Sodercán aportará 352.000 euros a Fundinorte si el Grupo Vela regulariza la deuda de 2018

Trabajadores de Fundinorte se concentraron ayer ante la sede del Gobierno cántabro. :/Ana Rodríguez
Trabajadores de Fundinorte se concentraron ayer ante la sede del Gobierno cántabro. : / Ana Rodríguez

Los vencimientos e impagos generados hasta marzo suman 606.000 euros. Pide además que presente un plan industrial y otro comercial para garantizar producción y clientes

A. SANTAMARÍA SANTANDER.

La Sociedad para el Desarrollo de Cantabria (Sodercán) está dispuesta a aportar hasta 352.000 euros a Fundinorte (antigua Greyco) para apoyar la viabilidad de la empresa siempre que el Grupo Vela suscriba tres compromisos firmes: regularizar las deudas vencidas e impagadas generadas durante el presente año (estimadas en algo más de 600.000 euros sólo hasta marzo); presentar un plan industrial que permita alcanzar una producción de al menos 400 toneladas al mes; y presentar un plan comercial que acredite el ritmo de recuperación de clientes en base a pedidos en firme.

La actuación de Sodercán, que justifica en el «interés estratégico del proyecto», se plasmaría en dos intervenciones concretas. Una inicial, consistente en el desembolso de los 125.000 euros que aún están pendientes del préstamo de un millón de euros establecido en el MOU (siglas de 'Memorandum of Understanding', es decir el acuerdo), condicionado siempre al compromiso del Grupo Vela de regularizar la deuda vencida e impagada; junto con la no liberación de las garantías personales de Jesvefe y Jesús Vela SL asociadas al citado préstamo, dado que podría ser origen de un posible quebranto patrimonial para Sodercán en caso de que el proyecto no resulte viable.

Y una segunda operación basada en el análisis de la viabilidad y solvencia financiera de las empresas del Grupo Vela al objeto de estudiar una posible financiación adicional de hasta 225.000 euros condicionada también al compromiso del Grupo Vela de regularizar la deuda vencida e impagada de Fundinorte. Esta nueva financiación deberá ser avalada por el Grupo Vela.

125.000 euros están pendientes del préstamo de un millón y habría una aportación adicional de 225.000

La aportación permitiría a Fundinorte poner en marcha un «demostrador de viabilidad» en el que habría que conjugar los aspectos productivos con los comerciales.

Reunión del Consejo

Esta es una de las principales conclusiones a las que llegó ayer el Consejo de Administración de Sodercán, que se reunió para abordar, entre otros puntos, la situación de Fundinorte, ya con los tres informes externos encargados para conocer la viabilidad económica de la empresa, sus posibilidades industriales y la viabilidad jurídica de la operación.

Las diferentes auditorías ponen de manifiesto las dificultades actuales de Fundinorte, una «empresa en crisis» pero con posibilidades de salir adelante si se siguen las recomendaciones planteadas (aumento de la producción, captación de nuevos clientes, mejora de resultados, etc...). Además, rechazan de forma tajante la posibilidad de suscribir un nuevo préstamo por importe de 1,3 millones de euros, tal y como se reclama desde la empresa, cuya titularidad corresponde en su totalidad a los hermanos Vela (Jesús Vela, 65%, y Martín Vela, 35%).

Conclusiones de las auditorias

Informe sobre la viabilidad industrial
Fundinorte necesitará diversificar su portafolio y orientarse hacia la fundición nodular. Los costes pueden reducirse en un 18%. Los costes de Fundinorte se encuentran en el límite alto del sector. Se propone establecer un periodo de tres meses para poner en marcha un demostrador de viabilidad.El objetivo de alcanzar una producción estable del entorno de 400 toneladas en febrero de 2019 es un reto asumible. Son necesarios más clientes para que se puedan absorber a medio plazo las 10.000 toneladas de capacidad de producción. La financiación necesaria para el demostrador de viabilidad se situaría en 352.000 euros.
Informe sobre la viabilidad económica
La sociedad no se encuentra en causa de disolución por la existencia de préstamos participativos. Sí existe un grave desequilibrio financiero y patrimonial al cierre de febrero. Los primeros meses del ejercicio han provocado un deterioro aún mayor del Fondo de Maniobra y del Patrimonio Neto de la sociedad. Pese a las ofertas realizadas a posibles clientes, no se han materializado pedidos concretos y firmes. Los gastos de estructura de la sociedad son muy elevados y suponen un carga para la rentabilidad de la sociedad. Es una empresa «en crisis» atendiendo a la normativa europea. Se cumplen los requisitos para que algunos acreedores puedan solicitar el concurso.
Informe sobre la operación planteada
Una nueva financiación en forma de préstamo por importe de 1,3 millones no sería a día de hoy viable. La intervención sería calificada como ayuda de Estado al no ser entregada en aplicación del principio del operador privado en una economía de mercado y no desaparecer el elemento ventaja. Cualquier intervención de Sodercán debe ajustarse a las estrictas condiciones exigidas por la Comisión Europea. La ayuda debería ser comunicada a la Comisión y aprobada por ésta con carácter previo a su ejecución. Será necesario un plan de reestructuración realista y coherente para restablecer la viabilidad a largo plazo del beneficiario, que hoy no se cumple.

El informe sobre la viabilidad industrial del proyecto pone en evidencia que las inversiones realizadas han respondido a «una lógica industrial y a su importante potencial de mejora», pero también deja clara la inconveniencia de algunas decisiones adoptadas. Así, se califica de «absolutamente inexplicable» el parón de tres meses realizado en 2017 como consecuencia de la instalación y puesta en marcha de los dos hornos de inducción, operación que se debería haber realizado en tres o cuatro semanas como máximo. Además, se destaca la «necesidad» de que Fundinorte restablezca su imagen, muy «deteriorada» ante sus clientes habituales; y concluye, como premisa fundamental, que las inversiones realizadas no han tenido la oportunidad de demostrar su capacidad en la viabilidad de la planta.

El informe económico pone sobre la mesa la delicada situación de la empresa, que cerró el ejercicio de 2017 con pérdidas de 909.000 euros.

Ver más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos