Obreros en Santander
Obreros en Santander / Celedonio Martínez

El salario bruto cántabro, por debajo de la media española por primera vez en cinco años

  • Se sitúa en los 1.893 euros mensuales, 38 por debajo del estatal y 410 euros menos del que perciben los madrileños, que se colocan a la cabeza en el ranking publicado por el INE

El salario medio en Cantabria en 2015 se situó en 1.855,4 euros, 38,3 euros menos que la media española (1.893,7 euros), según figura en el 'Decil de salarios del empleo principal', que publicó esta semana el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que revela que el salario bruto regional está por debajo del de España por primera vez en cinco años. De esta forma, el salario de los cántabros es el séptimo más alto entre las comunidades aunque lejos de Madrid, la autonomía con una mayor media, que alcanza los 2.265,8 euros, 410,4 euros más que en Cantabria.

De hecho, el salario medio mensual bruto ha perdido 49,3 euros en Cantabria en 2015 con respecto al año anterior, lo que supone un retroceso del 2,6%. Además los cántabros tenían un salario mensual bruto 23,4 euros por encima del resto en 2014, pero en 2015 cobran casi 39 euros menos. De hecho, desde 2010 a 2014, el salario bruto en Cantabria ha sido superior al nacional.

En cuanto a la valoración general, se subraya que un trabajador temporal gana de media 775 euros brutos menos al mes que uno de carácter indefinido. Así, mientras que los asalariados con contrato fijo percibieron un salario medio bruto mensual de 2.090 euros en 2015, los eventuales recibieron apenas 1.315 euros al mes.

Si se echa la vista atrás, queda de manifiesto que la brecha salarial entre ambos tipos de empleados ha crecido de forma imparable con la crisis, hasta el punto de que en 2015 supone un 32% más que en 2007, justo antes de iniciarse la recesión. Además, en dicho estudio se constata que la mitad de los trabajadores temporales cobró menos de 1.215 euros al mes el pasado año, mientras que solo el 23% de los indefinidos se encontraba en esta misma situación. Por el contrario, apenas un 11% de los eventuales recibió una remuneración superior a 2.136 euros, un porcentaje que se triplicó en los de carácter fijo (36,4%).

El INE achaca esta desigualdad a que el nivel educativo de los indefinidos es más alto y también al mayor peso de los contratos temporales en ramas de actividad con marcado carácter estacional y remuneración más baja. Sin embargo, la realidad es que en la actualidad, de cada diez contratos nuevos que se firman, más de nueve son temporales y ni siquiera uno indefinido. Esto explica también en parte la devaluación salarial que ha afectado al país durante la crisis, algo que no queda reflejado en este informe y para lo que habrá que esperar a la publicación del nuevo índice de precios del trabajo que el organismo difundirá por primera vez el próximo viernes.

El estudio sí indica el salario medio mensual (en términos brutos) de 2015, que se situó en 1.893, apenas un 0,66% superior al de 2014 y con un moderado crecimiento durante la crisis. Cabe explicar que esto no significa que la retribución más frecuente de los españoles sea ésta, sino simplemente es la media, para la que, evidentemente, se tienen en cuenta los sueldos más altos y también los más bajos. De hecho, un 30% de los asalariados (casi 4,5 millones) ganó el año pasado menos de 1.215 euros brutos, mientras que un 40% (cerca de seis millones) recibió una remuneración de entre 1.215 euros y 2.136 euros, y el 30% restante superó esa cantidad.

Por otra parte, el salario mediano (el más habitual) se situó en 2015 en 1.596,8 euros, 5,7 euros menos que en 2014 y casi 297 euros menos que el salario medio de 2015 (1.893,7 euros).

La mujer, 500 euros menos

Además de los trabajadores temporales, los sueldos más bajos son más predominantes en las mujeres, los jóvenes, las personas con un menor nivel de formación y los trabajadores a tiempo parcial y que pertenezcan al sector privado. Así, las mujeres ganan de media 478 euros menos que los hombres, una diferencia que, no obstante se ha reducido casi un 6% respecto a 2014. Concretamente, el salario medio bruto de las féminas se situó en 1.643,8 euros en 2015, frente a los 2.122,5 euros de los varones. Además, el organismo explica que los hombres tienen una mayor presencia en los salarios altos que las mujeres. Así, el 35,5% de los varones ingresaron más de 2.136,7 euros el pasado año, frente al 23,9% de ellas.

El organismo también argumenta las razones de esta brecha de género: «Ellas trabajan a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad menos remuneradas en mayor proporción que los varones».

No sorprende tanto que en los jóvenes se concentren los sueldos más bajos, puesto que tienen una mayor presencia en empleos a tiempo parcial, con contratos temporales y, lógicamente, poseen una menor antigüedad. Siete de cada diez menores de 25 años ganaron menos de 1.250 euros y su retribución media fue de 1.042 euros.

Otra brecha que cabe resaltar es la que se establece entre los trabajadores del sector público y los del privado, con una diferencia de más de 850 euros al mes.