La moda de las sorpresas en las bodas

Pareja de recién casados.
Pareja de recién casados. / Fotolia
  • De las ceremonias más convencionales y aburridas se ha pasado a un boom de creatividad y originalidad en el que tanto novios como padrinos e invitados compiten por ser los más divertidos

¿Quién dijo que todas las bodas son iguales? Los enlaces de familiares y amigos ya no tienen por qué ser el típico tostón al que hay que asistir por obligación, ya que, de un tiempo a esta parte, se han convertido en el lugar ideal para sorprender y dejarse sorprender. Y claró está, para emocionarse, ya que las bodas son el caldo de cultivo ideal para dejar aflorar las emociones.

De las tradicionales ceremonias en la iglesia y los posteriores banquetes, con el consabido vals y los borrachos de turno, se ha pasado a otro tipo de celebraciones en las que lo mismo son los novios, o uno de los dos, como los padrinos o los invitados los que dan la sorpresa. Así, lo mismo se arrancan a cantar en medio de la ceremonia religiosa que realizan falshmobs de camino al altar o sorprenden al personal con originales y divertidos bailes que sustituyen al 'muermo' que puede llegar a ser el vals de toda la vida.

De todo ello hay varios ejemplos en interenet, que se ha convertido en el escaparate de las bodas más divertidas, cuyos vídeos arrasan en las redes sociales.

El último de estos vídeos virales ha sido el que muestra a un novio que sorprende a la novia en el altar arrancándose por una versión flamenca del tema 'Pedacitos de ti', de Antonio Orozco. El momento, arranca las lágrimas de la novia, madrina y varias invitadas.

La novia que inició la moda

Pero la primera que sorprendió a todos, también en internet, fue esta novia que se arrancó a cantar la canción 'Quiéreme', de Nuria Fergó, que hizó llorar al novio. El vídeo de su 'improvisada' actuación nupcial corrió como la pólvora hace dos años en las redes sociales.

Los invitados, siempre dispuestos a emocionar

En esta ocasión, son dos de las invitadas las que deciden dar una sorpresa a su amiga, que se encuentra ante el altar para dar el 'sí, quiero'. Como no podía ser de otra manera, la inesperada actuación estelar de sus colegas hace que la novia se emocione y tenga que hacer uso del pañuelo en más de una ocasión, amén del abanico para aliviar el sofocón.

Algo más que el padrino

¿Y quién dijo que para un padrino el día que casa a su hija es uno de los más tristes? Este padre de la novia deja claro que no tiene por qué ser así y decide sorprender a su hija en la iglesia arrancándose con un soberbio 'Ave María' que deja a todo el personal con la boca abierta.

Las madres también se animan

Pero los papás no son los únicos que osan dar la nota en la boda de lso hijos, ya que las mamás también quieren su momento de protagonismo. Y más cuando la que se casa es una hija y no desempeñan el rol de madrina. Así, una madre interpreta el tema 'Mi niña' en la iglesia en la que su hija se está casando, arrancando el aplauso de todos los presentes.

El novio más divertido

Sin lugar a dudas, uno de los momentos que más pereza daba tradicionalmente a novios e invitados era la apertura del bile nupcial. En este caso, el novio pasa de bailar con su ya esposa y decide sorprenderla, al son de Beyoncé y los Backstreet boys, con una coregorafía que ha dado la vuelta a medio mundo gracias a internet.

Madrinas muy marchosas

Estos dos vídeos dejan bien claro que las madrinas no tienen por qué ser las típicas señoras que se visten de mesa camilla para casar al niño de la casa. Ambas demuestran que la edad no es impedimento para ayudar a su hijo a sorprender a todos los invitados con unas modernas coreografías para abrir el baile nupcial tras el copioso banquete. ¿Qué mejor manera de quemar las calorías ingeridas que al ritmo de la música?

Y los padres, con el ritmo en el cuerpo

Pero el ritmo y la coordinación no es solo cosa de las madrinas, tal y como demuestran esta novia y su padre. A pesar de comenzar con el tradicional vals llega un momento en el que la música se para y comienza la verdadera fiesta.

¿El momento más temido?

Para toda pareja de novios uno de los momentos más temidos y bochornosos es el de abrir el baile tras el banquete. Las miradas de todos los invitados se centran en los recién casados ávidas de criticar el más mínimo error y hacer chistes sobre el ritmo y la compenetración de la pareja. Pero eso no tiene por qué ser así y cada vez son más las parejas que deciden dar clases previas y preparar divertidas coreografías para dejar a todos los criticones con las ganas de escupir su veneno.

A la salida de casa

Las emociones y las sorpresas a los novios pueden comenzar mucho antes de entrar en la iglesia o en el juzgado. Así, son muchos los que se llevan la gran sorpresa del día al salir de casa para subir en el coche que les llevará a dar el 'sí, quiero'. Aquí, un ejemplo de unos amigos que sorprendieron a la novia con una flashmob cuando salía de casa del brazo de su padre y padrino.