El déficit de la Seguridad Social aumentó en 200 millones en 2017 hasta los 18.800 millones

El déficit de la Seguridad Social aumentó en 200 millones en 2017 hasta los 18.800 millones

Báñez anuncia que los ingresos por cotizaciones, que alcanzaron el máximo de 109.000 millones en 2017, crecen con más intensidad que los gastos en pensiones

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Una vez más la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha vuelto a repetir que la mejor forma de combatir el desequilibrio que existe en el sistema de pensiones es con “más y mejores empleos”, y eso pese a que el déficit creció en 2017 en 200 millones.

Y para sostener esta tesis, Báñez anunció con alborozo que “2017 ha marcado un punto de inflexión hacia el equilibrio financiero de la Seguridad Social”, ya que “por primera vez desde el inicio de la crisis los ingresos por cotizaciones crecen con más intensidad que los gastos en pensiones”.

En este sentido, la ministra desveló que la recaudación por cuotas de la Seguridad Social creció un 5,3% hasta alcanzar la cifra récord de 109.100 millones de euros, frente a un aumento anual del gasto en pensiones del 3%. Y eso pese a que hay un millón de afiliados menos, tal y como apuntó.

“Hemos logrado revertir la tendencia del deterioro del déficit del sistema por primera vez desde el inicio de la crisis”, se jactó Báñez, quien resaltó que “hemos iniciado el camino de la vuelta al equilibrio del sistema”.

Y lo anunció sin esbozar datos que así lo corroboraran. Por eso, ante las críticas esgrimidas por la oposición, en el turno de réplica la propia ministra reconoció que en términos absolutos el déficit aumentará en 200 millones, puesto que el agujero en 2017 se situó en 18.800 millones, frente a los 18.600 millones de 2016. Sin embargo, para sostener su tesis, sí apuntó que esto supuso una reducción de seis centésimas respecto al PIB, puesto que se situó en el 1,61% frente al 1,67% de 2016, algo que considera volverá a producirse en 2018. De cualquier modo, para saber la cifra definitiva habrá que esperar a los datos de ejecución presupuestaria que se harán públicos en marzo.

Y es que en 2010 las cotizaciones dejaron de ser capaces de financiar por primera vez el conjunto de pensiones contributivas, por lo que desde 2011 el sistema arrastra un déficit acumulado que supera los 80.000 millones.

Con esta “gran noticia”, Báñez también quiso desmentir la denuncia continua por parte de la oposición y los sindicatos de que los empleos que se crean son más precarios. “Sencillamente no es verdad”, defendió la ministra. Y para justificarlo esgrimió los datos de que las cuotas del régimen general han crecido un 6,2% y el número de afiliados, un 4,2%, algo que “se explica por el aumento de la base media por trabajador, porque ha mejorado la calidad en el empleo”.

Más poder adquisitivo

Otro hecho que desmintió es que los pensionistas hayan perdido poder adquisitivo durante la crisis. Así, aseguró que han ganado un 0,02% desde 2012, respecto a la tasa media de inflación a lo largo de estos años. Sin embargo, sí admitió que los jubiladors han perdido una décima de poder de compra en los últimos cuatro años, desde que entró en vigor el nuevo índice de revalorización, que aboca a las pensiones a una subida mínima del 0,25% mientras sigan los números rojos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos