UGT reclama más oferta de empleo para rejuvenecer el sector público

Uno de los últimos exámenes de oposición al cuerpo administrativo convocado por el Gobierno de Cantabria, en la Universidad de Cantabria. /Daniel Pedriza
Uno de los últimos exámenes de oposición al cuerpo administrativo convocado por el Gobierno de Cantabria, en la Universidad de Cantabria. / Daniel Pedriza

La plantilla regional, que la EPA cifra en 41.031 asalariados, tiene una edad media de 47 años, cinco más que en el sector privado

REDACCIÓN SANTANDER.

Sólo un 11% de los empleados del sector público en Cantabria son jóvenes menores de 35 años, en concreto 4.549 de un total de 41.031 asalariados que incluye a los de empresas concesionarias o adjudicatarias, lo que implica un descenso de casi un 13% en relación a los 5.213 que registraba la Encuesta de Población Activa (EPA) en el año 2012, cuando el Gobierno español dejó de reponer las vacantes en las administraciones públicas por la crisis económica.

Según un informe elaborado por la Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT de Cantabria, la edad media actual de los asalariados del sector público en la región es de 47,1 años, cinco años más que la del sector privado (41,95 años) y, además, en una de las comunidades autónomas con mayor envejecimiento de su población asalariada. De hecho, el sindicato aclara que la edad media de los asalariados cántabros (tanto del sector público como del privado) es de 43,02 años, la cuarta más elevada de España después de Asturias (43,52 años), Castilla y León (43,48) y País Vasco (43,39 años).

El informe responde a una de sus principales reivindicaciones en las negociaciones de la función pública con el Gobierno español con vistas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, en los que el sindicato reclama ofertas públicas de empleo (OPE) que permitan aumentar y rejuvenecer las plantillas de las distintas administraciones públicas. Como puntualiza Luis Santos Clemente, secretario general de la federación del sector público de UGT en Cantabria, con el Plan de Sostenibilidad que implantó el Gobierno español en el año 2012, donde se dejaron de reponer las vacantes provocadas por las jubilaciones o las bajas permanentes, «ha disminuido el número de empleados públicos, se ha incrementado significativamente la interinidad y han envejecido las plantillas en todas las administraciones públicas. Por ello, exigimos al Gobierno español y a todas las administraciones públicas que los empleados públicos recuperen los derechos que se les ha arrebatado durante la crisis, entre ellos su poder adquisitivo o su jornada laboral de 35 horas, además de una recuperación del empleo que conlleva necesariamente rejuvenecerlo», agrega el responsable regional del sector público de UGT en Cantabria.

Plazas sin cubrir

Sólo en el Gobierno de Cantabria se han dejado de cubrir en estos últimos años más de 3.600 plazas si se toma la diferencia entre las previstas en la Relación de Puestos de Trabajo y las cubiertas realmente.

Según el informe, desde el Plan de Sostenibilidad de 2012 la plantilla del sector público español se ha reducido más de un 4% con 136.800 empleados públicos menos (de 3.140.700 a 3.003.900), saldo negativo en el que contrasta una pérdida de 191.000 jóvenes menores de 35 años (-31,7%) con un significativo aumento de casi un 27% de los de 55 o más años (+159.000).

En España la edad media de los trabajadores del sector público ha aumentado casi dos años desde 2012, de 45,13 a 47,06 años, y supera en la actualidad en casi seis años a la media de edad del sector privado (41,24 años), pese a que ésta también ha repuntado 1,5 años en el mismo período. Por su parte, en Cantabria este incremento de la edad media de los empleados públicos es menos acusado (pasa de 47 a 47,1 años) pero «porque ya teníamos en 2012 una de las mayores edades medias del sector público español», matiza Clemente.

El sindicalista agrega que «en Cantabria la pérdida de empleo público es generalizada en todas las edades desde el año 2012, aunque un 45% de esta disminución corresponde exclusivamente a menores de 35 años (664 de los 1.453 menos contabilizados por la EPA), lo que nos deja como una de las autonomías con menor porcentaje de empleados públicos jóvenes, a casi tres puntos de la media española (13,71%)».

Fotos

Vídeos