La base máxima de cotización sube un 3% para sumar 330 millones extra

Los secretarios de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo (i), y de Seguridad Social, Tomás Burgos.
Los secretarios de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo (i), y de Seguridad Social, Tomás Burgos. / Efe
  • El Ejecutivo deja la letra pequeña en manos del Pacto de Toledo, aunque cuenta con otro aumento de la base mínima gracias al alza aprobada en el SMI para 2017

La base máxima de cotización por cada trabajador se incrementará un 3% en 2017 hasta situarse en los 3.751,2 euros mensuales, frente a los 3.642 euros actuales. Así lo aprobó este viernes el Consejo de Ministros buscando mejorar el precario estado de salud del sistema de la Seguridad Social, que este año probablemente registre un déficit récord de más de 18.000 millones de euros.

Pero, ¿cuánto supondrá realmente para las arcas públicas este destope? El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, explicó que cada punto de incremento de esa base supone unos ingresos para el sistema de entre 100 y 110 millones de euros, con lo que un alza del 3% reportaría unas rentas extra de entre 300 y 330 millones.

Pero no solo se incrementa la máxima, sino que la base mínima también experimentará un alza del 8%. En este segundo caso es una consecuencia automática al estar referenciada con el salario mínimo interprofesional, que se revalorizará en esta misma cantidad el próximo año. Según cálculos del secretario de Estado, ese incremento sumará en torno a 70 millones más a los ingresos de la Seguridad Social, que por tanto recibiría unos 400 millones anuales de inyección extra desde 2017.

Burgos recordó también que las bases máximas han evolucionado en los últimos años por debajo de los precios, razón por la que el Gobierno ya decidió subirlas en ejercicios anteriores aunque «de manera discreta». Así, en 2013 y 2014 la más alta se incrementó un 5% en cada ejercicio, hasta quedar al final de ese periodo en 3.597 euros mensuales. En 2015 el Gobierno del PP la subió un 0,25% y en 2016 otro 1%, dejándola en 3.642 euros. Ahora, en 2017, escalará hasta los 3.751,2 euros.

¿Habrá contrapartida?

Otro tema de debate es si con el destope máximo de cotizaciones debería ir aparejado el de la pensión máxima. El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, explicó ayer que la idea es que esta medida vea su «reflejo en las pensiones». A este respecto explicó que formará parte de «un programa más amplio», que habrá que valorarlo en el «ámbito del Pacto de Toledo y la negociación colectiva».

En la misma línea, Burgos valoró la propuesta gubernamental de «discreta», pendiente ahora de que junto a los agentes sociales y los grupos parlamentarios «se pueda llegar a un compromiso de justa correspondencia entre el esfuerzo de aportación realizado y el incremento de la cuantía de la pensión máxima». El secretario de Estado adelantó en este sentido que ya se ha informado a sindicatos y patronales de esta iniciativa, y «no les ha parecido mal».

Sin embargo, la CEOE dejó claro en un comunicado que esa subida supondrá un «incremento en los costes sociales para las empresas» y, por tanto, «puede tener efectos negativos para la creación de empleo». De igual manera la federación de autónomos ATA mostró su malestar por una medida que tacha de «nueva estocada». Su presidente, Lorenzo Amor, cuantificó que el incremento de la base mínima de cotización supondrá 300 euros anuales para un millón de autónomos y advirtió de que no aceptará una subida de la base mínima superior al 3%, frente al 8% aprobado por el Gobierno en el SMI.

Los sindicatos piden más

Más contentos estaban en UGT y CC OO, que venían solicitando esta iniciativa desde hace tiempo, pero la ven «insuficiente». «El Ejecutivo vuelve a acometer medidas de manera unilateral, sin diálogo ni consenso, algo que rechazamos frontalmente», sostuvo el sindicato liderado por Pepe Álvarez. A su vez, la central liderada por Ignacio Fernández Toxo señaló que «un sistema solvente de pensiones públicas de calidad exige una mejora clara de los ingresos por cotizaciones sociales».

La base de cotización no es la suma que se paga a la Seguridad Social sino la referencia sobre la que se calcula dicha cuantía. Así, en el caso de un trabajador indefinido estaríamos hablando de una media del 35,5% respecto a dicha base y un punto más (36,8%) si es temporal. Por lo tanto, podríamos calcular que sobre un sueldo de 1.000 euros se pagarían 355 euros. En la misma línea, una subida del 3% en el tope cotizado supondría abonar en torno a 40 euros al mes para los afectados.