La CEOE detecta en Cantabria «más de un millar» de vacantes por falta de personal cualificado

Solo un 9% de los universitarios cántabros tiene un ‘nivel alto’ de inglés, según la CEOE.
Solo un 9% de los universitarios cántabros tiene un ‘nivel alto’ de inglés, según la CEOE. / Daniel Pedriza

Los empresarios cántabros detectan un «gran déficit formativo», especialmente en el ámbito de las TIC, los idiomas y el sector servicios

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Los empresarios cántabros afirman que la fuga de cerebros que afecta a la población juvenil española tiene sus matices: «Los últimos datos registrados en Madrid nos dicen que en toda España existen entre 80.000 y 100.000 puestos de trabajo sin cubrir por falta de personal cualificado», sentenció ayer el presidente de CEOE Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña. «En la región, esa cifra asciende a más de un millar», advirtió con las cifras en la mano. Unos datos recogidos por el Servicio de Información y Fomento del Empleo de la organización de empresarios (SIFE).

El registro de la patronal cántabra cuantifica en 31.826 los candidatos dados de alta en SIFE. Alrededor del 34,6% son titulados universitarios y de ellos, tan solo un 9,4% domina el idioma inglés. «No encontramos cántabros con la formación necesaria para los puestos de trabajo que necesitamos. Encontramos un gran déficit. Hay profesionales que están llegando de todas partes para cubrir esas vacantes», remarcó Vidal de la Peña.

En esa bolsa de empleo por cubrir hay perfiles heterogéneos. «Principalmente hablamos de ingenieros informáticos y profesionales del sector servicios, desde camareros a cocineros, por ejemplo»; pero también se incluyen técnicos en farmacia, ópticos, fisioterapeutas, peluqueros o carniceros; pescaderos, panaderos, torneros, fresadores o mecánicos, etc.

Una cifra para el optimismo

Más cifras: «Un 17% de las ofertas presentadas por las empresas solicitan algún idioma en un nivel alto, y no se cubren. Un 90% de las ofertas relacionadas con la informática, sobre todo destinadas a programadores y analistas de sistemas, tampoco encuentran el candidato idóneo. Y un 82% de los puestos ofertados para ingenieros con experiencia en el puesto y dominio de uno o varios idiomas, no se han cubierto», informa la CEOE.

«Hay que resolver este problema que amenaza seriamente la recuperación económica de toda la región» Lorenzo Vidal de la Peña (Presidente de la CEOE)

Que los más de 38.790 parados que existen ahora en la región no puedan satisfacer esa demanda del mercado de trabajo resulta preocupante. «Necesitamos comunicarnos con todos los agentes implicados y planificar. La universidad pública va por un lado, la Administración por otro y aquí nadie escucha al empresario, que es quien tiene que contratar y en su caso decir qué es lo que necesita», concretó Vidal de la Peña. El presidente de CEOE Cantabria formalizó esta reivindicación aprovechando la presencia en Santander del director de Formación de la organización, Juan Carlos Tejeda, que llegó a Santander para presentar el Libro Blanco del Sistema de Formación en el Trabajo.

«El Gobierno nos anunció que se nos citaría para ofrecer una solución;pero todavía no ha habido respuesta». «Alguien tiene que ser el primero en tomarse en serio esta situación y ponerle remedio o el número de vacantes sin cubrir irá creciendo cada año», avanzó Vidal de la Peña.

Perfiles equivocados

El problema es de sobra conocido en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cantabria: «Sabemos que hay una gran demanda de profesionales en el sector de la informática. Nuestros egresados salen de la universidad con el puesto de trabajo. Incluso hay matemáticos y físicos que empiezan a encajar en ciertos puestos que requieren un perfil de analista de datos para el que incluso están mejor preparados», concreta Francisco Matorras, decano de una facultad que titula al año alrededor de 90 titulados en la suma de sus tres grados: Física, Matemáticas e Ingeniería Informática.

«Las empresas a veces buscan ingenieros informáticos cuando necesitan una persona con perfil de formación profesional» Francisco Matorras (Decano de La Facultad de Ciencias)

«Hay que matizar de todos modos que la empresa a veces confunde el perfil. Conocemos casos de alumnos nuestros que han ido a trabajar a un lugar en el que se les ha exigido un nivel que se puede alcanzar en una formación profesional. A veces quizá el empresario no es consciente de que lo que busca en la universidad no es lo adecuado para el puesto de trabajo que oferta. Un titulado nuestro puede ‘picar datos’; pero lo más lógico es que se le exigiera algo más que eso», detalla Matorras.

Situación similar existe en el ámbito de las ingenieras. «Hay titulaciones, como informática, en que el mercado podría absorber casi el doble de egresados de los que ponemos en el mercado al año», explica Vicente Fernández, director del Centro de Orientación e Información de Empleo (COIE) del campus cántabro.

La solución de la CEOE pasa por gestionar la formación en el mismo puesto de trabajo. «Nosotros podemos completar su experiencia, adaptarla a nuestras necesidades; pero necesitamos ponernos de acuerdo», explicó Vidal de la Peña, que denunció cómo en el primer trimestre de este año no se firmó ni un solo contrato de formación mientras que en el mismo periodo se rubricaron en España más de 12.000. «Hay que resolver este problema que amenaza seriamente la recuperación económica de Cantabria y de España», agregó el presidente de la patronal en Cantabria.

.

Fotos

Vídeos