Las horas extraordinarias son una herramienta de flexibilidad empresarial que tienen numerosos límites legales
Las horas extraordinarias son una herramienta de flexibilidad empresarial que tienen numerosos límites legales / DM

Las horas extra no se recuperan en la región y están en niveles mínimos desde 2008

  • Prácticamente han desaparecido en la construcción y se han reducido a más de la mitad en la industria, donde son más elevadas

La crisis se llevó por delante un buen pedazo de la tarta de las horas extras en el mercado laboral de Cantabria y la recuperación de los últimos meses no ha modificado la situación en la región, que está en las cifras más bajas desde el 2008.

En ese año, los empleados cántabros hacían 0,84 horas de media por trabajador y mes; más en la industria, que elevaba la cifra a las 1,34 horas, y menos en los otros sectores que se computan, construcción y servicios, según las cifras del Instituto Cántabro de Estadística (Icane). En el conjunto de 2015, las cifras descendieron a 0,46 horas, el dato menor de los últimos ocho años. En los tres primeros meses de 2016 la situación sigue igual.

Las horas extra no se recuperan en la región y están en niveles mínimos desde 2008

Por sectores, los índices más bajos se registran en la construcción, reflejo de que la crisis general ha provocado su desaparición en la práctica, ya que en el primer trimestre de este año han marcado un mínimo histórico de 0,20 horas por trabajador y mes.

Por lo general las horas extra suelen ser más frecuentes en las comunidades con elevada actividad industrial, ya que es este el sector económico que con más frecuencia recurre a las mismas. En el primer trimestre, cada trabajador industrial hizo una media al mes de 0,66 horas en Cantabria, por encima de las 0,46 del global de los sectores y muy por debajo de la media nacional, que se elevó a las 0,93 horas. No obstante, este cómputo de horas es el menor de la estadística sectorial en Cantabria desde 2008, salvo en el primer trimestre de 2012, cuando se registraron 0,64 horas/trabajador.

En el sector servicios, que concentra la mayor parte del empleo, las 0,46 horas extras trabajadas por empleado en Cantabria están ligeramente por debajo de la media nacional de 0,49. Y en la construcción está muy por debajo (0,20 por asalariado cántabro y mes frente a 0,54 en el ámbito nacional).

Las horas extraordinarias son una herramienta de flexibilidad empresarial que tienen numerosos límites legales (cuantía anual, tareas en que están permitidas, edad en que pueden realizarse...) y que en general crecen con el aumento de la actividad económica y bajan con la crisis. En Cantabria su estancamiento puede indicar que la recuperación no logra alcanzar velocidad de crucero.

Esta modalidad de prolongación de la jornada laboral ha sido tradicionalmente combatida por los sindicatos, que ven en ella una fórmula contraria al reparto del empleo que preconizan en estos tiempos de elevado paro. En la comparativa nacional, Cantabria ocupa el cuarto puesto de la lista. Únicamente Andalucía, Extremadura y La Rioja computan menos horas extras.

Las horas extra no se recuperan en la región y están en niveles mínimos desde 2008

Las horas extra han crecido con fuerza en los últimos años en la jornada a tiempo parcial, como consecuencia de reformas legislativas que lo han hecho posible en esta modalidad de trabajo, que a su vez ha experimentado una fuerte expansión. Sin embargo, prácticamente no existen en la industria y la construcción. En los servicios, por el contrario, se han duplicado las horas realizadas por trabajador y mes en esta modalidad de empleo, al pasar de 0,18 horas a 0,37.

No pagadas

Esta estadística a la baja tiene otra lectura para los sindicatos, que dudan de que las horas extras reales hayan disminuido, al estar convencidos de que en realidad lo que ocurre es que no se pagan. Eso es lo que sostiene 'Las horas extraordinarias según la EPA', un análisis realizado por Luis Zarapuz, del gabinete económico de CC OO, que estima que la mayor parte de las horas extras realizadas y no pagadas se localizan en el sector servicios y que la reducción se ha concentrado casi exclusivamente en las remuneradas. Según este estudio , en 2008 en los servicios ya no se pagaban el 47% de las horas realizadas, porcentaje que se elevó en 2015 hasta el 60%.

El análisis de CC OO sostiene que si no se realizasen horas extra no pagadas (3,5 millones al año) se podrían crear en España 156.000 puestos de trabajo.