USO y UGT rechazan «la represión» contra delegados y representantes sindicales

Manifestación de USO contra el despido de dos sindicalistas en GSW.

La Ejecutiva Regional de USO aprueba establecer contactos con el resto de organizaciones «para poner en marcha mecanismos de defensa»

M. Á. PÉREZ JORRÍN SANTANDER.

Dos delegados de USO en el comité de empresa de Global Steel Wire, en Santander; la presidenta del comité de empresa de La Gallofa, de Comisiones Obreras; cuatro trabajadores en la fábrica de Mecanor en Ampuero (todos militantes y tres de ellos sindicalistas de UGT) y otro representante sindical también de UGT en Nissan Motor Ibérica, de Los Corrales de Buelna... La inusual lista de despidos de sindicalistas en los últimos meses ha provocado la alarma de las organizaciones regionales y al menos UGT y USO han empezado a movilizarse contra ello.

Libertad sindical

Esta semana, el Consejo Regional de USO Cantabria, máximo órgano de representación entre congresos, aprobó una resolución en la que pide la unidad de todas las organizaciones sindicales en Cantabria para acabar con lo que denomina «la represión contra los sindicatos». El documento, que ha sido apoyado por el Consejo por unanimidad, «insta a la defensa de la libertad sindical a través de la unidad de las organizaciones sindicales en Cantabria frente a las agresiones de empresarios a los representantes sindicales».

USO sostiene que «la involución que se está produciendo en los derechos de los trabajadores en los últimos años es motivo de preocupación para todas las organizaciones sindicales, una situación que está afectando de manera directa a aquellos compañeros que luchan en las empresas por defender el derecho del conjunto de los trabajadores».

El sindicato relaciona esta situación con «el incremento de la represión llevaba a cabo durante el último año en Cantabria por parte de empresarios sin escrúpulos hacia delegados de personal, delegados sindicales y miembros de comités de empresa, sin distingo de origen sindical». USO cree que el objetivo declarado de estos despidos, que en el caso de GSW se produjeron después de que los dos sindicalistas entregaran una hoja informativa con críticas a la aplicación del convenio colectivo, es «mermar tanto la capacidad de representación de los trabajadores como las garantías sindicales, que son una de las bases de nuestro sistema democrático».

La Ejecutiva Regional de USO Cantabria iniciará contacto con los representantes de las organizaciones sindicales con implantación en Cantabria «para establecer mecanismo de defensa que garantice los derechos de los trabajadores y trabajadoras que asuman labores de representación sindical ante posibles acciones represivas».

UGT: «Readmisión»

La decisión de USO se ha tomado diez días después de que el Comité Regional de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT en Cantabria mostrara su repulsa al despido de cinco afiliados de las empresas Mecanor y Nissan Motor Ibérica y exigiera su readmisión. Según precisó el secretario general de FICA-UGT en Cantabria, Luis Díez, «tenemos muy claro que el despido en el último año de estos cinco afiliados no sólo va dirigido contra ellos; afecta a toda nuestra organización y a la propia libertad sindical».

FICA-UGT precisó también en su resolución su apoyo específico a las secciones sindicales de Mecanor, donde se ha despedido en el último año a cuatro afiliados (tres de ellos sindicalistas), y a la de Nissan Motor Ibérica, aunque como reiteró su secretario general «el respaldo va dirigido a todas las secciones y compañeros que realizan diariamente su labor sindical».

Díez ha criticado «esta persecución sindical está asentada en despidos de cuestionable justificación porque no debería de ser aceptable que, por ejemplo, se despida a un afiliado y sindicalista por falta de cualificación o de rendimiento cuando lleva más de 20 años en la empresa y hasta ahora sin ningún incidente en su trayectoria profesional».

Fotos

Vídeos