CEOE aboga por eliminar la subida salarial de la negociación colectiva

CEOE aboga por eliminar la subida salarial de la negociación colectiva

La patronal mejora su propuesta para 2017 a un incremento del 1,2% hasta el 2,5%, aunque estima que «no pasaría nada» si no hay pacto

LUCÍA PALALCIOS MADRID.

Una negociación colectiva sin pacto salarial. Esto es lo que quiere ahora la CEOE para el próximo año, a tenor de las palabras pronunciadas ayer por el secretario de Relaciones Laborales. «Que el próximo acuerdo no tenga una referencia salarial a lo mejor puede ser ese mecanismo de modernización que estamos esperando», afirmó Jordi García Viña durante la presentación del 'Estudio sobre la evolución de empresas y trabajadores'.

García Viña considera un «sin sentido» que de todos los temas que se tratan en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) -que consta de 35 folios-, «la única discusión sea el porcentaje» en que se incrementará cada año el sueldo de los trabajadores. De esta forma, explicó que este sistema de recomendar una subida es el que impera en la actualidad, pero que no ha existido toda la vida. «Se determinó en un momento y ahora puede haber perdido la finalidad», sostuvo, a la par que abogó por modernizar los convenios colectivos y la propia negociación colectiva.

Efectivamente, en este punto es en el que está atascado en estos momentos la negociación, una vez que los agentes sociales hayan descartado llegar a acuerdos en más temas. Pero, pasado el ecuador del año, el pacto salarial sigue en vía muerta. No hay acuerdo por el momento y apenas quedan unos días para cerrarlo, puesto que se han puesto julio como fecha tope para zanjarlo.

Precisamente ayer la CEOE dio un paso más y mejoró su propuesta. Concretamente, incrementaron el mínimo del 1% al 1,2%, algo que no habían dicho de forma oficial pero que parecía un hecho, tal y como ya había avanzado este periódico a principio de mes. El máximo se mantiene en el 2% con medio punto adicional «en función de las características propias de cada empresa o sector».

En lo que los empresarios se mantienen inflexibles es en introducir una cláusula vinculada a la inflación para impedir que los salarios pierdan poder de compra, una reivindicación que mantienen los sindicatos, que a su vez quieren que los incrementos oscilen entre el 1,8% y el 3%. «No tiene sentido poner como condición definitiva y fundamental la cláusula de revisión salarial que, precisamente, ha ido desapareciendo en los últimos años», reitera la patronal en la nueva propuesta enviada ayer a los sindicatos. En ella reitera que los incrementos salariales deben venir por la productividad, la competitividad y la mejora de los márgenes empresariales. «Ya nunca más tendrá que ver con la inflación», suscriben.

La patronal responde de esta manera a la petición de los sindicatos de que si CEOE y Cepyme «se bloquean» con esta cláusula, las bandas salariales planteadas «no valen y hay que modificarlas. Y si no, no habrá acuerdo». Así se manifestó ayer el secretario general de CC OO, Unai Sordo.

Sea lo que sea, García Viña afirmó que «la negociación colectiva funciona perfectamente» y considera que «si no llegamos a una cifra concreta, tampoco pasa nada». Para el representante de los empresarios, lo importante es sentarse a hablar de los acuerdos para 2018 y 2019. A este respecto, la patronal se mostró dispuesta -en el comunicado enviado- a «abordar una mejora de los salarios más bajos mediante distintos mecanismos. A su vez, apuesta por llegar a acuerdos en otros temas tales como el arbitraje en los conflictos, la formacióny la «modernización de cuantas leyes laborales creamos oportunas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos