Trabajo saca a la luz 633 empleos ocultos en Cantabria

Las pesquisas de la Administración central, en 1680 inspecciones, propiciaron el cambio de 1.514 contratos y la anulación de 20 altas ficticias de empresas

Trabajo saca a la luz 633 empleos ocultos en Cantabria
DM
Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

La economía sumergida, el dinero negro y el fraude fiscal son varias de las principales tribulaciones marcadas en rojo por la Administración. Un problema contra el que los organismos públicos llevan años decididos a dar la batalla y que sigue rindiendo fruto ejercicio tras ejercicio. Así al menos queda acreditado con los datos ofrecidos por el Congreso de los Diputados, que cifra en 633 el número de empleos aflorados en Cantabria durante 2016, fruto de las actuaciones llevadas a cabo por la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS).

Desde la Cámara Baja se da así respuesta a las preguntas formuladas por los diputados ‘populares’ Diego Movellán y Ana Madrazo en relación a las intervenciones efectuadas por el Gobierno español para frenar estas prácticas en la Comunidad. «Desde la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se viene desarrollando un importante esfuerzo sostenido para la lucha contra esta lacra que es el fraude a la Seguridad Social y que afecta gravemente a los derechos de los trabajadores», explican desde el Ejecutivo que pilota Mariano Rajoy.

Así las cosas, en el balance del ejercicio pasado destacan varios titulares. El primero, que para identificar esos 633 puestos de trabajo sumergidos ‘solo’ fueron necesarias 1.860 inspecciones. Pero hay más, puesto que fruto de las pesquisas de los inspectores también se produjeron cientos de transformaciones de contratos que no se atenían a la realidad del empleado. En concreto, en el periodo de referencia se modificaron 1.514 contratos de trabajo tras las evaluaciones de la ITSS.

Opinión

Eso no es todo. La Dirección General, según los datos aportados por el Congreso, igualmente abordó el fraude vía la constitución de empresas con actividad total o parcialmente ficticia; o mediante la simulación de relaciones laborales. En este sentido, «se procedió a la anulación de 20 altas ilegales en la Seguridad Social durante 2016».

Todos estos guarismos tienen su equivalencia económica para las arcas públicas. Respecto a los importes liquidados como consecuencia de faltas de alta, diferencias de cotización o derivaciones de responsabilidad en supuestos de impago de cuotas se han recaudado 10.301.751 euros, según los datos del Ejecutivo.

De hecho, en la respuesta se abunda en los avances obtenidos merced al Plan de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social, aprobado en 2012 y de carácter bienal, así como en la necesidad de «aplicar técnicas contrastadas para alcanzar una mayor eficiencia en la planificación y el desarrollo de las diferentes actividades inspectoras».

El fisco estrecha el cerco

Los cientos de empleos aflorados por Trabajo se complementan con la mayor presión con la que desde Hacienda se está actuando contra el fraude fiscal y la evasión impositiva. La intensificación de las medidas antifraude incrementó de manera significativa la recaudación en Cantabria en 2016. La Delegación Especial de la Agencia Tributaria en la región ingresó 111,1 millones de euros, lo que supone un aumento del 26% respecto al año anterior, y constituye el mejor dato de la serie histórica. Además, casi 300 ciudadanos delataron a otros contribuyentes por fraude tributario.

Este fuerte incremento está vinculado, básicamente, al aumento de las actuaciones inspectoras, al refuerzo de los controles a las grandes empresas y a un mayor control y reducción de la economía sumergida, según fuentes de la Agencia Tributaria, que informó en el mes de junio de los ingresos en su lucha contra el fraude en la comunidad autónoma, pero no de lo que estaban pendiente de cobro.

De los 111,5 millones recaudados, la mayor parte (104,9 millones) procede de la suma de los dos conceptos que tradicionalmente concentran el grueso de los resultados: actuaciones de control y recorte de devoluciones solicitadas por los contribuyentes después de su comprobación. Estos ingresos se complementan con los 6,6 millones de euros procedentes de declaraciones extemporáneas (fuera del plazo voluntario) de los contribuyentes sin un requerimiento previo por parte de la Agencia Tributaria.

Durante el pasado ejercicio creció la recaudación, pero también las inspecciones, que se consolidaron en el entorno de las 3.300, algo más que la media de 3.000 registrada en el bienio 2013-2014. Especial relevancia tuvieron las actuaciones de entrada y registro realizadas por el Área de Inspección con el apoyo de personal de las Unidades de Auditoría Informática (UAI). Las UAI intervinieron en Cantabria en 14 inspecciones de estas características, el doble que en 2015. Según la Agencia Tributaria, se trata de actuaciones «de gran eficacia para la detección del software de ocultación, la obtención de pruebas en general y la reducción del tiempo de duración de las comprobaciones inspectoras». Estas actuaciones, algunas de ámbito nacional con la participación de Hacienda de Cantabria, y otras estrictamente regional, se desarrollaron en distintos ámbitos de actividad, aunque destacaron los registros en el sector primario.

En paralelo, aumentaron las actuaciones presenciales destinadas al control ‘in situ’ de obligaciones formales y registrales en sectores de riesgo tributario. Junto a ello, el fisco reforzó la investigación del fraude sofisticado que cometen grandes empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos