Del presente al futuro

fotogalería

Marco Teja, Jorge Sáenz-Azcúnaga, Miguel Cardoso, José Luis Alciturri, Javier Arenal, Cristobal García y Carlos del Rivero. / Antonio San Emeterio, 'Sane'

  • Encuentro social para conocer el informe del BBVA sobre Cantabria en el Hotel Bahía

En el Hotel Bahía de Santander fue presentado ayer por la tarde el informe de BBVA Research 'Situación Cantabria'. Es decir, un completo análisis sobre la evolución y perspectivas de la economía cántabra. Lo hizo Miguel Cardoso, economista jefe de España de BBVA Research.

Acudieron al evento y a otros organizados al efecto numerosas personalidades, como el director territorial Norte del BBVA, Jorge Sáenz-Azcúnaga; José Luis Alciturri Álvarez, director de Zona; Juan Enrique Varona, vicerrector de Relaciones Institucionales de la Universidad de Cantabria; Rubén Calderón, rector de la Universidad Europea del Atlántico; Ana Cabrero, presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Cantabria; Patricia Oreña, presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Asturias; Luis Revenga, abogado; Manuel Campillo, director general de El Diario Montañés Multimedia; Carlos Angulo, su director Comercial, y Lorena Díaz, directora de Marketing y Ventas.

El servicio de estudios del BBVA considera que la economía de nuestra región acelerará su crecimiento el próximo año hasta llegar al 1,7%, continuando así el ritmo de recuperación del presente, lo que repercutirá también, lógicamente, en el empleo. En tal ámbito está prevista la creación de unos 15.000 puestos de trabajo entre ambos ejercicios. Los asistentes comentaban en los corrillos previos al encuentro tales cifras y previsiones. Latía en el hotel un deseo unánime: «Que se confirmen los pronósticos y contribuyan a la mejora notable de la sociedad».

Un factor que ayudará a que así sea es que nuestra comunidad autónoma ha hecho los deberes mediante el ajuste para contener el déficit. Ello implica que no hará falta aplicar medidas adicionales. Si se mantiene la línea, en 2014 se alcanzará el objetivo del 1 %, pues no se atisba ninguna desviación relevante. En 2015 será factible cumplir con el 0,7 %, considerando el aumento de transferencias del Estado y la reducción de intereses de la deuda. Como decía una de las asistentes al acto, «todos estamos deseando que la situación remonte, que lo note la gente en su economía y, en consecuencia, que se recupere el ánimo colectivo».