mercado». Aunque el documento evoca también brevemente un posible escenario pesimista, en el que los pedidos se recuperen más levemente, el grueso del plan relata las actuaciones relativas a apuntalar el plan más favorable.

Sidenor estima un escenario general en el que el crecimiento del volumen de ventas de piezas hasta 2027 será cada año de un 2,7% (principalmente cigüeñales, piezas para fábricas de cemento y minería y cilindros) y que los precios se mantengan estables hasta 2019, con la expectativa de crecer a partir de ese año. La acería crecerá aupada por piezas y seguirá vendiendo producto al negocio de laminación que llevará Sidenor y a otros compradores. También se están explorando nuevos mercados en el sector ferroviario.

Para lograr esta mejora de los resultados, el Plan Industrial contempla un impulso general para orientar la actividad de piezas a recuperar mercados perdidos o abandonados obligatoriamente en los últimos años por la imposición de Gerdau, que impidió a Sidenor competir en los mercados que ocupaba la planta similar brasileña de Villares Rolls. Se intentará así, y el proceso ya se ha iniciado, recuperar clientes históricos como Outokumpu, ThyssenKrupp o Man Diesel&Turbo tanto en Europa como en América, y especialmente en Estados Unidos.

Plan de inversiones

Para lograr estos objetivos, Sidenor Forging and Casting abordará un plan de inversiones global de 12 millones de euros (4,5 millones en activos fijos y otros 7,5 millones de euros para el mantenimiento y mejora de las instalaciones durante los próximos 3 años) que garantizarán las mejoras en la producción requeridas y la puesta en marcha de nuevas producciones en el área de laminaciones de diámetros más gruesas (que se concentrará en Reinosa).

Además de los nuevos productos que se detallan en el cuadro anexo, la nueva Sidenor se esforzará por ampliar el mercado de cigüeñales en China, los mercados generales en Indía, Turquía y Rusia y los productos para los sectores de cemento y minería en China, Mercosur, India e Irán.

Y hay condiciones a cumplir internas de notable calado como mejorar las calidades de producción, abaratar los transportes especiales «que encarecen mucho nuestras piezas», ganar en agilidad en la preparación de ofertas y establecer y acrecentar una mejora continúa en los procesos. Algunas de estas carencias aparecen reflejadas entre las debilidades de las distintas áreas de la fábrica, que hablan de máquinas menos avanzadas que sus competidores (y menos productivas), de gamas de productos reducidos en algunos segmentos, de limitaciones de producción de algunos productos, de falta de equipamientos necesarios, de altos precios en piezas grandes, de costes productivos no competitivos, del poco esfuerzo en I+D+i para desarrollar y promocionar productos.

Pero también hay una alabanza general en los análisis que aparece en todos los ámbitos de la fábrica: una mano de obra muy especializada, con alto nivel de experiencia, un buen conocimiento del mercado y una gran capacidad de crear nuevos diseños y productos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos